domingo, 5 de enero de 2014

La culpa nunca la tienen los jefes



Los viejos líderes del Partido Comunista no suelen reconocer sus errores. Y la rara vez que lo hacen, se escudan en la buena intención que poseían al momento de tomar decisiones que resultaron desastrosas, costando abundantes recursos e incluso numerosas vidas y traumas familiares. En cambio, son incapaces de perdonar un error de sus subordinados y aplican severos castigos a los que ponen en entredicho su imagen de jefes supremos e inmaculados.

Los logros relativos que se alcanzan se adjudican indistintamente al pueblo y a los dirigentes (por ejemplo, el “aguerrido pueblo”, el “invicto comandante”); pero lo que sí es achacado exclusivamente a la población (para regañarla ya no se le llamaría “pueblo”) son los aspectos negativos de la realidad: si algo malo ocurre en la Cuba de hoy, no será culpa de los semidioses del Comité Central, sino de aquellos “elementos antisociales” que no se adaptan a la vida socialista, cuya construcción parece interminable.

Tanto es así que ahora la permanencia de enfermedades exóticas se debe no al fracaso del sistema nacional de salud, sino a la población cubana que cada vez –en contradicción con el espíritu fundacional de la llamada Revolución– se vuelve menos civilizada, a juzgar por las palabras de algunos medios oficiales y del propio Presidente con sus acusaciones sobre las crisis de valores morales.

Es decir, que el dengue y el cólera que hay en Cuba no son debido a la falta de control por parte de las autoridades sanitarias, sino por el desconocimiento por parte de la gente de normas elementales de higiene. Pareciera como si los camiones de basura pasaran siempre y los latones jamás estuviesen desbordados de desperdicios. “¿Será que vivir tan seguros de nuestra medicina, de su alcance humano y científico, de todo lo que el país pone en función de salvar una vida, nos permitimos el lujo de descuidar nuestra salud y hasta de poner en riesgo la de quienes nos rodean?”, pregunta al aire el diario Granma, que de paso califica a todo un país como antihigiénico en su cultura. La superficialidad en los análisis es una característica inherente a los “críticos” oficialistas del régimen.

Lo cierto es que en Cuba se han venido creando las condiciones idóneas para que ahora el país se encuentre en riesgo inminente de sufrir terribles epidemias. Las condiciones higiénico-sanitarias que resultan de décadas de centralismo estatal y de inoperancia del sistema son las causantes del peligro. Tanto es el deterioro, que hay un reconocimiento oficial de que el 45% de las viviendas de médicos de la familia carece de condiciones de habitabilidad. Esto, claro está, afecta los servicios de salud y la calidad de vida del cubano medio.

La cuestión seguirá en el tintero mientras sigan funcionando tan mal las redes de saneamiento que el Estado tiene el deber de mantener en óptimas condiciones. Este es un compromiso que asumió el día que comenzó a detentar el poder absoluto sobre los cubanos.

Artículo relacionado: “¿Percepción del riesgo o riesgo de la percepción?”. Publicado por Granma, Diciembre 12 de 2013. Pág.3


 Por Víctor Ariel González










Fuente:  Bloqueo informativo al pueblo cubano, suplemento de La Nueva República

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

    


Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected











2 comments:

jose antonio dijo...

La Dictadura cubana es producto de la traicion al pueblo cubano sus destino son siempre el mismo masacre, tortura fisica y mental, fusilamiento es consecuencia del predomonio de estas bestia de gobernante llegaron al poder con sangre y caen con ellas por su propia incapacidad politica su ignorancia no tiene limite un pais en la ruina y la miseria estos son los logro de este tirano... abajo los Castro viva la lucha dentro y fuera de Cuba

8 de enero de 2014, 15:55
jose antonio dijo...

La Dictadura cubana es producto de la traicion al pueblo cubano sus destino son siempre el mismo masacre, tortura fisica y mental, fusilamiento es consecuencia del predomonio de estas bestia de gobernante llegaron al poder con sangre y caen con ellas por su propia incapacidad politica su ignorancia no tiene limite un pais en la ruina y la miseria estos son los logro de este tirano... abajo los Castro viva la lucha dentro y fuera de Cuba

8 de enero de 2014, 15:59

Publicar un comentario