domingo, 1 de abril de 2012

HUGO CHÁVEZ CAMBIA DE COMANDANTE


Al llegar a Venezuela el 17 de marzo, Hugo Chávez pronunció un discurso rimbombante y superficial. Habló y repitió sobre la fuerza indómita que sentía al llegar a su país.

Agradeció al Cardenal Jaime Ortega y al Nuncio Apostólico Bruno Musaro la misa que celebraron por su salud. Pero lo que más llamo la atención fue la reiterada mención del “Comandante Jesús”. El que lo iba a proteger.

Antes, Chávez no perdía la oportunidad de agradecerle al Comandante Fidel por sus cuidado y sus consejos. Era claro que le atribuía la cura total del cáncer. Pero Chávez parece haber perdido la fe en este Coma andante y lo ha cambiado por el “Comandante Jesús”.

Roger Noriega, ex embajador de los Estados Unidos ha declarado que a Chávez no le extirparon todo el cáncer en La Habana porque requería una recuperación muy larga. Opinión que también compartían los médicos cubanos.

Otros profesionales extranjeros que atendían el caso estaban en desacuerdo. La opinión de los cubanos fue determinante. Chávez decidió regresar a Venezuela para preparar la transición. Según Noriega y otras fuentes la vida de Chávez se acorta.

Chávez acaba de regresar a Cuba 72 horas después de haber llegado a Venezuela. Antes de salir hacia la isla reiteró:

“Me aferro a Cristo, no es tiempo de morir, es tiempo de vivir para seguir viendo la vida de la patria nueva, la patria buena…“Pido a Dios y a Cristo redentor, nuestro Señor, me ayuden, además del amor del pueblo, a vencer también esta batalla para seguir viviendo junto a ustedes muchos años más”.

Sus declaraciones parecen confirmar la gravedad del cáncer. Es comprensible que ante del fracaso de los cuidados de su idolatrado Fidel, Chávez se abrace al “Comandante Jesús”.

No es de extrañar que en estas circunstancias Fidel y Raúl Castro se hayan abrazado a la Iglesia Católica y al Papa para que los salve de la crisis en que entrará Cuba si Venezuela deja de subvencionar un régimen en la quiebra.


Fuente: La Nueva República

1 comments:

PANCHO dijo...

Quién iba a decirlo: los ateos de ayer se aferran hoy a la fe como último salvavidas de sus revoluciones!

1 de abril de 2012, 16:39

Publicar un comentario