miércoles, 17 de abril de 2013

La maquinaria de fraude no tenía confianza en Maduro



Que a Enrique Capriles le robaran las elecciones en Venezuela era de esperar.  El sábado 13 de abril Karel Becerra escribió un artículo: Aunque se roben las elecciones mañana gana la oposición en Venezuela. No podía ser de otra manera.  Becerra señalaba lo que nunca se debió perder de vista:

“Mañana hay elecciones en Venezuela pero no son elecciones democráticas.  No es Enrique Capriles contra otro candidato, es Capriles contra dos dictaduras, la de Cuba y la de Venezuela. Capriles triunfaría si hubiera tenido igualdad de exposición en la presa, la radio, la televisión y sin contara con similares recursos económicos. Capriles tendría posibilidades con unas fuerzas armadas, un poder judicial y un organismo electoral independientes.  Esta no es la situación”.

Las sorpresas venían por otro lado. Una de ellas, y ha sido por partida doble, es el aumento impresionante de votos que Capriles logró en esta elección comparado con las anteriores en las que perdió frente a Hugo Chávez. Votos que por su cantidad similar indican que casi 700,000 pro chavistas o m
ás se pasaron a la filas de la oposición democrática. 

Era de conocimiento público que la brecha entre Capriles y Maduro se iba haciendo cada día más pequeña a favor del primero.   Lo que no se sabía era que era la cantidad de  ex chavistas que se estaban pasando a las filas del dirigente demócrata opositor.

El domingo por la noche el partido de Capriles tenía los datos de las mesas de votación y sabía que ellos y no Maduro, habían ganado las elecciones. Temprano esa noche
Mijail Bonito, Secretario de Relaciones Internacionales del CID para Latinoamérica, informó confidencialmente que Capriles había ganando el voto popular por un estimado del  4 por ciento.

La otra sorpresa vino del lado castrochavista del proceso.  No fue el fraude sino su chabacanería.  Fraude lo hubo siempre, el más grave de todo era el institucionalizado: Capriles contra el estado venezolano y la maquinaria castrista.  El fraude chabacano al que nos referimos es el que los obligó a evitar el conteo de votos.

Es el fraude que se podría descubrir al hacer el conteo auditado de voto por voto. Esa verificación arrojaría el número de votantes falsos o repetidos que el chavismo incluyó a su favor. La auditoría demostraría fácilmente que los resultados de un número de mesas de votación fueron manipulados para favorecer a Maduro. Al contarse los “papelitos” contra esos informes y los registros de votantes se demostraría el engaño. 

Las consecuencias de exponer este fraude ante el mundo habrían sido desastrosas.  Cientos de miles de chavistas dejarían de serlo y eventualmente se pasarían a las filas de la oposición.  Las elecciones tendrían que ser anulada.  O no les quedaría otra alternativa que consolidar el golpe de estado que acaban de llevar a cabo.

La deserción chavista sorprendió también a la maquinaria de fraude montada por castristas y chavistas para asegurarse el poder en Venezuela.  Un conteo de votos los arriesgaría a que se descubriera la variedad y magnitud del fraude.  


Todo indica que este grupo secreto no tenía suficiente confianza en Maduro para tenerlo al tanto de los detalles y por eso él cometió del error de prometer el conteo.  Luego obligaron a Maduro a retractarse haciéndolo quedar en ridículo ante Venezuela y el mundo.

Fuente Patria Pueblo y Libertad

  Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org



   


Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario