lunes, 24 de octubre de 2011

Huber Matos: Repsol y sus ejecutivos estarán obligados a pagar un alto precio por su complicidad


Miami, 21 de octubre de 2011


Sr. Antonio Brufau
Presidente Repsol YPF


Señor Brufau:

Mientras la muerte de Laura Pollán indigna a nuestra nación y el castrismo reprime a los cubanos que reclaman sus derechos, una plataforma de exploración se traslada hacia nuestro país para materializar la alianza entre la empresa que usted representa y la tiranía castrista. En el mundo de hoy esto no se puede justificar con el sofisma de que los negocios están por encima de la política. Las utilidades de Repsol no son más importantes que los derechos humanos del pueblo cubano.

Es cierto que el contubernio entre capitalistas y dictadores es más frecuente de lo que debiera ser. Se venden armas a tiranos que las usan contra sus pueblos y se explotan conjuntamente recursos naturales que les sirven para apuntalarlos en el poder. La trata de esclavos fue un negocio común, pero esto no la convirtió en nada ético ni cristiano. Como no lo son hoy los negocios con Bashar al-Assad en Siria ni lo fueron ayer con Moamar Gadafi en Libia.

Los miles de cubanos demócratas asesinados, encarcelados y exiliados durante cinco décadas no son una fantasía sino el resultado de la guerra de la tiranía castrista contra su pueblo. Entre los negocios, la guerra y la política hay una lógica infalible. Sin dinero no se puede hacer la política de la guerra y quien la hace sin recursos la pierde. El castrismo está en quiebra económica, ideológica y política. Por primera vez en medio siglo el pueblo cubano puede derrotarlo y alcanzar su libertad.

Si Repsol hace negocios con esa tiranía, Repsol la fortalece. Ese régimen se volverá más agresivo y criminal contra nuestro pueblo. No creemos estar dándole ninguna lección de ética, de estrategia o de historia. Al aliarse con el enemigo del pueblo cubano, Repsol le hace la guerra al pueblo cubano. Todas las empresas capitalistas socias del castrismo son corresponsables de sus atropellos y sus crímenes.

Usted conduce a Repsol a la guerra. Una guerra que perderá porque el castrismo va camino al despeñadero. Cuba democrática no reconocerá ningún compromiso con su empresa. Por el contrario, Repsol y sus ejecutivos estarán obligados a pagar un alto precio por su complicidad.


Huber Matos Benítez
Secretario General
Cuba Independiente y Democrática (CID)




0 comments:

Publicar un comentario