domingo, 11 de noviembre de 2012

BUSCAN EXPLOSIVOS EN CAMAGÜEY


El miércoles siete de noviembre a las ocho de la mañana alrededor de veinte miembros de Inseguridad del Estado (SE) y de la policía nacional se presentaron en la vivienda de Lismielka de la Paz García en la calle Segunda Avenida #155-A entre 4 y 6 en el Reparto Garrido en Camagüey.  Cuando la dueña de la casa preguntó qué era lo que pasaba le contestaron que tenían una orden de registro y que buscaban explosivos.

Mientras un grupo ingresaba por el frente de la vivienda una decena de policías  violentaron la puerta de atrás y entraban por la cocina.  En la infructuosa búsqueda le rompieron un mueble. Todo este agresivo despliegue fue escenificado ante un niño de seis años de edad y dos jóvenes de catorce y dieciocho años: Erika, Jefferson y Suremis.

La madre fue detenida delante de sus hijos y trasladada a la Unidad de Operaciones Villa María Luisa, sede de la
Inseguridad del Estado en Camagüey.  En este lugar el oficial Ernesto Pardo (alias Boris), jefe de enfrentamiento a la oposición, le dijo a la detenida que Virgilio Mantilla Arango y su padrastro  estaban preparando explosivos en su casa y que Virgilio realizaba reuniones secretas en la misma.  Boris le dijo que si ella no creía fuera mejor que en vez de estar en el bando de los opositores estuviera en el bando de ellos.  Lismielka rechazó la insinuación.  A pesar de que no encontraron nada la tuvieron detenida hasta el día siguiente mientras sus hijos estaban solos en la casa.

Virgilio Mantilla Arango es el Vicepresidente Nacional de Partido Cuba Independiente y Democrática (CID), fue detenido y agredido violentamente el domingo cuatro de noviembre y liberado este viernes nueve.  Durante su arresto otros miembros de la oposición camagüeyana también fueron arrestados, entre ellos un grupo que protestaba frente a la SE.

Los arrestos de opositores en la provincia, que incluyeron  a Alexis Sabatela, delegado del CID en Nuevitas, fueron aparentemente provocados por letreros contra la dictadura que aparecieron en Nuevitas y en la ciudad de Camagüey.

Los represores  sabían que los letreros y carteles habían sido hechos por jóvenes que detuvieron pero que liberaron ante las airadas protestas de sus padres.  

La supuesta búsqueda de explosivos es parte de la conjura de la dictadura contra el CID.  El CID no va a caer en el juego de la violencia, terreno en el que la dictadura quisiera medirse con la oposición para destruirla.


 
Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected Flickr Flickr

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada