domingo, 18 de marzo de 2012

LAS DOS CARAS DE LA IGLESIA

Por Francisco Condis y Troyano
Profesor Honorario de Economía
Universidad de Lovaina
Delegado del CID para Europa del Este

Desde que Constantino I (emperador de Roma del siglo IV) viera en el cielo la señal de la cruz y oyera una voz que le decía antes de una batalla decisiva: “con este signo vencerás”, el cristianismo pasó de ser un movimiento espiritual para convertirse en una institución, en una iglesia. Es decir, en instrumento del poder político que, durante toda la historia de la civilización judeo-cristiana (y más allá con las cruzadas contra los moros o la evangelización de la China y la India) se servirá de ella con la complicidad de papas y obispos.

A partir de ese instante, la Iglesia tendrá dos caras frente a reyes y déspotas en el poder: una cara de condescendencia y sumisión, otra cara de rebeldía cuando los valores esenciales de la fe están en juego. Actitud ambigua de la Iglesia (incluyendo católicos, ortodoxos y protestantes…) que Hans Küng, teólogo católico suizo, denunciara en sus obras tratando a la Iglesia de “Santa y Prostituta”… Crítica que Küng ha mantenido durante años, incluso ante el Papa Benedicto XVI con quien compartió los honores de ser el segundo teólogo más eminente y joven del Concilio Vaticano II.

En una reciente carta abierta a los obispos del mundo, Hans Küng denuncia la actitud de Benedicto XVI frente a los problemas actuales del mundo: pobreza, terrorismo, etc. Con respecto a América Latina él considera que el Papa “ha desperdiciado la oportunidad de la reconciliación con los pueblos nativos colonizados de Latinoamérica: el Papa afirma con toda seriedad que estos "anhelaban" la religión de sus conquistadores europeos”. (Hans Küng. Carta abierta a los obispos católicos de todo el mundo).

¿Qué significa para nosotros, pueblo de Cuba, la visita de Benedicto XVI? ¿Qué podemos esperar para nuestra ansiada libertad? ¿Qué “cara” será la que el Papa pondrá a nuestros problemas? ¿La de Pio XII ante el nazismo o la de Paulo VI ante el franquismo, complaciente y solidaria con un “Opus Dei” infiltrado en toda la trama social y económica de la dictadura? ¿O la cara de Juan Pablo II en su visita histórica a Varsovia durante el comunismo, considerada como el principio del fin del comunismo? ¿O la cara que el mismo Juan Pablo II nos puso durante su complaciente visita a Fidel Castro? (porque aquella no fue en realidad una visita al pueblo cubano…).Analicemos.

La cara que puso Juan Pablo II a sus compatriotas en Varsovia en 1979 fue decisiva para la caída del comunismo. Lech Walesa, fundador del movimiento sindical Solidaridad en Polonia, recordó el impulso que significó la visita de Juan Pablo II. Era el primer viaje a su patria, un año después de ser proclamado cabeza de la Iglesia católica, y pocos años después de la revuelta de los obreros de Gdansk que termin
ó con decenas de muertos. En aquella visita, Juan Pablo II concluyó la misa con una oración al Espíritu Santo para "renovar la faz de la tierra", frase que se convirtió en un lema de lucha contra el comunismo. Hasta sus momentos de silencio (era un gran actor) fueron recibidos con aplausos por una muchedumbre (un millón de polacos) orgullosa de tener un papa polaco. "Más de un año después de pronunciar estas palabras, pudimos organizar a diez millones de personas en huelgas, protestas y negociaciones" dirá Walesa. "Antes habíamos tratado, yo traté, y no pudimos lograrlo", agregó "Estos son hechos. Por supuesto, el comunismo habría caído, pero mucho después y de modo cruento. Él fue un regalo que el cielo nos dio…” (Entrevista a El colombiano)

Claro que el catolicismo y el comunismo en Cuba no tienen la misma trayectoria que en Polonia. Basta con recordar que durante un siglo Polonia no existió como nación (ocupada por la Rusia imperial y ortodoxa) que gracias a su religión y su lengua. Y que fue precisamente la Unión Soviética (Rusia…) quien impuso
más tarde el comunismo a los polacos, creando una situación dialéctica de “oposición-transigencia” donde cada cual trataba de ocupar un espacio dentro de la sociedad polaca.

