domingo, 12 de agosto de 2012

El diálogo y la libertad



“No negociamos nuestra libertad porque no negociamos nuestros principios”.

Mensaje de Huber Matos:

A todos nuestros compatriotas privados de libertad por causas políticas en suelo cubano. A los miles de hombres y mujeres, que durante el prolongado medio siglo de tiranía castrista, han sufrido prisión y castigos  por motivos políticos en nuestro territorio nacional.   A las Damas de Blanco, que han seguido el ejemplo heroico de su líder, Laura Pollán.  A los activistas del Partido Cuba Independiente y Democrática (CID) y de todas las organizaciones que luchan por la  Libertad en nuestro país.  Al personal que atiende las Bibliotecas Independientes en suelo cubano. A los militares del Minfar y del Minint, activos,  retirados o en comisión de servicio, así como a sus familiares. A mis viejos compañeros del Ejército Rebelde.

A todos los cubanos:

El tema del diálogo con el régimen castrista ha sido objeto de nueva polémica en los últimos días. Esto se debe a un Llamamiento que ha circulado recientemente y que ha sido firmado por un grupo de cubanos, entre los que tenemos algunos buenos amigos.

Como en una democracia el derecho a disentir es sagrado, debemos respetar a quienes piensan diferente a nosotros.  No hay necesidad de usar adjetivos que descalifiquen en forma personal a ningún compatriota.

Queremos un país donde nadie tenga temor a expresar lo que cree y lo que siente, y un sistema donde la crítica no conlleve a ningún tipo de agresión, ni verbal ni física.

Lo que debemos hacer es analizar la propuesta en cuestión y valorarla con serenidad.

Yo quiero aprovechar esta oportunidad para leerle a ustedes un documento que firmamos 138 presos políticos plantados el 10 de octubre de 1978 en la que rechazábamos el dialogo con la dictadura aun si esto implicaba continuar cumpliendo nuestra condena de prisión.

Dice así:

“Declaración de presos políticos cubanos al pueblo de Cuba, al exilio y al mundo.


Prisión de Habana del Este


10 de octubre de 1978
AÑO DEL CENTENARIO DE LA PROTESTA DE BARAGUA


Nosotros, los abajo firmantes, presos políticos que hemos resistido sin claudicación durante casi veinte años el régimen carcelario más oprobioso y abusivo de América a lo largo de su historia, desde una posición vertical de rebeldía, consolidada por un rosario de mártires y una elevada cuota de sangre, sacrificio y humillaciones; informados y convencidos de que se está utilizando la cuestión de nuestra posible liberación como engañosa maniobra que compromete seriamente al exilio y nos afecta muy directamente, exponemos por este medio, en esta fecha patria memorable, de manera clara y precisa, nuestra posición:


Primero: Abogamos por la libertad de todos los presos políticos sin exclusión y por la reunificación de las familias cubanas. Para esto sólo hay que ordenar:

a) que se abran las rejas de todas las prisiones de Cuba para que las mujeres y hombres componentes de este presidio que tanto han padecido, puedan reunirse con sus familias;  y b) autorizar igualmente a los cubanos residentes en el territorio nacional o en el extranjero, la entrada y salida del país que han estado solicitando, o que lo hicieran en el futuro, para reunirse temporal o definitivamente con sus respectivos familiares.

Pero para ninguna de estas medidas hay que acudir a diálogo alguno. 

Que hable el gobierno con hechos concretos si es que desea rectificar en algo su política de dispersión de la familia cubana.

Tiene escasa fuerza moral para convocar al diálogo quien ha sembrado el luto y el odio en los hogares cubanos y ha dividido y mantenido arbitrariamente separada a la familia cubana.

Segundo: Repudiamos el dialogo entre el Gobierno de Castro y supuestos representantes del exilio cubano; diálogo que con el aval de nuestras experiencias derivadas de los horrores, atropellos y rejuegos característicos del régimen, no es más que una farsa montada por el Señor Castro, con el propósito de engañar  al pueblo de Cuba y al mundo en general; y muy especialmente se pretende engañar y dividir al exilio con huecas palabras de paz y conciliación cuando en realidad se está utilizando muy sutilmente la guerra entre los cubanos, que imposibilitados de vivir bajo condiciones despóticas en el suelo patrio hallaron refugio y levantaron sus hogares en otras tierras.

Tercero: Repudiamos asimismo cualquier tipo de diálogo o compromiso que signifique libertad a precio de claudicación. Nadie, absolutamente nadie. Personalidad o miembro de la emigración cubana, está autorizado para concertar con el gobierno de Cuba nuestra libertad a cambio de concesiones de nuestra parte.  Nuestra libertad tiene que ser sin condiciones, conforme a nuestra  indoblegable posición histórica mantenida con singular estoicismo. Igualmente, ninguna de esas personas podrá adjudicarse nuestra liberación el día que se produzca.

Cuarto: Si Castro y su gobierno entienden que es poco el precio pagado por el presidio político, con su carga de mártires, sus inválidos, sus locos, sus mutilados, sus tapiados, sus cumplidos y recondenados, sus heroicas mujeres envejecidas pero activas frente a los golpes y las rejas; en fin, si creen que es poco el precio pagado con tan inmensa suma de sacrificio y dolor humano pueden hacer lo que mejor estimen.  Nosotros estamos seguros de tener aun reservas morales para mantenernos firmes y decididos frente a la represión como lo hemos estado desde casi veinte años.

No negociamos nuestra libertad porque no negociamos nuestros principios”.

Esta carta fue firmada por 138 presos políticos plantados* y fijó nuestra  posición respecto al diálogo con el régimen hace 34 años.
 
Esto no es una posición recalcitrante. Es una posición de principios que en ningún momento ni forma impide ni contradice el mensaje que hemos venido repitiendo a los militares cubanos y a todos los miembros de la Nomenclatura:
 
Compatriotas de las Fuerzas Armadas y del Ministerio del Interior únanse al pueblo, frenen la violencia contra la oposición y contra la población.
 
Ayuden a que el país se encamine hacia la democracia, acaben con la tiranía castrista de una vez por todas.
 
Piensen en el pueblo cubano y en sus propis hijos, piensen en los mártires que han sido víctimas de la tiranía.  

No se hundan en la ignominia con Raúl y Fidel Castro.
 
El poder para el pueblo en alianza con los militares.
 
Patria, pueblo, pan y libertad….   
 
Zapata vive, Laura Pollán vive, Oswaldo Payá vive, todos los mártires y héroes del pueblo cubano viven! 
 
¡Viva la Nueva República!

Mensaje transmitido por la estación de Radio la Poderosa de Miami el sábado 11 de agosto 2012.

