jueves, 26 de mayo de 2016

Cuando se vive esto día tras día, lo que deseo es estar muerta


Holguín 8 de Mayo del 2016.  

De: Beatriz Sabina Sanz Rasmusen, con residencia permanente en la Calle 26 # 27 altos % 25 y 27 Reparto Pueblo y con numero de carnet permanente 660221909538.

Me dirijo a ustedes con el propósito de darle solución definitiva a los asuntos más apremiantes de mi vida en estos momentos, con relación a garantizar el sustento físico y material de mi hijo y de mi persona.  Soy una mujer que vivo solo con mi hijo en una casa encima de la de mis padres y que yo hice como pude.

Mi hijo se llama Luis Alberto Guisado Sanz y estudio en la Marina en La Habana. Sin embargo en estos momentos se encuentra incapacitado físicamente, como resultado de un accidente de tránsito.   El día del accidente el andaba en una bicicleta por su senda por la carretera central vía el Coco, exactamente en la curva del nocturno a las 7:10 de la tarde noche, de pronto fue impactado por un camión, cuyo chofer estaba en estado de embiagrez. El resultado fue que Luisito perdió la mitad de la masa cefálica, entre otras lesiones que lo dejaron incapacitado totalmente. Está vivo gracias a Dios.



Se realizó un juicio sin dictamen de medicina legal en el tribunal municipal popular de Holguín, el 14 de Enero de 2014, en la causa 304 del 2013 y el expediente fase preparatoria 101 de 2013, el chofer que atropello a mi hijo se llama Manuel González Ramos. No tengo como probar que el chofer conducía borracho. Lo sé porque el policía que atendía el caso esa noche lo dijo pero yo como estaba en el asunto de mi hijo en ese momento no le preste atención a eso, no conozco al policía solo de vista, pero no se presentó ni al juicio lo que ese detalle de la bebida no consta en el proceso ni en la vista, entiendo que eso se debe a que el padrastro del chofer es teniente coronel del MININT.

La sentencia dice que Pedro (entre otras cosas) debe de abonar como indemnizacióndel perjuicio y la reparación del daño material causado $9635.90, a través de la caja de resarcimiento, importe que se utilizaría para sufragar los gastos relacionados con las tres operaciones que debe de afrontar mi hijo, pero es la fecha que aún no he visto ni medio centavo de esto. 

He realizado varias gestiones al respeto, pero la última me decepcionó totalmente, ya que encuentro todo este esfuerzo absurdo, burocrático y ofensivo.  Pienso que detrás de todo lo que piden esta la clara intención de no querer darme lo que necesito y que desgraciadamente me corresponde, por la situación en que ese hombre dejo a mi hijo que no hay dinero que repare ese daño. 

La recepcionista me dijo que debía de ir a la notaria a solicitar un poder de mi hijo para que yo (con ese documento) pudiera cobrar ese efectivo. Hago los trámites pertinentes los que resultaron en un peloteo y humillación ya que me sentí como pidiendo limosna. Fui al bufete y allí me dijeron que era en fiscalía, cuando llegue a fiscalía me dicen que era en el bufete y luego me dicen que era en notaria. 

Fui a notaria y allí me piden que tengo que contratar un abogado, comprar sellos hacer una cola interminable para que al final le pongan un tutor a mi hijo. No entiendo que si al final yo soy la madre de Luisito tenga que buscar un tutor, además no tengo tiempo ni dinero para contratar un abogado, buscar sellos, viajar al pueblo, siempre corriendo con la preocupación de mi hijo y además de mi madre que tiene 81 años y está recién infartada, todo esto es a grandes rasgos, ya que si me pongo a decir los problemas de salud de mi madre y mío tendría que hacer un documento solo para eso.

El chofer dice que él no tiene que pagar ninguna mensualidad para Luis, y yo no puedo trabajar aunque quiera, porque a Luisito hay que hacérselo todo, es por esto que mi situación es deprimente.

El padre de Luisito tiene su vida y no se siente obligado a darle nada a que dice que Luis es mayor de edad. En el momento del accidente hacia un año y medio que estábamos divorciados por lo que se llevó todo lo de la casa y no me dejo ni cama para dormir. 

Con el  accidente mis problemas se agudizan y mi hijo con el cual siempre conté por ser bueno y de gran corazón, tampoco puede ayudarme. 

Estoy consciente de que la dirección de la provincia y el gobierno no son culpables del accidente que le paso a mi hijo, pero sí creo que deben y pueden ayudarme de una forma más abreviada y no con este peloteo. Debo de agregar que fui a la INASS y allí me dieron una pensión de $190 y los medicamentos de mi hijo y mío los más caros gratis, pero la parte de la alimentación para mí es muy difícil, además no tengo ni televisor, ni refrigerador, ni lavadora, ni equipos de cocción de ningún tipo, mi casa no tiene las instalaciones necesarias para que mi hijo tenga facilidad de saciar sus necesidades personales afectándome a mí también. 

Fui a la vivienda y me aprobaron un subsidio (después de maltratarme). Me aprobaron la terminación de lo que ya tenía echo, pero luego los técnicos dijeron que lo único que me aprobaban era la conservación de lo que tenía es decir nada.

Pienso que además necesito un teléfono (el cual me negaron) pues mi hijo convulsiona a cualquier hora y yo con el no puedo (tiene 28 años) por lo que tengo que llamar a los vecinos para que me ayuden, además yo vivo en alto y por otro lado apenas puedo moverme de la casa por lo que la mayoría de los asuntos tengo que gestionarlo por teléfono.

En cuanto al televisor y al refrigerador esta de más decirles de que yo los necesito, que no son para lucro ya que la mayoría de los medicamentos de mi hijo deben de guardarse a esa temperatura (frio) pues si no se descomponen. En el caso del televisor a Luisito le gusta verlo y lo entretiene además de mantenerse tranquilo.

Otra de las cosas que me preocupa es Yúnior mi nietecito, hijo de Luisito, deben de imaginarse su situación ya que su padre en ese estado no puede hacer nada por él. 

Esto es la esencia de lo que debo decir, pues cuando se vive esto día tras día, lo que deseo es estar muerta, pues a veces creo que no puedo con todo, gracias a dios es que estoy sobrellevando esta prueba.

De mis sentimientos y mi estado de ánimo mejor ni hablar.

En espera  de su atención y ayuda,  Beatriz
   
(Entregado al gobierno provincial el 10 de mayo del 2016 a la persona de atención a la población quien se negó a firmar el acuse de recibo).


Defensor del Pueblo Pedro Pablo Celestrin Reina



Regresar a página central CubaCid.org

 
     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad
Huber Matos
Siguenos en:
Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected


0 comments:

Publicar un comentario