jueves, 27 de octubre de 2011

Repsol dicta la política exterior de España

Teodoro Obiang,"el gobernante más asesino y ladrón del mundo", el Ministro de Relaciones Exteriores Miguel Ángel Moratinos y el Presidente del gobierno español José Rodríguez Zapatero

Antonio Brufau, presidente de Repsol



El Rey y Gadafi entraron en el Palacio de El Pardo, donde tuvo lugar el almuerzo, en el que también estuvieron presentes altos mandos militares y civiles, entre otros el ministro de Cultura, César Antonio Molina, de Sanidad, Bernat Soria, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruíz-Gallardón. Además, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ofrecerá esta noche en Moncloa una cena en honor del coronel libio.

Por años los cubanos nos hemos sentidos ofendidos por la política de amistad y cooperación de España con la tiranía castrista. No somos el único pueblo cuyo dictador es tratado como un gobernante legítimo por el gobierno español.

El periodista español Gervasio Sánchez, un experto en África y un conocedor de la relación entre el gobierno español y la firma petrolera Repsol, ha documentado la complicidad entre esta empresa, el gobierno español y varias dictaduras.

En el caso cubano, antes de conocerse que en aguas territoriales puede encontrarse petróleo en cantidades comerciales, ya la política española estaba supeditada a los intereses de los empresarios españoles en el campo turístico. Por estas razones han tratado al castrismo con una mano de seda y un leguaje hipócrita.

Similar caso es el trato del gobierno español y del Rey Juan Carlos con uno de los dictadores y criminales más corruptos de África: Teodoro Obiang, tirano de Guinea Ecuatorial desde el golpe de estado del 3 de agosto de 1979.

Obiang fue definido por Frank Rubby, ex embajador norteamericano en Guinea, como "el gobernante más asesino y ladrón del mundo". Amnistía Internacional y otras asociaciones internacionales lo acusan de tortura y constantes violaciones de los derechos humanos.

En dos artículos escritos en el 2009 Gervasio Sánchez describe la componenda del Ministro de Relaciones Exteriores Miguel Ángel Moratinos, el presidente de Repsol Antonio Bifrau y José Rodríguez Zapatero con regímenes que violan los derechos humanos en el mundo.

A continuación algunos de los párrafos de esos dos artículos:

“Antonio Brufau, presidente de Repsol, ya ha conseguido su principal objetivo: dictar la política exterior de España. Aunque no es la primera vez que ocurre en nuestra reciente historia, nunca se había hecho con tanto descaro y proselitismo”.

“Se imaginan qué hubiera pasado en este país si el gobierno de José María Aznar hubiera tenido un comportamiento parecido. Solemos quejarnos de los cínicos intentos de las petroleras estadounidenses, anglo-holandesas o francesas de influir sin rubor en la política exterior de sus gobiernos haciendo oídos sordos a los informes más críticos sobre los derechos humanos. ¿Ponemos en la misma lista a Repsol y Zapatero, entonces?”.

“Empecemos por Guinea Ecuatorial. Moratinos rellena la última visita con propaganda barata: llama proceso de apertura gradual al intento del dictador Teodoro Obiang de perpetuarse en el poder y humaniza al tirano porque es el dueño del tercer país productor de petróleo de África después de Nigeria y Angola”.

“Desde la llegada de Zapatero al gobierno, Repsol ha multiplicado las presiones para que España se pertreche en 'la cartera de oportunidades' que favorece la Guinea de Obiang y su vergonzosa familia”.

“En 2006, Moratinos y Brufau se dieron una vuelta por el país para reducir las tensiones. Se firmaron varios contratos de prospecciones petrolíferas a cambio de promocionar una visita a nuestro país del tirano y hacer borrón y cuenta nueva”.

“Obiang fue recibido con honores de Estado durante su visita oficial a Madrid en noviembre de 2006, un viaje que incluyó reuniones con el Rey Don Juan Carlos y el Presidente José Luis Rodríguez Zapatero”.

“Aunque el tiro salió por la culata cuando el Congreso de Diputados se negó a recibirle. Manuel Marín tuvo que esconder la medalla que deseaba colocar en el cuello a nuestro querido dictador”.

“Plácido Micó, líder de Convergencia para la Democracia Social y único parlamentario opositor, no ocultó su malestar: "Esperábamos más pero al final a España, como todos los occidentales, lo único que les interesa es priorizar las buenas relaciones con el régimen porque tiene petróleo".

“A principios de julio Moratinos y el presidente de Repsol, Antonio Brufau acudieron a la República de Kazajstán para la toma de posesión de Nursultan Nazarbayev, que lleva en el cargo desde que el país se declaró independiente a principios de la década de los noventa y que, además, tiene poder de veto sobre la legislación aprobada por el Parlamento. Las libertades de pensamiento, de conciencia y de religión, de expresión y de reunión están seriamente limitadas, según informes de organizaciones humanitarias”.

“Otros dos países visitados por la delegación político-energética fueron Uzbekistán, gobernado como si fuera una dictadura por Islom Karimov desde hace casi 20 años y que suele ganar elecciones y referendos fraudulentos por porcentajes del 90% a base de comprar los votos necesarios a sus rivales políticos. Los tribunales uzbekos siguen admitiendo confesiones arrancadas por el uso generalizado de la tortura”.

“Y Turkmenistán, considerado como uno de los más represivos y dictatoriales del mundo, donde el presidente actual, Kurbanguly Berdymukhamedov, y su predecesor, Saparmyrat Nyýazow, muerto hace tres años, siempre ganaron las elecciones con el 90% de los votos de casi el 100% de los votantes. Gracias a sus grandes reservas de petróleo y gas se ha convertido en uno de los países más deseados del mundo. Pero todos los medios de comunicación nacionales están controlados por el Estado y las autoridades suelen bloquear los sitios web que publican información no deseada, según Amnistía Internacional”.

“También en Venezuela:

La visita de julio de Moratinos y de su fiel escudero Antoni Brufau a Venezuela concluyó con la firma de varios contratos y convenios con diferentes empresas españolas, incluida la omnipresente Repsol. Todo a cambio de mantener cerrado el grifo de la crítica.

Con Gadafi:

La última escala de un verano desmelenado y con sabor a petróleo ha coincidido con la fastuosa conmemoración del cuarenta aniversario del golpe de Estado de Muamar el Gadafi en Libia.

El deseo de Moratinos y de su mentor Brufau ha sido consolidar proyectos concretos en el sector de hidrocarburos. Ya lo anunció Gadafi en Sevilla a mediados de diciembre de 2007: "Podemos hacer un gran negocio de 12.000 millones de euros".

El petróleo hace el milagro de apaciguar las críticas, de suflar proclamas más curiosas de las bocas más pecaminosas y de pisotear sin arcadas los derechos humanos.

Ese es su poder y a él nos debemos. ¿Verdad señores Zapatero, Moratinos y Brufau?

Fuentes:

Repsol dicta la política exterior de España (I)
Repsol dicta la política exterior de España (II)
Verdad y Justicia, por Dios

(Repsol y España) Está en su casa, señor dictador

0 comments:

Publicar un comentario