miércoles, 14 de septiembre de 2011

MIRAR LA PAJA EN EL OJO AJENO



Es tan común por parte de este sistema totalitario la crítica a los demás y el ocultamiento de los errores propios que se está convirtiendo en un modo de vida y una forma refleja el actuar de igual manera. Siempre el gobierno de la Habana, ha buscado sabiamente culpables por los errores propios. Recordemos hace algunas décadas ya lo sucedido con el “héroe de África” Arnaldo Ochoa. Alguien carga la culpa y paga a la larga los platos rotos.

Se habla de lo que sucede en diferentes países del mundo con la salud y la educación, se enarbola en desgastado estandarte de la gratuidad en nuestro sistema de salud. Pero no se habla de lo pésimo de la atención, de los regalos que hay que dar a cambio de un poco de atención humanizada. Es gratis sí, pero a qué precio.

Mucho tiempo se ha esperado una mejora social, económica, en los derechos humanos, pero al igual que el primer día y aunque se ha avanzado algo, seguimos esperando.

Millones de pesos que no tenemos se gastan en costosas campañas internacionales para tratar de convencer a la opinión pública de que los errores que se cometen contra el pueblo, son solamente pequeños malentendidos, no importa que se golpee a mujeres indefensas, se usen tropas antimotines o se pisotee el derecho en nombre de la libertad.
Así es que mientras a los seleccionados por el estudio genético en Latinoamérica se le regalan gratuitamente todo lo que necesitan, los limitados cubanos carecen de lo elemental.

Editorial del semanario del partido Cuba Independiente y Democrática: LA NUEVA REPÚBLICA

0 comments:

Publicar un comentario