viernes, 26 de julio de 2013

¿Por qué la disidencia no es un referente para el cubano de a pie?


Por Iván García

Mis vecinos piensan exactamente igual que muchos opositores. Están tan molestos con el gobierno de los hermanos Castro como cualquier disidente. No son pocas las noches que debo escuchar quejas y críticas subidas de tono hacia el régimen del General Raúl Castro.

Las causas de los disgustos son disímiles. Desde lo costoso de llevar comida a la mesa, salarios bajos, una absurda doble moneda, hasta precios por las nubes de productos básicos y corrupción en todos los niveles.

Por menos que eso, en Brasil la gente se tiró a la calle a protestar. En Cuba, la válvula de escape de las personas es la sala de su casa. No se cansan de murmurar y lamentar su mala suerte.

Cuando a trabajadores se les pregunta por qué no se sindicalizan de forma independiente o junto a las amas de casa salen a la calle a sonar cacerolas y quejarse así por la carestía de la vida, ponen caras de tontos y la respuesta invariablemente suele ser, “no soy un héroe” o “si otros lo hacen, yo me sumaría”.

“¿Por qué no se asocian a un grupo opositor?”, pregunto. Ninguno confiesa tener miedo, prefieren decir que no desean poner en riesgo a su familia. Otros alegan que no confían en la disidencia. O que a ellos ningún opositor se les ha acercado con una propuesta.

Ése es un punto interesante. Es raro que en un barrio de La Habana -menciono la capital por ser donde resido- no viva un disidente. La mayoría de los opositores sufren las mismas carencias que los ciudadanos comunes. Incluso más, pues por lo general son acosados por los servicios especiales.

Mi apreciación es que la oposición no ha sabido aprovechar el evidente descontento popular para sumar adeptos. Viven enclaustrados en su propio mundo. El de las charlas, reuniones y debates entre ellos mismos y ahora, viajes al extranjero. Sus proyectos no son conocidos dentro de Cuba. El cubano de a pie ni siquiera se entera de qué va la disidencia.

Mientras, la gente sigue disgustada  por el ineficiente servicio del transporte público. A diario se queja de la mala calidad del pan. Ve como los contenedores se desbordan de basura sin que pasen los camiones a recogerla. Y cada noche observa cómo las calles de su municipio se convierten en ríos, por los salideros de agua.

No creo que los periodistas oficiales defensores a ultranza del régimen, desconozcan que sus vecinos están irritados por el retroceso cualitativo de la educación pública. O la poca profesionalidad de muchos médicos.

Ocho de cada diez personas con las que hablo  en la calle no apoya al régimen de Castro. La oposición nunca ha sabido capitalizar ese enojo. Está más preocupada en dar a conocer sus propuestas fuera de las fronteras de la isla.

Debido al acoso, los agentes secretos infiltrados  y su misión de dividir, la Seguridad del Estado les dificulta su labor. Los medios del régimen nunca le han dado espacio a la disidencia para que den  a conocer sus puntos de vista. Y no lo harán. Por tanto, ese espacio hay que ganárselo a pulso.

La labor de un partido opositor es captar miembros. Creo que no es demasiado difícil encontrar en calles y parques, en las colas y paradas de ómnibus, a hombres y mujeres dispuestos a escucharlos. La disidencia debiera hacer trabajo comunitario, enfocarse más en los problemas de su barrio, de sus vecinos, aliados naturales.

Cierto que alistar a gente escéptica con la política no es tarea fácil. Los políticos no están de moda. Y muchos indignados ven también a la oposición como una ‘banda de vividores y oportunistas’.

Es el mensaje que el gobierno lleva años enviando. Desmontarlo no es simple. Y el comportamiento de ciertos disidentes tampoco ayuda. Algunos se enrolan en la oposición para  ganarse el estatus de refugiado político y marcharse a Estados Unidos.

Existe una disidencia golondrina. Y no falta quienes combaten con sus ideas al régimen y son narcisistas de libro. Los proyectos políticos son válidos si parten de grupos, no de personas.

En determinados disidentes se nota una tendencia preocupante: los proyectos de los otros no cuentan. O sí. Para descalificarlos. Usan  las mismas armas que el gobierno: conmigo todo, fuera de mí, nada.

Las calumnias y descalificaciones entre ellos son frecuentes. Cuando alguien no comparte sus opiniones, lo primero que sueltan es “fulano es agente de la seguridad”. Sin aportar pruebas.

Es la manera más rápida de etiquetar a un adversario de criterios. Por esa vía no se sacará nada en limpio. Es el régimen quien gana puntos teniendo todo el tiempo a los disidentes peleando entre sí.

La oposición se asemeja a una pasarela de vanidades. Y siento decirlo. Pero cada vez que acudo a un evento o converso con algunos opositores, me dejan un mal sabor de boca.

Si hasta el momento no han sido un referente válido entre los cubanos de a pie, en parte, es culpa suya. Por encima de egos y protagonismos está el futuro de Cuba. Se debiera cambiar de táctica. La autocracia criolla, mientras tanto, hace lo suyo. Y traza sus estrategias intentando colonizar a la disidencia.

Mis vecinos quieren un cambio de gobierno y de sistema. Han crecido en un manicomio ideológico que no es capaz de producir un vaso de leche para el desayuno o elaborar con calidad un par de zapatos. No confían en los hermanos Castro.

Tampoco en los disidentes. La oposición cubana ha hecho muy poco para ganárselos.
Julio 24, 2013


Foto: Una de las tantas colas que cada día hacen los cubanos.Tomada del blog de Tania Quintero.


