domingo, 25 de enero de 2015

¿Es ese el futuro que queremos para Cuba?


¡WELLCOME TO HAVANA MISTER WILCZEK!

Probablemente pocas personas se acuerdan aún de Mieczyslaw WILCZEK[1], Ministro de Industrias de Polonia (cuando aún existía el Gobierno comunista ) , quien entre 1988-1989 creo una de las fortunas más grandes del país con sus cómplices Stanislas SEKUA[2] y Alexander GABRONIK[3]

Sekua había sido Director General de Aduanas y había montado con Gabronik (ex miembro de los servicios secretos polacos) un tráfico de vehículos robados en Berlín que atravesaban la frontera de Poznam descuartizados (pagando los impuestos de la chatarra) y que, una vez montados y con los documentos legales de la Aduana (gracias a Sekua) se vendían a precio de oro en Polonia, donde había que esperar años para tener derecho a un auto.

Ese pequeño negocio de Gabronik y Sekua no hubiera crecido tanto sin la aparición de Wilczek, entonces uno de los hombres fuertes del último Gobierno comunista de Polonia, con el Primer Ministro Rakowski, más interesado por su botella de whisky que por la hambruna de su pueblo en aquella época. (La última vez que lo vi lo sacaban por una puerta trasera de la Embajada de Francia en Varsovia completamente borracho…).
El trio de comunistas asociados hicieron fortuna gracias a dos golpes magistrales dignos de un Al Capone de los tiempos modernos: la aparición inesperada de la Ley de Cambio y convertibilidad interna del zloty, que permitía a los polacos comprar dólares con los zlotys que llenaban los graneros del país (se estima que ese ahorro escondido en las colchonetas de los polacos era equivalente al total de la deuda polaca: 40 mil millones de dólares).
La ley de cambio completaba la Ley-WILCZEK que permitiendo las poloninas” (empresas joint-venture con capital privado y del estado, generalmente una empresa pública) abrió las puertas a laprivatización salvajey enriqueció los viejos comunistas que, metamorfoseados en grandes capitalistas, compraron grandes empresas (que ellos mismos habían llevado a la quiebra) por el  precio de un pan…(Recuerdo aquel Jefe de Empresa que me dijo: Señor Profesor podemos comprar esta empresa con $50,000”. Solamente el terreno en Varsovia valía más de un millón de dólares…!

¿Quién estaba al corriente de esos cambios? Desde luego el trio que el primer día que fue publicada la ley de cambio ya tenían instalados en todo el país sus oficinas de cambio (kantors). El mismo Gabronik me confesó un día haber hecho 1 millón de dólares de beneficio ese primer día. A partir de entonces ya tenían suficiente “cash” para crear las poloninas que les permitió comprar por un bocado de pan, la economía polaca.
La Ley-WILCZEK y la privatización salvaje, transformaron realmente una de las más grandes  economías industriales de Europa Oriental en una de las  más grandes estafas de la historia de la humanidad: los gánsteres de la Nomenclatura polaca atracaron en plena luz y en toda legalidad la economía polaca.
La situación llegó hasta tal punto que Lech Walesa (que aún no era presidente pero que estaba al frente del mayor sindicato del país) amenazó al Primer Ministro no comunista (su aliado y amigo Tadeusz Mazowiecki) con lanzar una huelga general si el Gobierno no frenaba esa frenética apropiación de la economía polaca por parte de quienes la habían llevado a la quiebra.

La intervención de Walesa, aunque no frenó completamente el fenómeno de la privatización salvaje, permitió el traslado de la propiedad estatal de más de 8,000 empresas al Ministerio de Industria. En esa época fue mi primera experiencia en Polonia (en los años 1990) como consejero del Ministro de Industria responsable de la privatización de más de 8,000 empresas estatales. Allí vi como la Nomenclatura comunista (que no sufría ningún embargo sino todo lo contrario) había derrochado los 40,000 millones de dólares prestados por el capital internacional a los diferentes gobiernos comunistas de Polonia.

Consecuencia de ese flujo de capital fue la híper-industrialización del país, como constato en 1990 el Profesor Jeffrey Sachs de Chicago: fabricas donde las maquinarias aún estaban selladas, cooperativas lecheras donde (una de ellas de las 79 que visité) absorbieron 200 millones de dólares para las residencias privadas de los directores sin que se comprara una sola maquinaria, líneas de producción obsoletas compradas a precio de oro, etc.

En resumen, la inversión extranjera del capital internacional había permitido con la complicidad Gobierno comunista  el enriquecimiento de los únicos que tenían acceso a esos dólares y que habían mostrado su incapacidad a administrar el paisillo comunista!

Esos robos y esa indolencia del capitalismo internacional, lo pagarían más tarde los propios polacos con la famosa terapia de choqueimpulsada por el FMI y el Banco Mundial bajo la batuta del Ministro de Finanzas Leszek Balcerowicz [4]. Esa política deflacionista inspirada de los “Chicago-boysculminó con el desastre industrial de Polonia y la renuncia de mi amigo el Ministro ZAWISLAK, quien escribiría tras su renuncia un artículo contundente en el periódico Rzeczpospolita (La Republica) que terminaba con esta frase: “la política financiera deflacionista ha canibalizado la industria polaca”.

Gracias a esa política financiera  a ultranza, las instituciones internacionales entregarían de nuevo el poder político a los ex comunistas (transformados en “socialistas”) esta vez a través de elecciones democráticas y por diez años más...

Macchiavello decía que la historia no se repite sino en apariencia  porque está en manos de dos fuerzas: la virtus y la fortuna. La fortuna, los hechos externos como la riqueza, cambia constantemente de un país a otro, de un tiempo al otro. La virtus al contrario, que representa la ambición humana, es siempre la misma, cualquiera que sea la época o el lugar.

¿Volverá a repetirse la historia del pueblo polaco en nuestra pobre isla?

El pacto OBAMA-CASTRO (firmado a espaldas del pueblo cubano) simboliza la repartición de las riquezas nacionales como lo fue el pacto Molotov-Ribbentrop entre nazis y comunistas repartiéndose Polonia antes del ataque…

¿Qué lecciones podemos sacar de la historia de la implosión del comunismo en Europa Central? ¿En que se parecen los “cambios” actuales de Raúl Castro (empresas mixtas entre capitalistas y generales de su ejército) a las “poloninas” de WILCZEK?

¿Qué semejanza entre las “nuevas leyes” cubanas que permiten el empresariado privado y la Ley de WILCZEK, que daba acceso a las empresas privatizadas siempre y cuando se respectaran ciertos criterios? Criterios que en realidad solo podían aplicarse a la Nomenclatura polaca (Como me decía WILCZEK con mucho cinismo: Profesor: si se quiere privatizar solo quienes tienen los medios suficientes podrán acceder al mercado”…)

La primera lección que nos da la historia de Polonia es que no es el embargo el que causa la pobreza del pueblo: Polonia tuvo acceso a todo el capital internacional que quiso y a pesar de ello su pueblo vivía en la miseria mientras sus dirigentes tenían acceso a toda la riqueza gracias a esos préstamos.

Lo que causa la miseria del pueblo es la mala gestión y la corrupción del dinero de todos y en eso el sistema comunista nos da lecciones de historia…

La segunda lección es que, darle la oportunidad de enriquecerse más aun a la nomenclatura cubana (como será con el Pacto Obama-Castro) es darle esas riquezas que les permitirán en un futuro apropiarse legalmente de nuestras fábricas, de nuestros comercios, de nuestras empresas…De toda la economía como sucedió en Polonia, en Rumania, en Rusia…

A Raúl Castro no le interesa que el embargo se suprima para que el pueblo viva mejor ni por razones políticas. El necesita que su Nomenclatura (y en primer lugar su familia) tenga los medios financieros que les permita apoderarse aún más y legalmente de la economía nacional.

La historia del comunismo en Europa central y de países ricos con pueblo pobre como Venezuela es la prueba de esta incompetencia de los dirigentes comunistas. Si la razón de la supresión del embargo fuera solo política, si ese argumento invocado por Obama (que él sabe que no es verdad)  fuera cierto, Raúl Castro movería cielo y tierra para impedir que el embargo se suprimiera de miedo de quedar “desnudo” como el cuento del emperador.

No, su interés es poder llenar los bolsillos de sus familiares y camaradas, incapaces hoy en día de lanzar la economía del país, que poco a poco roe sus privilegios. Como decía el viejo neo-capitalista WILCZEK (con aquellos ojos de lince con que recuerdo miraba a sus interlocutores): solo quienes tienen los medios podrán acceder al mercado.! ¿Y quien tiene hoy en día los “medios” en Cuba?: ¡La familia Castro Ruz!

¿Es ese el  futuro que queremos para Cuba?

Por Francisco Condis y Troyano 

Profesor Honorario de Economía (Universidad Católica de Lovaina Bélgica)
Ex Consejero del Ministerio de Industria en Polonia
Representante en Europa Central de Cuba Independiente y Democrática (CID).


Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad


[1] Fallecido el mes de abril  2014, véase los comentarios en The Economist   May 16th 2014.
[2] Sekua se suicidó de manera extraña de un tiro en la nuca cuando violo las “leyes” de la mafia rusa con quien había establecido negocios.
[3] Gabronik está actualmente en prisión perseguido por crimen y robo al estado. 
[4] L. Balcerowicz, 800 dni Szok kontrolowany ( Los 800 días. Choque controlado) Polska Oficyna Widawnicza BGW, Warsaw 1992, 318 paginas.


0 comments:

Publicar un comentario