jueves, 19 de diciembre de 2013

“Mister presidente, my name is Raúl Castro…”


Cuando el Presidente Barack Obama y Raúl Castro se saludaron en Sudáfrica este pasado 10 de diciembre, Karel Becerra, Coordinador de Relaciones Internacionales del CID, estudió cuidadosamente el video y nos dijo: “es como si Raúl Castro le estuviera diciendo a Obama: yo soy Raul Castro, se nota a un Raúl Castro desesperado por atención tratando de retener a Obama mientras lo que quiere Obama es saludar a la presidenta brasileña”.  

Becerra escribió su artículo sobre el tema y decidimos no publicarlo hasta que apareciera en Infobae, hoy jueves 19 de diciembre.

Por coincidencia Fidel Castro hizo unas declaraciones en Cubadebate hoy 19 de diciembre donde casi coincide con lo que interpretó Becerra que había dicho Raúl a Obama
, Fidel escribió:

Felicito al compañero Raúl por su brillante desempeño y, en especial, por la firmeza y dignidad cuando con gesto amable pero firme saludó al jefe del gobierno de Estados Unidos y le dijo en inglés: “Señor presidente, yo soy Castro”.

La foto que publicamos sobre ese momento
preciso habla por si sola. Es la de un Raúl desesperado por llamar la atención de Obama, no es el Raúl que describe el viejo dictador sino el que describe Karel Becerra en su artículo: 

              “Mister presidente, my name is Raúl Castro…”

El encuentro entre Raúl Castro y Barack Obama no fue casual.  Obama sabía quiénes estaban presentes y por ello su discurso fue claro: “muchos líderes hablan de la solidaridad de Madiba y su lucha por la libertad, pero no toleran lo mismo para su propio pueblo”. Esas palabras estaba dirigidas al puñado de dictadores que se sabía estarían presentes. De seguro que las negociaciones previas, principalmente de parte del equipo de ceremonias de Obama fueron rigurosas pues todos saben que un encuentro, una foto, significa mucho. No contaban con que Raúl Castro quería esa foto, estaba desesperado por esa foto, pues sería su única oportunidad y quizá la última.

El lugar por donde subiría el presidente de los Estados Unidos era un detalle conocido de antemano por los anfitriones, a quien quizá, haciendo uso de su prolongada amistad, acudió Castro a fin de situarse en medio del camino. Con el lugar elegido, necesitaba “algo” o alguien para llamar la atención. A fin de cuenta Raúl siempre necesito de su hermano Fidel para llamar la atención sobre él.

La elección fue tener a su izquierda a Dilma Rousseff como parte de esa estrategia. Es claro que Obama estaría atraído por acercarse a Dilma debido a los roces que han tenido por las actividades de espionaje de público conocimiento. Se accionaron entonces los intereses económicos que mantiene el Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) en Cuba y la estrecha amistad de Lula con los hermanos Castro. A fin de cuenta, mil millones de dólares invertidos en el Puerto del Mariel, valen la pena. Por ello no podemos dudar en absoluto que Raúl pidió a Lula que le tirara un cabo y lo dejara ponerse al lado de la elegida por Lula a sucederlo en la presidencia. Quizá Dilma cedió de mala gana y por ello esos labios apretados, mirada perdida, como resignada a perder el protagonismo.

Puesto todo en contexto, Raúl preparó su presentación, como la famosa fábula de quien vende su plan de negocios en el ascensor, luego de encontrar al CEO de la compañía. Claro, esta fábula urbana está planteada en 30 segundos, y Castro tuvo unos miserables 6 segundos, a lo sumo 7. Esto lo obligó a, como me dijo un cubano, “oye, lo atrabancó y no lo soltaba”. Pues así es, como el insoportable que te saluda tomando la mano, y no la suelta.

Así estaba Raúl, atrabancando al presidente de los Estados Unidos, y en su apuro por llamar la atención alcanzó a decir “Mister president, my name is Raúl Castro…”. Intentó continuar con su frase, pero ante la evidente sorpresa de Obama tuvo que señalarse el pecho como diciendo “¿Yo, yo, soy yo, no me reconoce?”.

No voy a defender a Obama o a quien en su equipo de ceremonias permitió el encuentro entre el dictador y un presidente democráticamente elegido. Pero es muy claro que Obama, apurando el paso dos segundos después, estaba mirando a la siguiente en la fila, en este caso, a una resignada Dilma.

Pero existe un detalle adicional que aporta en este sentido. La presencia de una traductora cubana en la escena. Raúl era el único que estaba para “la foto con traductor mediante”. Estaba ahí, listo, pero sólo alcanzó a balbucear un “mister president…”. Pero ¿qué tenía pensado? ¿Cuál era el resto de su discurso?

Lo respondió indirectamente hace unas semanas Alexis Moreno, humilde cubano de a pie, quien luego de sobrevivir a un naufragio y ser liberado por la policía política cubana dijo: “nosotros en el momento aquel de desespero, luchando por nuestras vidas, nos colgábamos de cualquier cosa… así están ellos desesperados, porque a esto no le queda nada”.

Raúl Castro sabe que no le queda mucho tiempo, que la población está cada día más crispada y él, junto a militares a quienes ha llenado de promesas, desesperados. Por eso no alcanzo a decir la última parte de la frase “mister president… please, help me!”

 
 Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

    


Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected



1 comments:

Anónimo dijo...

Raúl no tiene q pedir ayuda al negro ese, al final para lo único q sirve es para promover guerras en el mundo, para que querria raul su ayuda

8 de febrero de 2014, 10:22

Publicar un comentario