En Cuba la Iglesia Católica nunca tuvo esas raíces nacionales simplemente porque la mayoría del clérigo eran (y son) sacerdotes españoles, es decir, vestigios de la colonización…Tampoco tuvo esa tradición protectora del pueblo, salvo cuando Fidel Castro, huyendo del fracasado ataque al Moncada, se refugi
ó entre las sotanas del Obispo de Santiago de Cuba, Pérez Cerantes…

Por otra parte, no hay que olvidar que el Gobierno Cubano se ha servido de la Iglesia para sus propios fines políticos (como el caso de Fray Beto…) y que cuando algún sacerdote, como el Padre Loredo (cubano) se atrevió a dar la otra cara de la Iglesia y enfrentarse a la dictadura, lo pagó con m
ás de diez años de prisión y un exilio hasta su muerte…

No creo que el Cardenal Ortega pondrá la cara del Padre Loredo frente a Ramirito Valdés, como Benedicto XVI no pondrá tampoco la cara de Juan Pablo II frente al pueblo polaco en Varsovia…Los intereses no son los mismos ni los valores que cada de ellos quiere imponer.

Para Ortega, la visita del Papa es sobre todo un apoyo individual de legitimidad dentro de la sociedad cubana y la consolidación de su papel de intermediario ante Raúl Castro. A él no le interesa jugar el papel de defensor de la disidencia, en parte porque le falta el carisma “profético” de un Loredo, en parte porque se contenta del espacio de “libertad” (religiosa) que le permite realizar su función de jefe de la Iglesia Cubana. Es el papel que jugaron durante años los jerarcas de la Iglesia Ortodoxa en la ex Unión Soviética o la jerarquía española durante el franquismo: condescendencia y abnegación a cambio de privilegios…

Ortega sabe que el cáncer cubano est
á en fase terminal. Apoyar a Raúl en estos momentos con la visita de un Papa que comparte sus valores (y que por tanto no le creara problemas) es un servicio que el rinde al Gobierno cubano y que le servirá tal vez para obtener el cemento de nuevas iglesias, la pintura de sus altares y otros recursos materiales que le permitan aumentar (con la limosna dada a un pueblo hambriento) su número de feligreses…

El Cardenal Ortega , al contrario de un Padre Popiełuszko en Polonia (asesinado por los comunistas en 1984) no denunciará jamás los atropellos que sufre el pueblo cubano de parte del Gobierno castrista. El Cardenal Ortega no quiere sufrir la tortura y los años de prisión que el Cardenal Mindszenty sufrió en Hungría por defender a su pueblo contra la tiranía comunista (liberado durante la insurrección de 1956 tras 10 años de prisión y tortura se pasó quince años más encerrado en la Embajada americana). Loredo, Popiełuszko y Mindszenty representan la otra cara de la Iglesia…

¿Qué cara Benedicto XVI pondrá al pueblo cubano y qué mensaje traerá? Probablemente el mismo que lleva por todas partes del mundo donde el sufrimiento existe: paciencia y abnegación… Por eso Raúl espera su llegada: para que le diga a los cubanos que el sufrimiento es camino de la santidad y la esperanza de otro mundo compensa las necesidades de hoy…

Como dice su antiguo amigo y hoy acérrimo opositor Hans Küng, "Donde est
á el papa está el pasado", porque este Papa representa la otra cara de la Iglesia, la del abandono de los valores fundamentales del cristianismo en favor del poder y la opresión.

Los cubanos no deben esperar nada de la visita de Benedicto XVI (según la prensa el pueblo lo sabe) porque su visita es para Fidel y Raúl, no para el pueblo cubano. ¿No representa él el poder absoluto de un hombre? Como afirma Küng, "Tras la sonrisa del viejo hombre se muestra el rostro del dogmático impasible, del tradicionalista romano y del frío político de poder"…

Esa imagen nos recuerda alguien…





19 comments:

Ada Bezos Castilla dijo...

Lo felicito por publicar un articulo con la verdadera base histórica de los protagonistas y con un lenguaje tan acertado y verdadero que muchos que se llaman católicos ignoran o tratan de ignorar.

19 de marzo de 2012, 10:18
Anónimo dijo...

Este articulo suyo que peca de estrecha vision de la historia es una muestra de sus raices masonicas.

19 de marzo de 2012, 12:32
Lecuona dijo...

En este articulo se menciona en forma critica el hecho de que el obispo Perez Cerantes haya protegido a Fidel Castro despues del ataque al cuartel Moncada (la frase sobre "la sotana" delata la intencion critica y despectiva). Sin embargo, si mi memoria no me traiciona en el momento en que esto ocurrio, la gran mayoria de los cubanos decentes aplaudieron y admiraron la accion del obispo; incluyendo uno de los cubanos mas valientes y decentes que he conocido, el comandante Hubert Matus Benites.

19 de marzo de 2012, 13:14
Huber Matos Araluce dijo...

Lecuona, con todo respeto, tal vez es cuestion de interpretacion. Yo lo entiendo como que el cobarde de Fidel se metio debajo de las sotanas de Perez Cerantes. Tambien señala que la Iglesia (una Iglesia) ha protegido a los perseguidos y este es uno de los casos.

19 de marzo de 2012, 13:23
Huber Matos Araluce dijo...

Anónimo por qué la gente tiene vergüenza o temor de poner su nombre y apellido. Francisco Condis escribió un bello artículo sobre su amigo el Padre Loredo y Franciso Condis tiene raíces en la Iglesia Catolica donde se formó, no en la masoneria. Puede leer su artículo en

http://cubacid.blogspot.com/2011/09/el-padre-loredo-oye-gordo-vamos-pasear.html

Pero en todo caso, la táctica de los comunistas es atacar a las personas. ¿Que importa donde tiene las raíces el profesor Condis? Lo importante es refutar sus argumentos no poner en duda su persona.
Aquí le copio un fragmento:

“Conocí a Miguel Ángel desde el seminario franciscano de Santiago de las Vegas en 1957. Entramos casi el mismo día aunque él era mayor que yo. Desde el principio nos unió una gran amistad: nos gustaba la música y gracias a él cogí gusto por la música clásica y por la opera. Nos enseñó a comprender Picasso, El Giotto, Michel Angello…Miguel y yo luego viajamos juntos a España para seguir estudios de filosofía y teología”.

19 de marzo de 2012, 13:23
Karel Becerra Hernandez dijo...

Lamentablemente lo mas "duro" que escuchamos decir de JP II en su visita a Cuba en el pasado fue "que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba" o en otras palabras, lo mismo que ha repetido Castro durante mas de 50 anios (ustedes abren primero el bloqueo y nosotros abrimos la libertad) ... algo que ningún cubano en sus cabales le cree.

Mucho menos esperamos de esta visita, mucho menos pues contamos ademas con la "mano complaciente" de la cúpula eclesiástica demostrada en estos días pasados, artículos en el granma convalidando la dictadura abiertamente o en otras palabras "Esta Papa es del Papa" en lugar de la ya repetida "Esta calle es de Fidel".

Es de buen cristiano separar Iglesia, Poder y Fe para lograr ver la luz y sombra entre las sotanas ...

19 de marzo de 2012, 14:47
Santiago25 dijo...

Me parece que este artículo retrata de una manera fehaciente la verdad del papel que juega la Iglesia Católica dentro de la política actual dentro de nuestra isla esclava. He conocido y compartido prisión con curas y pastores evangélicos que con su valor y actuaciones me enseñaron "la otra cara de la Iglesia". También conozco la actitud cobarde y servil de otros que se hacen llamar padres y obispos y lo que han hecho es ensuciar el nombre de la Santa Iglesia, Comcel mal llamado Carlos Ma. De Céspedes, que además de ensuciar con sus actos y escrito pro castrita a la Iglesia, también ensucia el nombre de nuestro Padre de la Patria. Soy católico practicante, y las acciones de estos cobardes que actúan en contra de su propia institución, no van a borrar mi amor ni fe cristiana, pero también reconozco la falta de escrúpulos y verdaderos sentimientos cristiano de muchos de éstos falsos profetas. Angel Nicasio Bueno

19 de marzo de 2012, 15:01
Lecuona dijo...

Hubert el articulista practicamente dice que Fidel Castro ha sido el unico protegido de la Iglesia en toda la historia de Cuba ("Tampoco tuvo esa tradición protectora del pueblo, salvo cuando Fidel Castro, huyendo del fracasado ataque al Moncada, se refugió entre las sotanas del Obispo de Santiago de Cuba, Pérez Cerantes…". Ver la palabra "salvo"). Eso pone en evidencia su (intencionada) vision parcial.

19 de marzo de 2012, 15:10
Huber Matos Araluce dijo...

