domingo, 25 de junio de 2017

Primavera Negra: Parto de luces



Todavía nos azotan los inviernos rojos que parieron todo el pesar de la Primavera Negra. Aún están de luto todas las libertades y nos siguen sobrando las razones para seguir quemándonos en la llama del sacrificio, por nuestro amor a Cuba.

En Marzo de 2003, la soberbia de los malos cubanos que gobiernan nuestro país condenó la razón y la decencia, cuando encarceló a 75 inocentes por el “delito” de expresarse libremente.

Pero la última palabra, en aquellos escandalosos juicios -que avergonzaron la justicia y el sentido común-, la pronunciaron las organizaciones internacionales de derechos, que se sumaron al reclamo por su liberación, los declararon inocentes y le otorgaron la condición de Presos de Conciencia. 

Han transcurrido 23 años de aquel ultraje a la dignidad de todos los hombres libres. ¡Cuánta infancia y cuánta adolescencia se perdió en el dolor de aquellos inocentes que tuvieron que abandonar su vida de sueños y juguetes para acompañar a sus padres en el tormento de la sentencia arbitraria! ¡Cuánta lágrima - ¡De hombre y de mujer!- quebró la ingenuidad y la pureza de aquella niñez acorralada!; pero no todo fue oscuridad. La Primavera Negra trajo también sus luces y sus amaneceres.

El amor y la virtud fecundaron el martirio y el parto fue un estallido soberbio que transformó el silencio avergonzado, en un eterno clamor de libertad y vida. 

La antorcha de la esperanza está encendida, y la firmeza de todos los que estamos alimentando el fuego, cumplirá el sueño de Una Patria con Todos, donde todas las primaveras sean de abrazos y de alas. 

Por Ernesto Aquino Montes

Regresar al blog CubaCID


 Regresar a página central CubaCid.org

     

0 comments:

Publicar un comentario