Regresar al blog CubaCID
  
 Regresar a página central CubaCid.org


   


Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

6 comments:

Antonio Gómez Sotolongo dijo...

En este artículo el autor se pregunta y se responde, no entiende por qué la disidencia está tan encerrada, pero acepta que entre los ciudadanos inconformes “Ninguno confiesa tener miedo”, pero todos lo tienen. También explica las causas del terror al reconocer que los disidentes “por lo general son acosados por los servicios especiales”. Lamenta que los disidentes “Viven enclaustrados etc.,” pero cómo pudiera ser de otro modo si están acosados y los de a pie hacen oídos sordos. Así el autor se canta y se llora al mismo tiempo durante todo el artículo para caer en la mismas descalificaciones y ofensas que hace Granma a los opositores. Aunque finalmente no reconoce que la muerte es una razón demasiado grande para escapar de cualquier país, una muerte que le anuncian una y mil veces a los opositores los agentes de la seguridad. Es el primero que leo de este autor, pero la bolita va por la misma canalita del discurso oficial. Por esto, entre otras cosas que se cuentan en este artículo, la oposición en Cuba no consigue consolidarse, ni dentro ni fuera de Cuba.

26 de julio de 2013, 19:36
AMPO dijo...

Antonio la oposicion no se consolida por que no le da la gana. El gob cunano no tiene nada que ver con eso. En USA tienen la libertad del mundo para organizarse ja ja y cuando uno mira para alla es puro disparate lo que ve. Es tal el relajo y el circo que se la dan de periodistas dando tal o mas cual "noticias" sin tener una puta idea de lo que es periodismo. Se llenan de noticias especulativas que luego tienen que tragarse pues se dan cuenta de que exageraron un poco. No se cuantas veces han matado a Fidel, cuantas veces mataron a Chavez... y es que querer una cosa no significa especularla como si fuera una verdad. Esto es lo que pasa que nadie les cree porque se le da mas bien lo del circo que lo serio.
Luego lees a gente como Hubert Matos que están de acuerdo con el embargo americano y como el muchos... y me pregunto como es posible que anden pidiendo justicia defendiendo cosas que son ilegales?
La disidencia debe encontrar la forma de educarse y maquillar esa imagen que tan facil es de opacar por el regimen.
Recuerdo un encuentro que promocionaba el sitio en Facebook "Por el levantamiento popular" sobre "Por otra Cuba" cuando le pregunte a los admins del sitio como podia contactar con los de Por otra Cuba para saber donde rayos y a que hora era el supuesto encuentro ellos no tenían ni idea de como contactarles, ni les conocían... ni nada por el estilo.
Y la pregunta es: A que rayos se dedican? Están aburridos y les da por fingir ser periodistas o opositores?
Vivo en Cuba y la verdad nunca me he topado con nadie de la oposicion ni se como rayos encontrarles y si cuando les encuentre estaré de acuerdo con la mayoría de los microgrupos que andan a lo suyo.

27 de julio de 2013, 1:33
Huber Matos Araluce dijo...

¿AMPO en que legalidad te amparas para considera el embargo como ilegal?

Si el embargo fuera ilegal de acuerdo a las leyes internacionales ya los Estados Unidos habria sido acusado formalmente ante un tribunal y juzgado. Si el tribuna no existe se debe a que no hay ley internacional que lo ampare.

¿Es tambien ilegal el embargo a Corea del Norte, al regimen sirio y al irani?

¿Fue ilegal el embargo a Africa del Sur?

Pero en resumen, ¿donde esta la ilegalidad del embargo?

28 de julio de 2013, 12:15
Huber Matos Araluce dijo...

Decir que la oposicion no se consolida porque no le da la gana es una manera muy simple de ver un problema muy complejo.

28 de julio de 2013, 13:16
Anónimo dijo...

100% de acuerdo Huber Matos (supongo que "hijo"), veo un panorama muy negro, demasiado complejo para solucionar a corto plazo, pero tengo la costumbre de mirar los problemas solo para encontrarles soluciones por eso quiero introducir un tema, ya viejo pero abandonado.
¿Qué pasaría si alguien consisguiera llevar a cabo con exito el magnicidio de Raul Castro ahora mismo?
¿Cual sería la secuencia de acontecimientos que se desencadenarian? Es que dandole vueltas me parece la unica solución a corto o mediano plazo.
saludos
El Hobbit

30 de julio de 2013, 6:20
Anónimo dijo...

a la disidencia nadie la respeta en cuba porque lo que hacen es vivir bien del dinero que reciben y eso lo saben los cubanos, viven de eso pero nada hacen por resolver los problemas y si el embargo es legal porque la mayoria en la ONU vota en contra de el y no le sirve de nada, de esa disidencia dentro y fuera de cuba han vivido muchos, a muchos le conviene el embargo y no la reconciliacion, porque si algo tienen los cubanos es valor, esa es mi pregunta, donde esta el residente que se hace respetar para que lo sigan, no existe entre ellos mismos estan divididos y tambien con la misma cantaleta, el embargo no afecta al que gobierna afecta al pueblo que dicen querer y ayudar mucho, cual es el problema para quitarlo, 54 años viviendo del mismo cuento y nunca han hecho nada, donde esta la valentia y el coraje, ahora todos estan viajando, ¿quien paga? ¿Que resuelven?

1 de agosto de 2013, 21:58

Publicar un comentario