* Osvaldo Figueredo Gálvez, Víctor M Cantón Gomes, Cecilio de la Fe Mirabal, Eduardo F. Capote, Rodríguez, Roger Reyes Hernández ,Antonio López Muñoz, Silvino Rodríguez Barrientos, Reinaldo Figueroa Gálvez, Ramon Grau Alsina, Alberto Grau Sierra, Rodolfo Rodríguez San Román, Ramón San Román Novo, Agustín Robaina Rodríguez, Heriberto Bacallao Espinosa, Gustavo Areces Álvarez, Huber Mato Benítez, Jesús Silva Pontigo, Servando Infante Jiménez, Argelio Aparicio Betancourt, Luis Zúñiga Rey, José Pujals Mederos, Roberto Samura Chirino, Alejandro M. Novo Alvares, Tebelio Rodríguez San Román, Pablo Guerra Santo, Geraldo Rodríguez San Román, Mario Chanes de Armas, Francisco Chanes de Armas, Eleno Oviedo Álvarez, Ismael Estévez Velásquez, Ángel De Fana Serrano, Domingo Madruga Herrero, Waldo Muñoz Fraga, José O. Rodríguez Terreiro, Baldomero Pérez Álvarez, Armando Yon Martínez, Jorge Águila Roque, Pablo Prieto Castillo, Guillermo Escalada Montalvo, Juan Valdés Terán, Omelio Rodríguez Hidalgo, Lázaro Frayle Vichot, Felipe Alonso Herrera, Elio Rodríguez Rodríguez, Mario Pedraza Martí, Fernando Fernández Mesa, Pedro Santana Camejo, Dagoberto Rodríguez Acevedo, Miguel A. Lucena López, Isidro García Arrieta, Amado Ravelo Travieso, Miguel A Hernández García, Bruno Salas Ledo, Armando Martínez Echevarría, Rudesindo Rodríguez Blanco, Santiago Méndez García, Ramón García Salcedo, Justo Amaro  Balado, Roberto Aberto Azcuy Cruz, José A. López Rodríguez, Genaro Dita Morfa, Oscar Legra Galano, Jesús Pérez Cruz, Raúl Arteaga Martínez, René L. San Juan Rivadulla, Norberto Abreu Guzmán, Raúl Morales López, Manuel Hernández Cruz, Raúl Alonso Parra, Nilo Raúl Ledón Pérez, Ignacio Cuesta Valle, Everet D. Jackson, Joaquín Valdés Curbelo,  José E. Velazco Santa Cruz, Elías Acevedo Santiago, Vidal Sánchez Vega,  Álvaro Díaz Díaz, Anselmo Gala Medero, Armando Fraga López, Nestor Ruidiaz Marichal, Carlos M. Portela Oroza, Guillermo Casares Izquierdo, Domingo Núñez Trujillo, Edelberto Llerena Abreu, Nerín Sánchez Infante, Oreste T. Espinoza González, Teodoro González Alvarado, Enrique Vázquez González, Rigoberto Pérez Roque, Reinaldo Pérez Rodríguez, Arnaldo Castellanos Esquivel, Ramón Placeres Alfaro, José M del Pino González, Troadio Martínez Bartolomé, Ramón Rodríguez Lago, Marcelo Morgado Cruz, Eladio Ruiz Sánchez, Juan González González, Wilfredo Martínez Roque, José R. Legran Echeverría, Eliodoro Pérez Lizano, Manuel Valdés Ponce, Herminio Gómez Suarez, Miguel Mendoza Rojas, Evaristo Paulino Jiménez, Juan R. Díaz González, Ramón Hernández Padrón, Eusebio Peñalver Mazorra, Wilfredo A Echevarría Alpuin, José M. Sosa Domínguez, Rafael Alzamora Álvarez, Delio Blanco Soto, Ángel L. Arguelles Garrido, Dagoberto Romero Figueredo, Orlado García Plasencia, Luis Cruz Díaz, Raúl Núñez Valdés, Oscar Cáceres Valdivia, Rene Ramos González, Juan F. Valdés Camejo, Orlando Pedroso Monaga, Carlos M. Calvo, Jacinto Bao Ramos, Alejandro M. Novo Álvarez, Juan González Ruiz, Ernesto Palomeque Busier, Pedro M. Montey Hernández, Fabio Ramos Molina, José Grau Suarez, Juvencio Díaz González, Julio Enrique Lamar, Andrés Vargas Gómez, Toma Regalado Molina, Enrique García Palomino, Antonio Sánchez Pérez, Vicente Salazar López, Aldo Cabrera Heredia, Claudio Rodríguez Molina




                http://tinyurl.com/CIDCUBA

2 comments:

Karel Becerra dijo...

Excelente y acertado ! Esto demuestra a quienes piden de favor un dialogo con el propio verdugo, que este verdugo sigue siendo el mismo y que NO cambiara.

13 de agosto de 2012, 8:36
Alejandro De Fez dijo...

LA ULTIMA PANTOMIMA Y ESTAFA DE UN REGIMEN MISERABLE QUE DEBE PAGAR Y SER AJUSTICIADO, salvo que Occidente se haga el hara-kiri.

13 de agosto de 2012, 11:58

Publicar un comentario