miércoles, 19 de marzo de 2014

Era invierno y el termómetro marcaba -3 grados Celsius


El 2 de julio del 2.011 desperté a las 6:45. Dormí en la pieza de invitados de mi departamento porque mi dormitorio lo ocupaba esa semana Huber Matos. Teníamos una reunión a las 8. Ya él estaba despierto. Yo entré a ducharme al baño pequeño y olvidé que, debido a una pequeña rotura, al baño principal había que abrirle la llave de paso del agua caliente.

Me vestí y el Comandante no salía de la habitación. Demoró más de media hora en la que perdí la razón. Rezaba para que no le hubiera pasado nada y solo pensaba, ¡Cómo coño voy a explicar que a Huber Matos le pasó algo en mi casa?

Unos minutos después sale Huber amarrándose el cinto y con el pelo aún mojado. Le dije: ¿Coño, qué te pasó? Nos tenías preocupados. Me mira, se ríe y responde: Bonito, yo creo que tú querías saber si yo era valiente. Me estabas poniendo a prueba. No había agua caliente y me tuve que duchar con agua fría y a aquello no había quién le entrara. Parecía hielo.

Baster, el médico y amigo que estaba parado al lado mío se tuvo que sentar de la risa. En Santiago de Chile era invierno y el termómetro marcaba -3 grados Celsius. Huber tenía 93 años y yo empecé a rezar ahí mismo, para que no le diera una pulmonía en mi casa.

Por Mijail Bonito Lovio
Secretario de Relaciones Internacionales del CID en Latinoamérica














La lucha continúa ¡Viva Cuba Libre! El que se cansa pierde

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

    


Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario