miércoles, 21 de enero de 2015

El problema de la (falta de) vivienda en Cuba

Una mujer tiende la ropa en un balcón de su casa en La Habana  EFE


Los problemas de la vivienda son complejos y difíciles en toda América Latina. Dos tercios de las familias de Nicaragua, Bolivia, Perú y Guatemala habitan edificaciones incompletas. Más de la mitad de las familias de Caracas, Buenos Aires, Sao Paulo, Río de Janeiro, Ciudad México y Quito, habitan viviendas precarias construidas por quienes viven en ellas. Una de cada cinco carece de electricidad, agua e instalaciones sanitarias.

En 1959, aunque existían situaciones difíciles, la situación de la vivienda en Cuba era mejor que en muchos países del continente. En los años iniciales se construyeron diversas edificaciones de calidad para la población, pero después de 56 años de improvisación, planes descabellados, escasez de materiales de construcción, precios abusivos, y falta de mantenimiento y reparaciones de las viviendas existentes, se ha creado un caos sin solución. El Estado quiso dirigir y administrar todo, desde el reparto y entrega de viviendas a los planes constructivos o la venta de inodoros, puertas, tuberías o puntillas. Hoy en Cuba hay casi 3.9 millones de viviendas, y un déficit de 600 mil. De cada 100, 85 necesitan reparaciones, intermedias o totales. Quienes viven ahí no tienen a donde ir. Y el problema se agrava continuamente.

Las micro-brigadas aliviaron parcialmente la situación en los 70 y 80, con edificios feos y de mala calidad, y después se paralizaron. Hace unos años Raúl Castro se olvidó de ellas y autorizó la construcción con medios propios, y créditos para construir. Pero la escasez de materiales, los precios excesivos, y la corrupción en los puntos de venta, dificultan construir así. Fabricar una vivienda modesta en Cuba cuesta entre 6 y 8 mil dólares, ó 150 y 200 mil pesos cubanos. ¿Cuántos cubanos pueden gastar eso?
  
Los expertos de América Latina insisten en dar participación al sector privado para la construcción de viviendas económicas, asignar áreas para nuevas viviendas, y que los gobiernos aseguren la infraestructura (caminos, acueducto, alcantarillado, electricidad), promuevan créditos a bajo costo, y entreguen títulos de propiedad. Nada de eso hace el castrismo, interesado en construir instalaciones para el turismo y viviendas aceptables a las fuerzas armadas y el ministerio del interior, mientras los jerarcas disfrutan como siempre palacetes ya existentes en la Cuba que destruyeron.

La solución del problema de la vivienda en Cuba solamente llegará cuando desaparezca esta dictadura de más de medio siglo que no se preocupa de ninguno de los verdaderos problemas del pueblo.

Por Yandris Espino.  

Foto: Una mujer tiende la ropa en un balcón de su casa en La Habana  EFE





Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad

0 comments:

Publicar un comentario