jueves, 29 de septiembre de 2011

Están fracasados y no les queda mucho tiempo

Infolatam

Santiago de Chile, 27 de septiembre de 2011

Por Rogelio Núñez


Huber Matos: "en nada han hecho tanto daño como en los patrones de conducta del pueblo obligando a la gente a mentir, a disimular, a prostituirse, a arrastrarse a darle vivas a los Castro".

- Huber Matos es un símbolo de la Revolución cubana y de la lucha contra el castrismo. Fue compañero de Fidel Castro y uno de los legendarios comandantes revolucionarios junto con el propio Fidel,Raúl Castro, Camilio Cienfuegos y Ernesto Che Guevara.Tras romper con el castrismo en 1959, fue condenado a 20 años de prisión donde sufrió torturas y penalidades. Ahora, en el exilio en Puerto Rico, lucha por poder ver como Cuba regresa a la democracia.

Huber Matos habló con Infolatam sobre la actual situación que vive Cuba, las reformas que impulsa Raúl Castro y el futuro que le espera a la isla tras más de 60 años de dictadura. Comienza calificando de ” implacable” y “sanguinario” a Raúl Castro, a quien tan bien conoció en los años 50, un hombre capaz de “dar guiso” (“mandar asesinar y fusilar”) sin dudar a los rivales e incluso a campesinos sublevados contra Fulgencio Batista que no comulgaban con el actual Presidente cubano.

Considera que la “Revolución cubana ha sido un fracaso escandaloso y de un gran costo para el país y el pueblo. Están fracasados y no les queda mucho tiempo. No solo hay una crisis económica sino moral, pues hoy es un feudo miserable con la gente viviendo con angustia en el día a día”.

Matos cree que la herencia del castrismo va a ser muy pesada para cuando llegue la democracia cubana: “el daño no es irreversible pero costará mucho años reconstruirlo -quizá hasta medio siglo- y enderezar al pueblo y recuperar los valores perdidos. Será una gran tarea convertir la noche tenebrosa del castrato en una realidad de libertad y nuevas esperanzas”.

Huber Matos considera que la transición hacia la democracia vendrá y augura “una alianza entre elpueblo cubano y los sectores aperturistas del ejército. No será pronto, pero el fracaso de la Revolución cubana y la traición de los Castro es irreversible”.

Es consciente de que costará mucho “enmendar la república y varias generaciones en llegar a forjar la nueva democracia pues se ha destruido lo que se logró “instrumentar las instituciones para acabar con el feudo familiar y prostibulario que los Castro han construido en Cuba. Hay que volver al republicanismo clásico (civilidad, respeto al derecho ajeno) que fue el fundamento de la independencia por la que luchó Martí”.

Considera que Estados Unidos “como nación vecina y democrática puede jugar un papel importante pero dejando que Cuba decida su futura de forma autónoma, sin intervenciones externas. Sin duda, la ayuda económica estadounidense será vital para reahacer la capacidad productiva del pueblo cubano”.

Critica duramente a todos esos gobiernos de América latina que o bien respaldan la dictadura (la Venezuela de Hugo Chávez, la Bolivia de Evo Morales, el Ecuador de Rafael Correa etc.) y a los que no denuncian al régimen como el Brasil de Lula da Silva o la Argentina de los Kirchner: “Cuba ha tenido una mala influencia en la región y ahora de hecho, la Venezuela de Hugo Chávez es una metástasis del cancer cubano”.

Pero más allá de los temas político o económico hay un daño del que se habla menos pero que para Matos es más doloroso. El daño moral que el castrismo ha ejercido sobre Cuba: “en nada han hecho tanto daño como en los patrones de conducta del pueblo obligando a la gente a mentir, a disimular, a prostituirse, a arrastrarse a darle vivas a los Castro”.

Pese a sus 93 años, le queda mucha fuerza y espera ver la nueva república a la que se ofrece como asesor del futuro grupo gobernante de la democracia cubana. No en vano, además de haber sido uno de los guerrilleros más sagaces en la lucha contra Batista y de los primeros en no aceptar al deriva comunista del castrismo, fue de joven un hombre dedicado a la educación y a formar a los formadores, a los maestros.

0 comments:

Publicar un comentario