miércoles, 8 de noviembre de 2017

¿Hacia dónde va Cuba en el 2018?


El pueblo cubano perdió sus referentes históricos, morales y estéticos. Durante décadas de agobio y carencias, y bajo la presión de la amenaza y el chantaje, se diluyó la identidad intelectual y las mejores tradiciones culturales que hacían de Cuba uno de los países con mayores perspectivas de desarrollo de América Latina. 

La Perla de las Antillas, como era conocida la isla en todo el mundo,  se convirtió en un caimán sombrío y menesteroso habitado por ciudadanos hundidos en la incertidumbre y el desaliento, unidos sólo por la mentira y el deseo de escapar.

Hacia dónde va Cuba en el 2018. Al encuentro de qué futuro va un país que vive bajo los escombros de sus viviendas destruidas, sus calles despedazadas y cubiertas de mierda y aguas putrefactas; sus sistemas de drenaje y electrificación envejecidos y deteriorados por el paso del tiempo, y agravados por la indolencia y la pereza estatal.

Hacia dónde va una nación agrícola, con cientos de miles de kilómetros de tierras cultivables invadidas por el marabú, en poder de una dirigencia paralítica y fracasada que, todavía con el fusil al hombro, sigue alimentando el sueño apocalíptico de la Sierra Maestra.

Un país pesquero, ganadero y agrícola; privilegiado con recursos naturales abundantes, y con una población creadora, ansiosa de libertad empresarial, vive sumido en la indigencia económica, a merced de importaciones negociadas con el trabajo esclavo de profesionales, técnicos y obreros calificados que arriesgan su salud y seguridad a cambio de beneficios pírricos.

Hacia dónde va la patria de Martí en el 2018. Pues hacia ningún lugar. Cuba seguirá siendo la Penélope de América; tejiendo y destejiendo su desesperada pobreza, esperando el regreso de un tiempo mejor, o la piedad de un mesías que la redima de su esperanza insensata.

El pueblo cubano tiene muchos enemigos que vencer y demasiadas fantasías bribonas a las que renunciar, antes que la atmósfera contaminada de la justicia social se purifique y sus aspiraciones de paz y desarrollo dejen atrás su larga noche de entreguismo irresponsable.    

Por Ernesto Aquino Montes

Regresar al blog CubaCID 

Regresar a página central CubaCid.org

    

0 comments:

Publicar un comentario