jueves, 16 de agosto de 2012

El perro de Baskerville y la muerte de Oswaldo Payá




En un artículo extenso e intenso (“LOS ASESINATOS POLÍTICOS NO FRENARAN LA LIBERTAD DE CUBA”, La Nueva Nación) el Dr. Oscar Elías Biscet nos hace un análisis profundo y con base científica que nos confirma lo que habíamos denunciado en el blog del CID.

El Dr. Biscet plantea con un lenguaje médico de quien sabe de que está hablando, las preguntas que muchos nos habíamos hecho en lo que ya no cabe duda fue un “asesinato político”.

Hay demasiadas zonas de sombras, demasiados silencios en este accidente.  Tanto en lo que respecta a sus circunstancias que en lo que respecta a las causas de la muerte de nuestros dos compatriotas. A esas preguntas y dudas del Dr. Biscet se agrega el silencio en que se ha envuelto de repente el único testigo que podría hablar libremente: Jens Arón MODIG.

La “amnesia súbita” sobre el “accidente” que de repente se ha apoderado del testigo sueco (Arón MODIG) es más que sospechosa y no hace sino aumentar nuestras dudas.

En una entrevista reciente (9 de agosto) de Mats CARLBOM en el diario sueco DN.  MODIG nos envía un mensaje político evidente: “no quiere “especular” sobre las razones del accidente del cual no se acuerda…pero sí que vivió varios días incomunicado encerrado en un cuarto sin ventana sin saber donde estaba…Teme por lo que pueda pasarle a su compañero español. Fue a Cuba a participar con los cubanos a crear un sistema de libertad. Ahora se da cuenta cual diferentes son los dos sistemas (Cuba y Suecia)…ahora se da cuenta también como son tratados los cubanos todos los días…

Esta “amnesia súbita” es la solución evidente propuesta por su propio partido a las contradicciones y silencios evocados a la llegada de MODIG a Suecia. Desde las declaraciones (o no declaraciones) de un vocero de su partido en Suecia (Johanna TORP (JT) sabíamos que ese silencio de MODIG había sido el precio a pagar por su libertad y tal vez la de Carromero. 
Veamos el dialogo publicado en el periódico DN.

A la pregunta (insidiosa) del periodista de la DN (Fredrerik LENNANDER (FL):  

 “¿Cuándo piensa dar su opinión al respecto (el accidente)?

Respuesta (JT):- No lo sé, porque tenemos que esperar y ver, y no podemos decir más….? 

FL:(Eso) suena como si Cuba decide cuando Aron Modig puede hablar?

Respuesta de JT: No, pero no tenemos nada más que decir en la situación actual, lamentablemente. 

FL: (insiste) ¿Pero se trata de una cuestión importante, que Cuba pueda  influir sobre  la libertad de expresión en Suecia?... 

–Respuesta:( JT) No te puedo dar más respuestas que las que tienes. 

FL: (insiste) ¿No cree que el silencio pueda ser interpretado como que la libertad de expresión (en Suecia) se ha visto limitada por Cuba?

Respuesta:( JT) “Nos pondremos en contacto con usted una vez que sabremos más…Ahí es donde estamos hoy y eso es todo lo que puedo decir, -replica JT”.

FL: (insiste de nuevo…): ¿Es que el silencio de Aron Modig no significa que Cuba ejerce una presion sobre la libertad de expresion incluso en Suecia”.

La respuesta de JT ”No tenemos nada mas que declarar”.

Este silencio me recuerda la anecdota que Arthur CONAN DOYLE nos cuenta en “El perro de Baskerville” en un dialogo maravilloso entre su personaje Sherlock HOLMES y su eterno asistente el Dr. Watson:

-Sherlock: “lo que me intriga más son los ladridos del perro”

-Watson: Pero, Holmes, el perro no ladró…!

Sherlock (con su legendaria serenidad británica): Eso, precisamente eso es lo que más me intriga!

Francisco Condis y Troyano
Profesor Honorario de Economía, UCL (Bélgica)
Delegado del CID para Europa del Este 

  http://cubacid.org/
                http://www.facebook.com/cidcuba

0 comments:

Publicar un comentario