lunes, 3 de julio de 2017

Cuando estoy en cama nos quedamos hasta sin comer


Holguín,  27 de junio de 2017

A: Bienestar Social, oficina de Atención a la Población.

De: Margarita Ferreira Martínez y Adolfo Ricardo Batista.

Estamos presentando está petición de ayuda ante ustedes porque ya no nos queda otro remedio que acudir a esta institución social. Mi esposa y yo somos dos ancianos de más de 70 años cada uno y estamos en una situación crítica. Vivimos solos en una casita que se nos cae encima, sin baño y no tenemos ni una cama donde dormir, antes cocinábamos en un fogoncito de leña que armábamos con dos piedras y con leña, pero ya ni eso, ya no tenemos donde cocinar lo poquito que nos traen algunos vecinos o lo que podamos inventar.

Mi esposa Margarita es una anciana de 78 años y está muy enferma, padece de una enfermedad cardíaca que casi le impide caminar porque siempre tiene falta de aire, debe tomar medicamentos para estar mejor pero estos medicamentos son muy caros y la mayoría el tiempo no podemos comprárselos porque no nos alcanza el dinero.

Yo tengo 82 años  de edad y también padezco del corazón y además tengo una hernia en la columna que en ocasiones me deja en cama por varios días. Cuando yo estoy un poquito mejor de salud, salgo por mi vecindario a limpiar patios, recoger basuras o lo que sea que aparezca y con ese dinerito que me pagan compro algo de comida y cuando alcanza, compramos los medicamentos, que como dije anteriormente, son muy caros para nosotros. Pero cuando estoy descompensado del corazón o cuando estoy en cama por la hernia nos quedamos hasta sin comer.

Estoy pidiendo esta ayuda porque somos dos ancianos solos, enfermos, que ya no nos quedan fuerzas para trabajar y nuestra salud tampoco nos lo permite, además por la condición estructural de nuestra casita, que tememos que un día nos caiga encima.  Necesitamos ayuda, aunque sea una chequera para poder pagar los medicamentos y la comida, y un lugarcito donde pasar nada nuestros últimos años de vida. Esperamos que nuestra situación les conmueva sus corazones y ayuden a estos dos viejos que están solitos en este mundo sin ayuda de nadie.

Sin más Margarita Ferreira Martínez y Adolfo Ricardo Batista vecinos de calle primera número 67, Reparto Palomo, Cacocum, Holguín.

Por Rosaida González Escalona y Julio César Morales Martínez, Defensores del Pueblo, Delegación del CID en Pueblo Nuevo, Holguín.

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

0 comments:

Publicar un comentario