miércoles, 10 de septiembre de 2014

Mendicidad, un problema del Estado que muestra apatía






Santa Clara, 9 de septiembre del 2014. Desde que el Estado retiró las chequeras en nuestro país, muchas personas enfermas, casos sociales, discapacitados y otros necesitados, sufren penurias, hambre y otros males, por indolencias del gobierno.

Desde entonces, ha surgido un gran número de ancianos que se encuentran desamparados en las calles, comiendo de los desechos de alimentos que existen en los latones de basuras, pidiendo limosnas, durmiendo en las paradas de ómnibus, terminales y calles.

Esta situación,  es debido a que han tenido que vender todo lo que tienen, hasta sus hogares para poder sobrevivir por la falta de sustento económico, para la compra de sus alimentos y medicamentos. 

Abuelos afectados,  han solicitado a organismos pertinentes como Áreas para la Salud,  el ingreso a instituciones como asilo para ancianos y muchos de estas personas llevan 10 o más años, y no se les ha dado respuesta alguna, motivos por lo cual se encuentran expuestos a dormir  desprotegidos.


El deteriorado Hogar de anciano #1 Marta Abreu del reparto Raul Sancho de Santa Clara.

Los individuos que viven a la intemperie son amenazados por autoridades del gobierno y otros involucrados, de ser encarcelados de seguir deambulando en las calles.  En la provincia existen 18 hogares para ancianos, 23 casas para el abuelo y 3 hogares de impedidos físicos y mentales.

El Estado está en la obligación  de ayudar a todas aquellas personas que se encuentran desabrigadas en las calles, con imposibilidades de comprar alimentos, ropas, medicinas y otras fuentes de vida, brindándoles protección en hogares para ancianos, casas para el abuelo o dándoles una ayuda económica asequible a los precios del mercado general.

Existe una gran polémica en la población en cuanto a la política del gobierno hacia el sustento y cuidado de ancianos, la población en su gran mayoría coincide en que el Estado debe de construir más centros para desamparados, así como ayudar económicamente a estas personas desatendidas y crear condicione favorables para los abuelos en estos recintos de asistencia social, que en estos momentos actuales carecen de todo tipo de necesidades. 

Pagarle al personal encargado, un mejor sueldo que este a la altura de los precios existente en el país en los mercados estatales y particulares. Estas y otras dolencias siguen siendo apatías del sistema cubano.   

Por Yesmy Elena, delegada del CID en Santa Clara


Regresar al blog CubaCID


 Regresar a página central CubaCid.org

 
     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad
Huber Matos
Siguenos en:
Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario