jueves, 9 de agosto de 2012

Del “Llamamiento urgente” a la Nueva República



Una convocatoria circula entre la minoría de los cubanos en la isla que tienen acceso a los medios de comunicación, y entre los que en el exilio se preocupan diariamente por los problemas patrios.  “El Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible” ha desatado polémica, más por lo que omite que por lo que plantea.

Con muchos fines del “Llamamiento” estamos de acuerdo la mayoría de los cubanos.  Queremos que en Cuba impere una democracia  multipartidista, el respeto a los derechos humanos, la libre empresa, la justicia social, etc.

Lo que necesitamos ahora es unirnos en una fórmula de transición que evite que cuando el castrismo acabe de expirar, la actual clase gobernante en Cuba pueda quedarse con el poder para desnaturalizar las aspiraciones democráticas de todos los cubanos.

Este ha sido el caso de muchas luchas por la democracia. Se  derrocan dictaduras pero no se alcanzan los  objetivos porque los intereses creados sobreviven, se alían a nuevos intereses y se imponen: China, Rusia, Vietnam, Egipto.  En África el mal ha sido epidémico.

En esto es donde encontramos un vacío en el  “Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible”.  Deja una puerta abierta a una nueva usurpación.  Hay que corregirlo y cerrarla.

“El Llamamiento” apela a la voluntad política de que “quienes siendo menos del 1% de la población, poseen la capacidad real de decisión sobre todos los aspectos de la vida cotidiana en nuestra patria”.  Apela a la actual clase gobernante para que dé un paso importante en la salvación del país.

Eso tiene sentido.  José  Martí, en el Manifiesto de Montecristi, convoca a los enemigos para lograr la independencia de Cuba: “Los cubanos empezamos la guerra, y los cubanos y los españoles la terminaremos. No nos maltraten, y no se les maltratará. Respeten, y se les respetará. Al acero responda el acero, y la amistad a la amistad”.

Desde que Sun Tzu escribió el Arte de la Guerra, hace más de dos mil años, quedó formulada la necesidad estratégica de que “el enemigo” deponga sus armas o se nos una.  Si la nomenclatura en Cuba, ante el fracaso del régimen y ante las terribles consecuencias que sufre la población, no quiere terminar en el fondo del abismo y tiene la posibilidad de redimirse, no se le debe cerrar las puertas.

Pero a la hora de apelar a la minoría que controla el poder en Cuba para que sea parte del cambio, es fundamental definir cómo se harán los cambios. De lo contrario se  pueden aprovechar para tratar de escamotear la victoria del pueblo. 

Con ese propósito Raúl Castro y una parte de la nomenclatura han tratado de negociar una transición directamente con los Estados Unidos.  Están en busca de que Washington les garantice la continuidad. Así tendrán la oportunidad de reciclarse sin tener que rendir cuentas al pueblo. No han perdido las esperanzas e insistirán con más atractivas propuestas.

Insistirán porque saben que están perdidos.  Hemos llegado a una etapa en que el peligro no es el castrismo.   El catrismo está vencido. El peligro está en la transición.  Es en el cómo de ese proceso donde una Cuba mejor puede ser posible o frustrarse.  Por esta razón el Proyecto de la Nueva República del CID plantea treinta y dos propuestas que garantizan una transición hacia la democracia.

Algunas de estas medidas son:  

1. Derogación inmediata de la actual constitución por una ley provisional.  Instaurar un gobierno formado por civiles y representantes de los  militares que hayan hecho posible el fin de la dictadura.    

2. Crear una Comisión Electoral Nacional para organizar elecciones generales y una Asamblea Constituyente en un plazo no mayor de 18 meses.  

3. Enjuiciamiento- en presencia o en ausencia- de los grandes responsables de la traición y crímenes contra el pueblo y la nación cubana. 

4. Creación del Consejo Nacional de Economía, organismo técnico profesional cuya función será asesorar al gobierno en la descentralización del aparato productivo y demás reformas del campo económico y financiero, así como en la política a seguir con respecto a las deudas heredadas de la tiranía y las operaciones fraudulentas contra el patrimonio nacional.
He señalado lo que considero una deficiencia fundamental del “Llamamiento”.   Creo que puede superarse. Quienes en la filas del régimen den un paso adelante deben ser bienvenidos a participar en la construcción de La Nueva República, pero debe quedar claro en qué calidad y dentro de qué esquema pueden hacerlo.  Nuestro país ha sido destruido por un sistema y por su complicidad.  Hay que acabar con los privilegios y empezar por repartir deberes y  obligaciones.  No andamos en busca de un Putin ni un Deng Xiaoping.


                http://tinyurl.com/CIDCUBA



Fuente Pueblo Patria y Libertad

14 comments:

Roxana Valdivia dijo...

Estoy muy de acuerdo. Claro y preciso.

9 de agosto de 2012, 11:21
Pedro Dollar dijo...

Completamente de acuerdo. La total libertad del pueblo cubano no puede estar supeditada al reciclaje constante de los que destruyeron a la nacion.

9 de agosto de 2012, 11:46
Juan fco marimon gomez dijo...

Diria que casi perfecto.

9 de agosto de 2012, 12:33
Uris Nunez dijo...

completamente de acuerdo, muy, pero muy bien planteado.

9 de agosto de 2012, 17:46
Karel Becerra dijo...

Acertado, se ha dado en el centro de la diana ! Es el como, el cuando y donde y sobre todo quien jugara el papel de liderazgo en el cambio, sin duda no la nomenclatura ¡

9 de agosto de 2012, 20:57
Anónimo dijo...

YO CREO TODO ESTA MUY BUENO,PERO LAS CIRCUNSTACIA,MUY PARECIDAS A LAS DE LOS PUEBLOS ARABES,HARA QUE LAS SUCIAS CALLES DE CUBA LAS BARRAN CON SANGRE,SANGRE DE NUESTRA GENTE QUE NO PUEDEN EVITARLO.OJALA SEA DE OTRA FORMA,ES MI DESEO.

10 de agosto de 2012, 18:48
Burrowes dijo...

Cambio en Cuba donde no esta implícita (la ciudadanía de USA para todos los cubanos y la protección de la constitución de USA para todos los cubanos,) es un cambio no bueno.
¡Cuba independiente de USA es tierra muy fértil para injusticias, traiciones, golpes de estado y dictadores.
La ciudadanía de USA da movilidad, un pueblo sin movilidad es un pueblo esclavo.

No se puede construir una Cuba en desigualdad, millones de cubanos con USA citizen, movilidad, y ganando moneda US dollars y por el otro lado millones en Cuba no.

En Dios confiamos.
E Pluribus Unum.
Simpatizante Cuba Estado Libre Asociado de USA.
Carlos Burrowes.
Buffalo Frontera con el Canadá, NY, USA.

11 de agosto de 2012, 1:37
Huber Matos Araluce dijo...

Creo que la mayoria de los cubanos quisieramos una solucion no violenta pero eso no depende del pueblo sino de los militares. Ahora y desde hace medio siglo el pueblo es victima de la violencia en todas sus formas. Saludos

11 de agosto de 2012, 10:44
Barbaro Rodriguez Bacallao dijo...

Todo eso está muy bien, pero no debemos ser tolerantes con los que se han servido durante tantos años de ese régimen para señalarnos y castigarnos por lo que no hemos hecho, no concuerdo con la idea de aceptar a ex-castristas; lo que se debe de hacer es, cerrar puertas, cambiar la constitución, instaurar un gobierno provisional, estudiar modelos de sociedades democráticas, como por ejemplo "Austria" donde la educación, la salud y los servicios sociales son el eslavón fundamental de su socialismo capitalista.Por otra parte no se debe permitir la influencia de las familias acaudaladas que viven en USA, porque seguiremos igual de esclavos, garantizar un sistema económico justo que no actue en favor de prebendas políticas y financieras, porque de antemano sabemos que la corrupción económica y política es una cruz que estamos cargando desde el mismo instante que America fue descubierta.

13 de agosto de 2012, 3:47
Anónimo dijo...

esat muy bonito solo que se les olvido hablar con los comunangas,esa gente va a estar ahi hasta q pueda y seguro q van a dificultar al maximo para quedarse,cuando mueran raul y fidel quizas alguien mas nuevo asuma una actitud diferente pq asi los jefes ya no estan y soldados no tienen culpas ahh y busquemos a algun lider mas joven pq con todo el respeto q le tengo hubert matos no pude ser

16 de agosto de 2012, 11:05
Huber Matos Araluce dijo...

No se nos olvido hablar con los comunistas porque este proyecto es para un escenario en que los comunistas no tienen el poder porque lo habrian perdido de alguna forma, como en Polonia, como en Hungria, como en Rusia o como en Rumania donde al tirano lo fusilaron. O en la variante cubana cualquiera que ella sea.

El CID esta reclutando gente joven en Cuba, si te fijas en el Blog del CID podras ir viendo a alguno de ellos. Ese sera el nuevo liderazgo. Saludos

16 de agosto de 2012, 12:00
ernesto garcia diaz dijo...

Es una correcta politica y sobre todo formada de la experiencia de estos años de lucha

19 de agosto de 2012, 11:02
ernesto garcia diaz dijo...

“COMENTARIOS AL LLAMAMIENTO DE 1ERO DE AGOSTO DE 2012”

He leído el llamamiento de 1 de agosto de 2012, auto titulado: “Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible”.

Me parece que es igual a lo mucho que conocemos y que popularmente decimos los cubanos: “Es lo mismo con lo mismo”. No digo que este fuera de contesto, pero tampoco puedo aceptarlo, porque no se inspira en buscar la unidad política de las organizaciones fragmentadas de toda la oposición cubana en Cuba y en el exilio. Diría, que en el llamamiento no veo inspiración a la UNIDAD.

La UNIDAD, contra el régimen castrista, es el punto donde se ha detenido la oposión interna en Cuba y la del exilio.

Ambos grupos (isla y exilio) están fragmentados, juegan elitismos, asumen actuaciones independientes, se fundan, crean y publicitan, juegan un papel de protección secreta a sus miembros, pero cuando vamos a la realidad, no representamos ni el 1% de una oposición pública creada, fundamentada y con bases programáticas. Se inspiran en sueños, en populismos que los mantienen en un argot, pero que no servirá para fundar una Segunda República.

Ambas oposiciones financieramente, degustan por no perder lo que han adquirido, unos más y otros menos, pero conformes todos. Y como un viejo amigo, opositor, me ha dicho con toda razón “los que están en la boca del León, somos nosotros, los opositores cubanos de la Isla” y no los del exilio”. Aun cuando no me convence su fundamento, si lo entiendo y creo que obra con prudencia a la espera de la verdadera UNIDAD, de la cual, él, si es un líder.

Entonces, no veo mucho, en este llamamiento donde intelectuales cubanos como Yoani Sánchez, Alfredo Fernández Rodríguez, Manuel Cuesta Morua, Marlene Azor Hernández, que están dentro de la Isla y el resto que están fuera de la patria, aboguen por una Cuba mejor. Cuando veo que excluyen a cientos de intelectuales opositores de la isla diseminados por todo el territorio nacional de nuestra patria.

Si no abogan, primero por la UNIDAD de las fuerzas políticas por una verdadera democracia, sino abogan por un consenso político, por allanar el camino real a una Asamblea Constituyente de la Oposición cubana, donde no estará excluida por supuesto el exilio, ni las personas físicas, jurídicas y políticas del mundo que siempre han querido una Cuba libre, independiente y democrática. Este llamamiento será como otros tanto, servirá para formar parte de la gran obra literaria contra el castrismo, pero no conmoverá a la sociedad cubana para nada y menos al régimen castrista, que no ha cambiado sustancialmente, ni le hará concesiones a la oposición, ni abrirá las puertas a la democracia plural.

Realmente, no entiendo el porque de este llamamiento, que fin actual persigue, que objetivo futuro se traza, y en definitiva que quieren sus intelectuales firmantes con ello. Si, no dedican su trabajo a la UNIDAD DE LA PATRIA, para un verdadero accionar de pensamiento.

Deseo, comunicarme con los intelectuales firmantes, mi email. ernestogarcia2012.cu@gmail.com, teléfono (34)648400261. Espero profundizar con ustedes sobre la realidad de Cuba, su fragmentalismo político e intelectual, conspiradores reales de la UNIDAD.

Saludos compatriotas,
Ernesto García Díaz:
nota enviado web: 14.40 horas del 19 de agosto de 2012.

19 de agosto de 2012, 11:04
ernesto garcia diaz dijo...

Veo en el CID una formacion politica que se proyecta al futuro. Creo que al tener en cuenta un proyecto constitucional y trabajar por objetivos, hara del CID un partido respetable, es lo mas que se necesita en Cuba, lo demas es demogogia y politiqueria que no conducira a librarnos del totalitarismo comunista.

19 de agosto de 2012, 11:11

Publicar un comentario