lunes, 10 de octubre de 2011

Huber Matos: Cerremos filas


CERREMOS FILAS Y ADELANTAREMOS EL AMANECER DE LA LIBERTAD

Los cubanos nos hemos equivocado unas cuantas veces acosados por la necesidad de dar respuesta a la traición y a todas las ofensas que hemos venido padeciendo como pueblo y nación desde hace un largo medio siglo Lo que incluye, entre otras humillaciones, la degradación de nuestra república a la condición de satélite y peón mercenario de la ya desaparecida URSS; y de refugio y base de operaciones de narcotraficantes y terroristas internacionales, etc., etc. Para terminar en lo que es Cuba desde hace varias décadas: Un feudo cuartelero, empobrecido y prostibulario, con miles de hogares enlutados y familias separadas; más un reto reivindicador que nos señala la historia.

Vale la pena hacer lo que la conciencia nos dicta frente a ese persistente reto, que no hacer nada. Porque, sin incurrir en el absurdo de creer que somos más valientes y capaces que otros pueblos, estamos obligados al rescate de nuestros derechos como pueblo y nación. Y obligados a ser consecuentes con nuestras raíces. No hay dudas de que esas raíces, a las que hace referencia nuestro Himno Nacional (el Himno de Bayamo) y presentes a lo largo de nuestra historia, nos exigen ser solidarios con todos los valientes y las valientes que en tiempo y circunstancias disímiles, se sacrificaron en el empeño de una Patria Libre.

La tiranía que padecemos, impuesta por la traición de los Castro Ruz y sus cómplices, agoniza irremediablemente, tras cinco décadas de ofensas y absurdos de todo tipo, aunque es evidente el propósito o empeño de vendernos su continuidad bajo el disfraz de modelos asiáticos, ignorando que Cuba no es Corea, ni Vietnam, ni China, sino una isla caribeña, pequeña en extensión, pero con una digna tradición de rebeldía en defensa de la libertad y demás valores que dignifican al ser humano.

El cacareado VI Congreso del Partido Comunista Cubano no fue otra cosa que un show politiquero de acomodo continuista. Y todas las iniciativas que vengan de la Cúpula Castrista, independientemente del decorado, serán anzuelos con la misma carnada, llámense cuentapropismo o como quieran llamarle. No hay soluciones válidas en tanto se ignore al poder soberano del pueblo.

¿Cómo van a democratizar el sistema y a promover el bien del pueblo los mismos señores que han enlutado muchos miles de hogares a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional, y que no se cansan de atormentar, perseguir y hambrear al sufrido pueblo cubano?

¿Es que se ignora quién autoriza o quién ordena la actual ofensiva de acoso y los brutales atropellos que se cometen contra las Damas de Blanco, contra los dirigentes y militantes del Partido Cuba Independiente y Democrática (CID) y contra los opositores en general? ¿Tenemos tan poca memoria los cubanos que ya hemos olvidado los horrores de la prisión política, los miles de fusilados, las celdas tapiadas; la historia tenebrosa de “Villa Marista”, el hundimiento del “Remolcador 13 de Marzo”, el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate y otras muchas “hazañas” de las cuales son responsables Fidel y Raúl Castro Ruz y sus esbirros más señalados?

En el Ministerio de las Fuerzas Armadas (MINFAR) y en el Ministerio del Interior (MININT) hay muchos militares que nada tienen que temer al amanecer de la Nueva República, porque no cargan con crímenes a cuesta y son potenciales aliados del pueblo cubano. Y en el suelo patrio y en el Exilio hay millones de personas de nuestra nacionalidad que están conscientes de la tragedia derivada de la traición castrista. ¿Será imposible el abrazo del pueblo y nuestros militares para ponerle fin al drama nacional y fundar la Nueva República?

3 comments:

Anónimo dijo...

NO, No es imposible. Pero alguien tiene que dar el primer paso. No podemos pretender un abrazo del pueblo y nuestros militares mientras las organizacionrs cubanas en el exilio no se abrazan en si mismas
Marta
Cultivamos Una Rosa Blanca

10 de octubre de 2011, 9:55
Isac Ramon dijo...

Estamos trabajando para unir los cubanos hacia la libertad,cada cubano debe sentìr la responsabilidad del cambio a la democracia sin violencia,por exigimos al regimen un stop a la violencia.

10 de octubre de 2011, 12:45
Huber Matos Araluce dijo...

Condicionar los acontecimientos en Cuba a lo que hagan o no las organizaciones del exilio es una proposicion que libera a los militares de su responsabilidad ante el pueblo cubano y la historia.

11 de octubre de 2011, 7:11

Publicar un comentario