Lecuona, este es el parrafo:

En Cuba la Iglesia Católica nunca tuvo esas raíces nacionales simplemente porque la mayoría del clérigo eran (y son) sacerdotes españoles, es decir, vestigios de la colonización…Tampoco tuvo esa tradición protectora del pueblo, salvo cuando Fidel Castro, huyendo del fracasado ataque al Moncada, se refugió entre las sotanas del Obispo de Santiago de Cuba, Pérez Cerantes…

Plantea que la Iglesia no tuvo una tradicion protectora del pueblo. Si estas en desacuerdo seria interesante que pusieran ejemplos de que si la tuvo.

Creo que la posicion de Cerantes se destaco porque la jerarquia en La Habana coqueteaba con Batista. Pero lo importante es buscar ejemplos en la historia de la Iglesia en Cuba para refutar la afirmacion de Condis.

No es un asunto de demostrar intencionalidad sino la de refutar una afirmacion concreta

Saludos

19 de marzo de 2012, 16:28
Anónimo dijo...

Efectivamente, los curas y monjas eran mayormente de raíces españolas dentro de la iglesia de Cuba. Pero en mi opinión, no creo que esto es relevante para lo que se esta discutiendo ya que el Prof. Condis nos hace una comparación del cardenal Ortega de origen Cubano versus el Cardenal Mindszenty de origen Hungaro conocido por el apoyo de libertad de la iglesia y fiero oponente del comunismo que estuvo dispuesto a sufrir años de prisión y exilio por defender los derechos de su pueblo.

El Cardenal Ortega tal vez como resultado de sus anos en la UMAP no esta interesando en volver a revivir aquellos días de torturas de su juventud y prefiere el conformismo a cambio de unas pocas prebendas por parte del régimen.

No es la cara de la iglesia lo que debemos de debatir, es la cara de los hombres que están dentro de la iglesia Unos son sumisos y otros son rebeldes. Unos son cobardes y otros son bravíos. Desfortunadamente a Cuba no lo toco el rebelde bravío

Felicitaciones a Profesor Condis por su magnifico análisis
Saludos
Marta

19 de marzo de 2012, 21:50
JavierUlibarri dijo...

Escrito por Rogelio Ulibarri-Bilbao
19 de marzo, 2012


Anoche tuve un sueño…

Y en ese sueño el Papa Benedicto XVI visitaba a Cuba y se reunía a puertas cerradas con el viejo y decrépito tirano. Sin duda, una confrontación entre el representante de Cristo en la Tierra y el representante del demonio.
En mi sueño yo quería ver lo que estaba sucediendo en la habitación donde se producía tan singular reunión, pero (¡frustración de los sueños!) no podía ver absolutamente nada. Sólo podía ver, desde afuera, un gran balcón. El balcón estaba vacío y frente al mismo, en una enorme plazoleta, se encontraba esperando (tal vez “contra toda esperanza”) la totalidad del pueblo de Cuba.
El tiempo pasó y pasó en una espera que ya se hacía insoportable.
De pronto se abrieron las puertas y aparecieron dos figuras en el balcón. El Papa, con su vestidura blanca que resplandecía bajo el ardiente sol de nuestra patria y el viejo tirano, enfundado en su estrafalaria indumentaria deportiva. Todos quedamos estupefactos… el Papa sonreía y el tirano lloraba, pero sus ropas también parecían resplandecer.
El Papa se acercó a un micrófono y dijo:
“Queridos hijos, tenemos algo muy importante que comunicarles”; dicho esto se apartó para permitirle al tirano el uso de la palabra. Este se acercó al micrófono y con una voz clara y apacible se dirigió al pueblo que tanto había hecho sufrir por más de medio siglo:
“Amado pueblo… muy amado pueblo, algo grande ha ocurrido en mí durante esta reunión con su Santidad”
(Todos esperábamos oír a continuación algunas de las barbaridades a las que estábamos tan acostumbrados)
“Si, ha ocurrido algo grande, más bien grandioso”
(Algunos gritos de “Fidel, Fidel” se apagaron enseguida)
“En presencia de su representante en la tierra, Dios me ha tocado con su amor infinito y he decidido aceptar la salvación que viene a nosotros por medio de su hijo, Nuestro Señor Jesucristo”
(Un murmullo que creció hasta convertirse en un rugido se apagó en pocos segundos; todos queríamos oír más)
“Hace pocos minutos me he confesado ante Dios por medio de su representante en la Tierra y le he pedido perdón por todos mis pecados, los cuales, como todos ustedes saben muy bien, han sido demasiados”
(Silencio absoluto)
“Ahora, quiero pedirle perdón a ustedes, el pueblo de Cuba; el pueblo que durante tantos años he odiado en secreto y tanto he hecho sufrir a vista y paciencia de toda la humanidad”
(Para asombro de todos, el viejo tirano se arrodilló, soportado por la mano del Santo Pontífice)
“Perdón, perdón mi querido pueblo, perdón por todo el mal que les he hecho…”
(El viejo se levantó y volvió a hablar de nuevo, esta vez con voz un poco más firme)
“Yo sé que mi arrepentimiento ha salvado mi alma de la condenación eterna y que iré a la presencia de Dios una vez que mi alma haya sido purificada para poder presentarme ante tanta pureza; esto me llena de una santa alegría. Sin embargo lo más importante es que también va a salvar al pueblo cubano de este régimen injusto y asesino que le ha sido impuesto durante tanto tiempo”
“En este momento, ordeno a todas las autoridades y miembros del gobierno, incluyendo a mi hermano Raúl, que se empiece a tratar a todo el pueblo con consideración y amor y que comiencen de inmediato los preparativos para permitir y facilitar la formación de partidos políticos independientes con el objeto de que se realicen elecciones libres y justas en un plazo no mayor de seis meses”
“Deberán reinar el amor y la justicia…”
En este momento, el ahora antiguo dictador se tambaleó, fue sostenido en brazos por el Vicario de Roma y expiró.

