viernes, 23 de junio de 2017

Menores detenidos por bañar un perro en el mar


Martes 30 de mayo de 2017, en horas de la tarde se llevaron detenidos a dos menores de catorce años de edad, Chander Santo Aranguren Rejinto, vecino de la calle Desamparado #259 (edificio La Perla) entre Muralla y Santa Clara, y Kevin, que vive en la calle Merced entre Habana y Compostela, estudiantes de la secundaria básica Benito Juárez, situado en la Habana Vieja. 

Ernesto Aranguren O’Farril y Yuneisy Rejinto Travieso, familiares de unos de los menores, nos comentaron que los muchachos se fueron a la zona del Malecón en la Avenida del Puerto a bañarse  con su perro en el mar. La policía les dijo que eso estaba prohibido y no conformes con llamarles la atención, llamaron a la estación para detener y trasladar a los menores a la unidad de Cuba y Chacón.

Las personas del pueblo allí presente se indignaron y reaccionaron defendiendo a los muchachos, expresando que ellos habían tenido un buen comportamiento y que en ningún momento les faltaron al respecto a las autoridades, también preguntándoles ¿Por qué se lo llevaban? 

Los oficiales, con número de chapa, 33733 y 26479, lo único que argumentaron fue que estaba prohibido bañarse y pescar en esa zona, que son órdenes que les dieron a ellos y tenían que llevárselos.  Un representante del Poder popular de la Habana Vieja que se encontraba presente se dirigió a los oficiales explicándole que estaban cometiendo un delito, pues para llevarse a menores detenidos tenían que llamar a las autoridades pertinentes que atiende a menores. No importándole para nada esta opinión, los policías llamaron a la camioneta jaula, que es una guagua de tamaño pequeño enrejada y cerrada, para llevarse a los jóvenes.

La gente que se encontraba en el lugar de los hechos, le dijeron, a los muchacos que se fueran que no les pasaría nada, ellos hicieron caso pues estaban asustados.  Trataron de irse pero la policía los persiguió como si hubiesen matado a alguien, varios policías corrieron detrás de cada muchacho. Parecía que perseguían a un par de terroristas y no a dos muchachos que querían bañarse con un perro en el mar. 

A pesar de la exigencia de la gente no se logró que soltaran a los jóvenes y se los llevaron en la jaula, los condujeron en el patrullero, 851.  En el carro policial el conductor los amenazó que les echaría spray y que les mataría el perro. Los tuvieron detenidos por dos horas. 

En el lugar de la prohibición no hay señalización alguna, ni pancarta sobre la prohibición, tampoco ha salido por ningún medios de información que está prohibido pescar y bañar animales en esa zona del Malecón habanero.  Si hay alguna ley sobre este asunto  el pueblo desconoce.

Lo que si sabemos que este proceder arbitrario tiene el propósito de aterrorizar desde muy jóvenes a los muchachos para irlos transformado en  esclavos dóciles.

Por Julia Estrella Aramburo Taboas, Dama de Blanco y dirigente de Cuba Independiente y Democrática (CID).

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

0 comments:

Publicar un comentario