lunes, 23 de enero de 2012

Cubanos en Chile contra “La Lógica del Miedo”

Publicado el Martes, 17 Ene 2012



Cuba Independiente y Democrática (CID) es una agrupación que el Comandante cubano Hubert Matos, tras 20 años de prisión, crea en Caracas el 21 de octubres de 1980. CIC tiene un proyecto para el cambio en Cuba, denominado La Nueva República. Es una organización que, aunque tiene su Secretaría General en Miami, cuenta con varias células dentro de la isla.

Recientemente, un grupo de cubanos residentes en Chile han anunciado la creación de la Delegación de Cuba Independiente y Democrática, en Santiago. A propósito conversamos con el abogado cubano-chileno Mijail Bonito quién, además de impulsor de esta iniciativa, ha sido nombrado hace algunos meses como encargado de la Secretaria de Relaciones Internacionales del CID para América Latina.

“La de Santiago es la segunda en América Latina. Ya estamos gestionando una en Ecuador, que pronto estará a punto y allá iremos a la fundación y estamos conversando con gente en México decidida a dar este paso. Cada delegación queda conectada con una dentro de Cuba” – nos comenta Bonito quien responde a todas nuestras interrogantes.

Sabemos que Cuba Independiente y Democrática tiene largos años de vida encabezada por cubanos en el exilio. ¿Será la Delegación en Santiago un apéndice del CID o algo los diferenciará?

Los principios fundamentales del CID desde su creación han sido Independencia Nacional, Democracia Política, Democracia Económica, Justicia Social e Integración Latinoamericana.
La Delegación en Santiago persigue, por tanto, objetivos muy claros. Se ha constituido para luchar por el establecimiento en nuestra patria de una sociedad consagrada a la libertad y la dignidad humana, totalmente democrática y soberana, socialmente equilibrada y justa y el derecho inalienable de Cuba a conquistar para siempre su soberanía e independencia.
Nuestro objetivo inmediato hacia la consecución de ese ideal es acelerar el derrumbe de la autocracia totalitaria implantada en Cuba, desprestigiada y en quiebra, como consecuencia de su incapacidad, su entreguismo y sus crímenes.

Por supuesto como Partido Político tiene que generar una opción y seguir una organización. La delegación en cualquier lugar funcionará de acuerdo a esto pero vinculada directamente con los equipos dentro de la Isla.

• ¿De qué se trata esta Delegación y cuáles van a ser sus objetivos y funciones?

Los objetivos principales de mi actuación son: Llevar adelante las relaciones con Partidos Políticos y gobiernos de la región, crear conciencia sobre la situación cubana y recabar apoyos necesarios para llevar adelante las actividades dentro de Cuba.

Esto incluye, reunir grupos de cubanos que estén dispuestos a trabajar seriamente con los militantes dentro de Cuba, prestando soluciones de todo tipo, incluida la simple solidaridad. Esas son las delegaciones. Cada Delegación en el exterior se vincula con una dentro de Cuba y la apoya logística, espiritual, intelectual y financieramente según la capacidad que posean.





• ¿Quiénes integrarán la Delegación del CID en Santiago de Chile?


Muchos de los actuales miembros de “Cubanos por la Democracia”, un grupo que surgió a raíz de una manifestación ante la Embajada castrista en Santiago. Al igual que en Buenos Aires, delegación que se fundó durante mi visita el mes pasado, la Delegación en Santiago contará, además de los cubanos, con un buen número de nacionales del país que hacen aportes voluntarios tanto de ideas como de dinero para nuestras delegaciones en Cuba.

• CID fue creado por cubanos que protagonizaron la creación misma de la revolución cubana. La mayoría de los cubanos en Chile, sin embargo, pertenecen a generaciones que no estuvieron involucradas en la lucha de poder inicial. ¿Por qué crear una Delegación de una entidad antigua cuya metodología para devolverle la democracia a Cuba ha sido cuestionada por varios?

No es una metodología antigua. Para conseguir realmente un cambio democrático en Cuba hay que crear una base opositora que tenga contenido y que se proyecte como alternativa real. Tiene que haber un ánimo de exponer un plan de organización social, que va desde el tema económico hasta los temas de salud y otros. Un plan que genere en la gente la percepción de que hay capacidad para que Cuba sea un gran país. Ese plan, que se convierte en alternativa de lo actualmente existente es algo que el CID está trasladando.

No tiene nada de antigüedad. Son los mismos principios de justicia social y democracia que se pretenden de siempre, llevados adelante con un plan de trabajo que ha logrado aunar más de 35 delegaciones dentro de Cuba, que trabajan cada día con las masas en muchos sectores y lugares del país. Eso es lo que llama la atención del CID.

De hecho el CID pasó de ser un movimiento a convertirse en Partido Político porque los miembros dentro de Cuba así lo declararon. Todo se dirige desde allá, nosotros apoyamos, asesoramos, ayudamos logística y financieramente, pero los que hace el trabajo son los que dirigen desde dentro de la Isla.

El trabajo actualizado se traduce en no buscar participación mediática, se dirige a generar uniones y a convencer a los vecinos, al ciudadano de a pie, que hoy es más propenso que nunca a abrirse a una nueva alternativa.

• Hace algunos meses Huber Matos, creador del CID, estuvo en Santiago. ¿Tuvo algo que ver su visita con la planificación de este apéndice o la idea salió entonces?

Por supuesto. Pero la visita tenía como objetivo propiciar el interés de Chile como país en el tema cubano, destacar las violaciones a los DDHH y no dejar que el tema se agotara. Eso se logro. Además se obtuvieron vínculos importantes con muchas autoridades y voces importantes de la política y el mundo académico chileno y comprendieron nuestros puntos de vista.