Traté de seguir durmiendo consumido por el deseo de ver el feliz desenlace, pero fue inútil; como pasa en todos los sueños agradables… me desperté.

Rogelio Ulibarri-Bilbao

20 de marzo de 2012, 11:18
Huber Matos Araluce dijo...

Formidable

20 de marzo de 2012, 14:56
Anónimo dijo...

Un lector anónimo me considera francmasón. Aunque tengo mucho respeto por esta organización porque mi mama si frecuento una logia, debo decirle que después de 5 anos estudiando latín, griego y filosofía, mas otros 4 anos estudiando teología, todos esos años encerrado en un convento franciscano, poco tengo de francmasón y mucho de franciscano…
Escribir en cuatro líneas lo que me ensenaron sobre la Historia de la Iglesia durante 9 anos (sin vacaciones!) me seria difícil. Un artículo periodístico no es una Suma Teológica, pero quien quiera saber mas tiene que leerse los montones de libros de Hans Kung.
Sobre la anécdota de Fidel y Pérez Serantes (con “S” porque se me fue la falta de ortografía…), era solo para poner énfasis en la actitud del Gobierno de Fidel durante anos. Actitud de desprecio al clero católico (cubano y español) lo cual dice mucho de su agradecimiento a quienes le salvaron la, vida. Indiscutiblemente que la Iglesia protegió a muchos. En el Seminario de Santiago de Las Vegas (donde estudié mis primeros anos) escondimos durante meses un muchacho de la Juventud Católica. Cuando la Revolución triunfo regreso a su casa contentísimo del triunfo. Luego supe que fue fusilado por los Castro y que murió gritando “Viva Cristo Rey”…
En cuanto a nuestro amigo Rogelio Ulibarri-Bilbao, el relato de su sueno es algo maravilloso y poético, como la conversión de Saulo de Tarso (San Pablo) creo que camino de damasco…Esa noche paso usted, por primera vez en la historia, del sueno a…la pesadilla de la realidad!
Francisco

20 de marzo de 2012, 17:06
Lecuona dijo...

Huber, el senor Francisco responde por mi al citar un ejemplo concreto en que la Iglesia protegio a alguien en Cuba y ademas dice "indiscutiblemente que la Iglesia protegio a muchos". Ahi tienes la evidencia que andabamos buscando.
Por otra parte yo no creo que la Iglesia tenga dos caras. A la Iglesia la hace santa Cristo, el cual es la cabeza de la Iglesia, y la hacen pecadora los miembros del "Cuerpo de Cristo", que somos todos los fieles.
En la Iglesia hay de todo, hombre, mujeres, feos, lindos, inteligentes, brutos, de derecha, de izquierda, etc y tambien hay valientes y cobardes. A mi no me gusta juzgar a nadie, pero no apostaria a que el Cardenal Ortega se encuentra entre los valientes (ni entre los brutos tampoco).
En otra linea:
Ciertamente la conversion de Fidel Castro seria un milagro de grandes ligas, tal vez hasta mas grande que el de Saulo de Tarso, pero si sucediera (y para Dios todo es posible) seria algo maravilloso. Creo que valdria la pena pedirle a Dios que se produzca.

20 de marzo de 2012, 18:22
Huber Matos Araluce dijo...

Lecuona, hay una Iglesia que es la de Monseñor Roman, el Padre Loredo, el padre Aldana en Holguin y muchos otros sacerdotes en Cuba que son valientes y estan con el pueblo y la democracia. Y hay otra Iglesia que es la que pide en el Vaticano que se levante el embargo pero no pide la libertad de Cuba, la Iglesia de Ortega que pide a la policia politica que desalojen a unos opositores. Dos caras, dos grupos diferentes o como se le quiera llamar. Otra cosa es el autentico cristianismo en cualquiera de sus versiones. Pero aqui nadie esta poniendo en duda el cristianismo, sino la fala de practica de el por algunos, Saludos

21 de marzo de 2012, 7:47
Lecuona dijo...

Bueno, yo creo que podemos dejarlo ahi. Dos formas de ver las cosas. Algunos lo llaman dos caras de la Iglesia, yo (y otras personas) preferimos verlo como una Iglesia Universal con mas de mil millones de fieles que son personas individuales y diferentes.
Por cierto, toda esa ocupacion de templos en Cuba (y otras cosas previas a la visita del Papa) me huelen mas a maniobras de la seguridad del estado que a otra cosa, asi que no estoy totalmente seguro de que el cardenal haya ordenado ese desalojo (la verdad es que no he oido que lo haya negado como hizo el de Oriente). Si lo ordeno, por supuesto que esta muy mal hecho.

21 de marzo de 2012, 9:19
H R dijo...

En muchos analisis de la situacion cubana, y los relativos a las visitas papales o la Iglesia no son una excepcion, se evita mencionar al pueblo cubano, su actitud, su manera de responder (o no) antes diversos estimulos, su falta de deseo de tomar una postura diferente, comprometida. Tal parece que la jerarquia de la Iglesia local o universal, el gobierno de los Castro, las organizaciones internacionales o las empresas inversionistas son quienes deben decidir y resolver 'el problema'. Es triste como el pueblo cubano espera por otros- y en eso lleva ya cinco decadas- y a esos otros no les importa para nada su destino. Sera esa una de las diferencias entre el pueblo polaco recibiendo al Papa Juan Pablo II por primera vez, en medio de la tragedia comunista, y el cubano recibiendo al Papa de turno? El pueblo tiene la capacidad de presionar a sus lideres- eclesiales, politicos, etc.- con su poder mayoritario. Lastima que ya sea muy tarde para usarlo.

22 de marzo de 2012, 5:24
Huber Matos Araluce dijo...

HR el pueblo cubano ha sido sometido a cinco decadas de destruccion cultural, psicologica y moral, que yo me he atrevido a llamar una crisis de identidad.

He escrito varios articulos sobre el asunto, voy a unirlos todos. Aqui esta el enlace de uno de ellos http://patriapuebloylibertad.blogspot.com/2011/09/cuba-la-crisis-de-identidad.html

El daño sufrido por el pueblo cubano no solo ha sido en manos del castrismo, sino tambien por otras fuerzas y circunstancias. Es importante que entendamos toda esta dinamica.

Cuando yo conozco un cubano lo primero que hago es tratar de identificar de que generacion cultural es, porque hay varias generaciosen culturales. En pocas palabras hoy por hoy hay varias Cubas. Por ahi tenemos que empezar.

Los judios por ejemplo, que son un pueblo aguerrido se dejaron matar hasta el punto de que abrian sus propias tumbas adonde sabian que los ametrallarian. Uno ve los videos de ellos abriendo los huecos, entrando sin ser forzados y esperando los disparos y se pregunta ¿Que paso con el espiritu judio?

Todo por supuesto tiene explicacion. Lo de Cuba tambien. No es justificacion, es explicacion. Saludos

22 de marzo de 2012, 8:18
Rouge dijo...

Bueno, sin duda algo que no se puede negar es el hecho de que la iglesia católica siempre ha estado del lado de los poderosos y adinerados, ¿de qué otra manera hubiera sobrevivido, y sobre todo, obtenido tanto dinero y poder? Aquí la labor consiste en hacer conscientes a otros de que esta iglesia no es una iglesia del pueblo ni para el pueblo. Es la iglesia de los ricos, de los adinerados, de los que ven por sus propios intereses.

22 de marzo de 2012, 14:14

Publicar un comentario