lunes, 23 de julio de 2012

Cubanos: las campanas doblan por ti


¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
 
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
 
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
 
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?  
 
 Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
 
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.  (John Donne1572-1631)


Compatriotas:

No puede convertirse la muerte de Oswaldo Paya y Harold Cepero en otra página de dolor, pesimismo y resignación entre los cubanos.  Su muerte no pueden ser otro repicar patriótico después del cual continuarán viviendo entre nosotros el  temor a la hermandad, la solidaridad y la esperanza.

Que el sacrificio de este mártir nos ayude a comprender que cada cubano, esté donde esté, es parte de una nación en la que todos podemos  vivir en paz y armonía  sin que por nuestras ideas seamos víctimas del abuso, de la prisión o del crimen.  

Medio siglo de tiranía ha sido posible porque una minoría ha sembrado el temor entre nosotros. Solo así puede dividirnos, explotarnos y dominarnos.  No son nuestras diferencias las que nos debilitan y separan; es el miedo. El respeto a las diferencias nutre y fortalece porque son el motor del progreso de la humanidad.

Los cubanos justificamos nuestra pasividad con críticas y lamentos hacia nosotros como pueblo y hacia otros como individuos. El demócrata sin fe es el mejor aliado de la dictadura.  

Que cada cubano haga su parte, que busque su trinchera y desde ella haga lo que crea y lo que pueda contra el enemigo verdadero.  Entonces comenzará a nacer la verdadera unidad.

Ante la muerte de Oswaldo Paya los conflictos y los recelos parecen haber desaparecido.  Es el dolor por su pérdida, la admiración por su ejemplo y la indignación por su suerte lo que los ha atenuado transitoriamente. 

Honremos su memoria y la de todos los mártires de la libertad dejando de creer, sentir y actuar como víctimas o como incompetentes.  Hay que ponerle freno al atropello en nuestro país. 

Compatriota, cumple tu parte.   No censures al que a su manera cumple la suya. Antes de que las campanas dejen de escucharse, recuerda que tocan por ti y por todos los cubanos  también.

 
Comandante Huber Matos Benítez, Daniel Mesa Cantillo, Katia Sonia Martín Veliz, Ricardo Medina Salabarría, Abdel Rodríguez Arteaga, Laura Labrada Pollán, Nivardo Amelo Ramírez, Yelky Puig Rodríguez,  Alexander Lam Arredondo, Ubaldo León León, Frank Reyez Lopez y Rolando Pupo Carralero.
 

Patria, Pueblo y Libertad  

0 comments:

Publicar un comentario