martes, 13 de mayo de 2014

Capitalismo: ¿un “remedio chino” para Cuba?





Las modificaciones que el General-Presidente Raúl Castro lleva a cabo en la economía cubana de hoy recuerdan en muchos aspectos al caso de China, un país controlado por un Estado totalitario similar al cubano, que quiso salvar su “socialismo” con la ayuda del llamado enemigo eterno de la clase obrera: el capitalismo, precisamente.

De hecho, la aplicación de un sistema de producción capitalista es lo que ha llevado a China a convertirse en una de las primeras potencias económicas. El volumen de su PIB es enorme y algunos expertos afirman que sobrepasará a EE.UU. como primera economía global en menos tiempo de lo previsto.

A escala mucho menor que el gigante asiático, Cuba aplica la misma fórmula para sí: salvar el “socialismo” cubano con el capitalismo que antes fuese llamado cruel e injusto. Los medios oficiales han calificado el paquete de medidas relativas al Mariel (que van más allá de la obra de ingeniería e incluyen nuevas legislaciones relativas, por ejemplo, a la inversión extranjera) como “un mal necesario” para lograr lo que 55 años de régimen castrista no han podido. La llamada construcción del socialismo no se termina aún, cuando es un secreto a voces que las relaciones mercantilistas han derrotado la quimera comunista. Los más altos dirigentes del Partido único se han quitado sus caretas rojas y muestran casi sin ningún pudor los rostros burgueses que estaban debajo. Su hipocresía es monumental.

El mejor ejemplo de la fórmula capitalista aplicada a Cuba es la construcción de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM). Será un área restringida  para el coqueteo con el capital del mundo. Lo contradictorio es que por un lado se apueste por este tipo de solución para el desarrollo nacional, supuestamente, y por otro los medios oficiales de comunicación dediquen páginas y horas enteras a criticar al mundo occidental así como a grandes centros financieros internacionales (exceptuando a los aliados de la dictadura).

Los cubanos de la Isla no están autorizados por el Estado para invertir en este nuevo lugar, que las autoridades cubanas venden desesperadamente como “prometedor”. El megapuerto de Mariel será propiedad del gobierno, ese gran monopolio que posee absolutamente todo en la Cuba castrista. Ese gobierno ha decidido que cualquiera puede traer dinero de donde sea -no importa el origen de los fondos-, que mientras no sea un cubano residente en el país todo estará bien. Parece que la riqueza no le toca a ese pueblo “aguerrido y heroico” que todos los primeros de mayo llena plazas y calles para celebrar “el sistema más justo del mundo”.

Difícilmente este “remedio chino” llamado ZEDM, que se le quiere dar a la severa crisis económica que sufre Cuba, sea la solución ideal. Sería mucho más productivo crear un clima de libertad tanto financiera como política y, claro está, permitir que los cubanos también sean una parte importante de los negocios en Mariel.

Pero, una vez más, las cosas se harán como los caciques digan. Los mandatarios dictan y la gente debe obedecer. Así están las cosas en Cuba.


Por Víctor Ariel González



Regresar al blog CubaCID

     

Visitenos encubacid.org
Desde Cubacubacid.blogspot.com
Ultimo Congresoelultimocongreso.lavozdelcid.com         
Patria Pueblo y Libertadpatriapuebloylibertad.blo


0 comments:

Publicar un comentario