domingo, 24 de agosto de 2014

Ni tan autopista, ni tan nacional



¿Sabía usted que la llamada Autopista Nacional no es tal autopista? Por muy ancha que sea, y aun teniendo un separador central, esta carretera no puede ser definida como autopista porque se cruza a nivel con otras carreteras e inclusive con vías férreas. 

Para ser llamada técnicamente autopista, la vía ha de ser expedita, o lo que es lo mismo: sin cruces a nivel de ningún tipo que obliguen a disminuir la velocidad y que resten seguridad a la circulación.   

Esta “autopista” no es otra cosa que un fracasado megaproyecto de Fidel Castro, quien tal vez quiso imitar el alcance que tuvo en su tiempo la Carretera Central, construida en los años veinte del siglo pasado bajo la presidencia de Gerardo Machado. 

Sólo que la nueva “autopista revolucionaria” jamás llegó al oriente cubano y la Carretera Central, con su estrechez y su siglo casi de existencia, hoy continúa prestando un útil servicio a innumerables poblados de toda la geografía nacional. 

La Carretera Central está calificada como una de las “siete maravillas de la ingeniería civil cubana”, junto al túnel de la Bahía de La Habana, el túnel de la calle Línea que cruza el río Almendares, el Acueducto de Albear, el edificio FOCSA, el Puente de Bacunayagua y el viaducto de La Farola. 

Por Víctor Ariel González



Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos encubacid.org
Desde Cubacubacid.blogspot.com
Ultimo Congresoelultimocongreso.lavozdelcid.com         
Patria Pueblo y Libertadpatriapuebloylibertad.blo

0 comments:

Publicar un comentario