jueves, 3 de abril de 2014

Del sistema de salud cubano


En el sector de la salud en Cuba se realizan transformaciones importantes. A decir de las autoridades de ese ministerio, los cambios se implementan desde hace tres años y su alcance es el uso “eficiente” de los recursos con que cuenta el sistema, para lograr la “sostenibilidad” de la atención médica. En pocas palabras: el Estado está reordenando a fondo su sistema de salud. Pero el objetivo esencial, verdadero, de la reestructuración, es sacar mejor provecho de los contratos de trabajo del personal de salud en el exterior, por concepto de “misión internacionalista”.

Por más que abundaron las explicaciones dichas por los funcionarios que han aparecido esta semana en las mesas redondas de la TV dedicadas al tema, se nota que la intención detrás de todas las modificaciones hechas no es mejorar el servicio médico dentro del país, sino pasarle definitivamente por encima a todo lo que impida que el régimen siga enviando médicos a otras naciones.

Aunque hay un porciento considerable de profesionales de ese ramo fuera de la Isla, las autoridades insisten en que la atención en Cuba no se ha visto afectada en lo absoluto. Esto es falso: la atención sí se ha visto afectada y la gente no ha podido dejar de percibir que hay ausencia de médicos en los centros de atención. Los profesionales que quedan, además, no siempre son los mejores. Ciertamente, si alguna vez hubo un sistema de salud envidiable, en la actualidad este se encuentra muy deteriorado.

El gobierno cubano tiene a más de 11 000 trabajadores de la salud cumpliendo contratos en el extranjero, con salarios de miles de dólares mensuales (al menos este es el caso de quienes están en Brasil). De todo ese dinero inicial, tan solo corresponde una ridícula parte al trabajador en sí porque el resto va a parar al Estado. Esto representa cientos de millones de dólares que al año llegan a manos del gobierno en La Habana (las cifras oficiales arrojan que en 2013 fueron 300 millones de dólares los que generó el sector); una forma moderna de esclavitud en donde el cubano se enfrenta a pésimas condiciones de trabajo, lejos de su familia, para recibir una compensación muy injusta.

La exportación de servicios (sobre todo, médicos) al extranjero se ha convertido en una de las fuentes principales de entrada de divisa a Cuba en los últimos años. El Estado es el dueño de la mano de obra y se aprovecha de sus capacidades. Los contratos de los médicos cubanos en el extranjero representan una buena parte del sustento del régimen cubano. Los empleados de la salud no reciben el pago íntegro por su trabajo, y de hecho lo que ven es sólo una pequeña parte del dinero que refleja la letra de sus contratos.

La lógica indica que para enviar médicos a otros países, se necesita disminuir su cantidad en la Isla. Parece imposible hacer esto sin que se afecte a los cubanos que necesitan atención.

Hay cifras adicionales que hablan por sí solas: en la mesa redonda del pasado miércoles 26 de marzo, publicaron un gráfico cuyas cifras reflejaban que el total de trabajadores en el Sistema Nacional de Salud disminuyó en 109000 individuos, durante el período comprendido entre los años 2009 y 2013. Otro índice negativo que atenta contra el servicio a la población. Sin embargo, los panelistas del supuesto “debate” televisado afirmaron que “nadie sobra en el sector de la salud” y que “no se habían realizado terapias de choque (despidos masivos)”. Entonces, ¿a dónde fueron a parar 109000 trabajadores en cuatro años?

Con todos estos datos, dadas las condiciones actuales, es increíble lo que afirman los funcionarios del Ministerio de Salud Pública sobre las bondades y mejoras de la salud en Cuba.

Suben el sueldo a los médicos, estomatólogos y enfermeras

El cambio ministerial que más ha dado de que hablar en la calle ha sido el incremento de los salarios. De hecho, ha sido casi el único tema que han tocado los cubanos de a pie: acostumbrados a ver aumentos salariales que no se correspondían con el aumento de los precios en los mercados, la gente se ha sorprendido al conocer que en el promedio del incremento salarial rondará el 140%. Esto será para los médicos, estomatólogos y enfermeras.

Es comprensible que la gente se pregunte si el incremento salarial corresponderá nada más al personal que trabaja en las entidades de Salud Pública, o si ese aumento de la paga se extenderá a otros sectores laborales en un futuro cercano. El tema ha salido a la luz en publicaciones oficialistas.

Aun así, obviamente los salarios no se corresponderán con el grado de especialización y la gran responsabilidad que tiene un médico, quien, en el mejor de los casos, ahora recibirá 1600 pesos al mes (64CUC por el cambio oficial), equivalente a US $64 d
ólares. Sigue siendo insuficiente para vivir en un país donde nada más la comida es en extremo costosa.

Materiales relacionados:

Mesa redonda del miércoles 26 de marzo de 2014: Transformaciones en el sector de la salud y su impacto (parte I)

Mesa redonda del jueves 27 de marzo de 2014: Transformaciones en el sector de la salud y su impacto (parte II)
  
Por Víctor Ariel González
    









Fuente:  Bloqueo informativo al pueblo cubano, suplemento de La Nueva República



Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org


    


Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected
















0 comments:

Publicar un comentario