lunes, 19 de junio de 2017

El CITMA, cuyo trabajo es cuidar la duna, se lleva la arena que la protege



Para: Atención a la población de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Camagüey.

De: Ricardo Fernández  Izaguirre con CI# 83062716341

Por este medio me dirijo a ustedes para denunciar el doble rasero del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) provincial respecto a la preservación de la "duna de arena" en La Boca, playa Santa Lucía. 

El camino histórico que une el poblado de La Boca, con Tararaco, es conocido como "Camino viejo de La Boca" y se extiende unos 5 kilómetros bordeando la costa. Esa posición hace que uno de sus tramos (200 metros aproximadamente) al estar en desnivel, sea propenso a cubrirse de arena a causa de las marejadas. 


El problema podría resolverse rellenando esa parte hasta alcanzar un nivel alto que le impida a la marejada subir, pero el CITMA prohibió tal operación para proteger la duna (lo cual está bien). El problema radica en que, como solución alternativa, en varias ocasiones se ha retirado la arena que cubre el camino, creando un cordón en la línea de costa, que por su altura, frena la marejada y cada vez que eso ocurre, el CITMA autoriza a otras empresas a llevarse esta arena que fungía como protección de la duna y el camino.

¿Si el objetivo del CITMA es proteger la duna cómo es posible que después se lleve la arena? ¡El traslado de arena es una práctica dañina para el medio ambiente!

El Camino viejo (también llamado vial norte), es por su cercanía y belleza, el más usado por el centenar de pobladores del barrio La Boca. En comparación al Vial Sur, que atraviesa los manglares y se extiende por unos 14 Kilómetros, el Camino Viejo es más práctico para transportar a los niños a la escuela y hacer las compras en Tararaco.

Las primeras dos reparaciones del camino, después de las marejadas, fueron hechas por el ECOI 15, y le costaron a Comunales, respectivamente 110 mil y 75 mil pesos moneda nacional, pero limpiar el camino sin crear la barrera en el litoral, con esa misma arena, demostró ser ineficiente.

Por iniciativa, y con recursos propios, los vecinos hicieron el cordón de arena para evitar la marejada, pero en junio del pasado año el CITMA se llevó el cordón de arena, en camiones, para reparar las playas de Nuevitas, con vistas a la etapa vacacional. A finales del pasado mes de mayo, el camino estaba nuevamente intransitable y los vecinos volvieron a reunir los recursos para repararlo. Una vez más, terminada la reparación, se personó en el poblado de La Boca, la funcionaria del CITMA, llamada Rebeca, para amenazar con multas astronómicas a los que descubriera arreglando el camino, según ella, por el daño que le causaron a la duna de arena. 

Sólo unos días después los pobladores descubrieron con asombro que nuevamente los camiones enviados por el CITMA, se llevaban la arena del cordón creado para proteger el tramo de las marejadas. Los camioneros explicaron que la arena era para el INDER y estaban autorizados por el Director Provincial del CITMA y la Jefa de Gobierno del Municipio Nuevitas. 

Presentado hoy 19 de junio a Asamblea Provincial del Poder Popular en Camagüey por Ricardo Fernández  Izaguirre


Ricardo Fernández  Izaguirre

¿Hasta cuándo tendremos que soportar esta situación? Los vecinos hacen el trabajo de conservar la duna de arena, aún bajo amenazas de cuantiosas multas y el CITMA, cuyo trabajo es cuidar la duna, se lleva la arena para que el camino quede nuevamente incomunicado con la próxima marejada.

Por el Defensor del Pueblo Ricardo Fernández Izaguirre

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

0 comments:

Publicar un comentario