De ahí también surgió una cena con más de 70 cubanos en un restaurante santiaguino. Muchos que nunca habían participado de “Cubanos por la Democracia” fueron a escuchar a Huber. Un tiempo después cuando asumí la Secretaria pensé que era un paso natural crear equipo en Chile, pues hay mucha gente comprometida de antemano y ahora esa gente comprende que hay además un plan de trabajo real.

• Cuando Hubert Matos estuvo en Chile varias actividades fueron boicoteadas por chilenos que militan en instituciones de solidaridad al amparo de la Embajada Cubana, ¿cuál reacción pronosticas para entonces?

La reacción de esos grupos será la misma cuando se funde la Delegación en Chile. Son grupos al amparo de la Embajada y siempre intentarán opacarnos con muestras violentas e intolerantes. Pero siempre hemos hecho las cosas con ellos o sin ellos, así es que nos tiene sin cuidado. Lo inusual es que no hay ni un solo cubano residente que se haya presentado con ellos alguna vez y si lo hubiera sería muy patético que se subieran a actos de repudio en Chile. Eso es una importación que le hizo la Embajada Cubana a los chilenos y es una muestra de intolerancia, pero es un problema de ellos, no nuestro.

Y tendrán peores reacciones cuando en la prensa salgan los avances en materia de relaciones internacionales que hemos logrado, dentro y fuera de Chile.
No contamos con su presencia, pero si llegan, pues que lleguen.

¿Cómo crees que recibirán los cubanos residentes en Chile la creación de esta Delegación?

A los que conocemos, lo han tomado con mucho ánimo pero una buena parte continuará indiferente. La gente tiene mucho en que pensar y nosotros mucho que hacer para atraer sus esfuerzos. Ese es un desafío mayor.

• ¿Cómo evalúas la participación política de los cubanos exiliados o emigrados en Chile? ¿Por qué crees que es así?

Es muy baja. Hay dos razones fundamentales. Hace un tiempo publiqué un artículo que se llamaba La Lógica del Miedo. Esa es una razón. Hay otra que te mencione antes, la falta de alternativa. Para conducir hay que ser alternativa y para ser alternativa hay que tener inspiración, ideas y soluciones que se puedan aplicar para que la esperanza llegué de vuelta a los cubanos y sean capaces de tomar riesgos pues el futuro sí existe. Eso falta.

Hoy la respuesta es una mezcla de miedo reforzado por cuestionar qué se hará después o quién lo hará. Es una mezcla fomentada y cimentada por décadas de no poder oponerse. Pero convertirse en alternativa fomentará que muchos venzan el miedo y, en consecuencia, se sumen.

• Está comenzando el 2012 y se han pronosticado grandes cambios en el mundo. ¿Crees que éste será el año en el que se produzcan los cambios más radicales en la Cuba de las últimas cinco décadas?

Habrá cambios, sin dudas, pero no desde el gobierno. El gobierno ha quitado todo impulso a los cambios y no ha dejado dudas de que se impone la misma ley marcial que siempre. Hay un mensaje firme en el análisis discursivo de Raúl Castro, la lógica de plaza sitiada impide cambiar.

Los cambios vendrán con la unión de la oposición que sale mucho más a las calles en la actualidad y con la entrada de un proyecto que sea factible de convertirse en la guía. Decir más allá es como adivinar y eso no es efectivo, pues genera expectativas que pueden no darse en tan poco tiempo. Pero si se están dando cambios, que salen de la oposición y hay una Sociedad Civil creciente y fuerte. Eso traerá cambios más profundos.

MIJAIL BONITO DETALLA LA REALIDAD DEL BOICOT SUFRIDO EN ALGUNAS ACTIVIDADES DE HUBERT MATOS EN CHILE

Fueron dos sitios el mismo día. En la sede del Partido Demócrata Cristiano llegó un militante, solo uno, que es miembro de un grupo de solidaridad con el gobierno cubano e increpó a Huber Matos. Luego se quedó flotando solo hasta que se fue. Huber Matos se reunía con el Presidente de la Juventud del Partido y luego con el Senador I. Walker, Presidente del PDC, quienes incluso ofrecieron sus disculpas y manifestaron que la posición del partido era combatir a cualquier dictadura sin importar su signo político. Yo era parte de esa reunión.

La segunda, fue minutos después en la Universidad de Chile. En un salón pequeño Huber Matos daría una charla a estudiantes. Cuando llegamos reconocí a varios de los que participaron en los actos de repudio que nos hicieron en la Embajada de Cuba y en el busto a José Martí acá en Santiago. Incluso alguien que me había atacado físicamente. Ninguno estudiante. Cuando pregunté a los que nos invitaron esa fue la respuesta. Le expliqué a Huber Matos y el quiso quedarse a dar la charla, pero ellos empezaron a gritar antes que lo presentaran. Los estudiantes que habían acudido les hicieron frente y por seguridad yo tomé la decisión de retirar a Huber Matos de ahí. Le dije que su seguridad era mi responsabilidad y que no podía arriesgarlo. Huber no estaba muy contento, pero salió. La charla se hizo media hora más tarde con todos los estudiantes que estaban allí en un lugar cercano. Se incluyeron profesores de la Universidad. Tuvo tanto éxito que tuvimos que agendar al otro día a las 11 y media de la mañana y hacer una segunda parte. Si ves el video que publicaron los mismos que fueron a boicotear, podrás ver como muchos estudiantes les hicieron frente.



0 comments:

Publicar un comentario