sábado, 7 de abril de 2012

EMBARGO EN TIMBUKTU



Un siglo antes de Cristóbal Colon, los predecesores africanos del rey de reyes, Mansa Musa, perdieron la vida intentando cruzar el Atlántico. Los barcos, hombres, agua, oro y comida que llevaron a una travesía que podía durar años no fueron suficientes, faltó la suerte.

Por esas desgracias a Mansa Musa le lleg
ó el turno de reinar y en 1332 comenzó el tradicional peregrinaje a la Meca. Lo acompañaron sesenta mil hombres y, doce mil esclavos cargando cada uno cuatro libras de oro. Su generosidad con los pobres fue tal que llegó a devaluar el valor del oro, dislocando la economía de aquellos tiempos.

De regreso de la Meca, Mansa Musa conquistó Timbuktu y lo anexó al imperio Mali. Convirtió a la ciudad en el centro de enseñanza islámica de África. Astrónomos, matemáticos, juristas, expertos del Islam y el rico comercio dieron vida a la ciudad. En Timbuktu todavía existen 700,000 documentos islámicos.

Hoy Timbuktu, despojado de su glorioso pasado, sigue siendo parte de Mali, donde hace dos semanas un golpe militar dio fin a dos décadas de tradición democrática. El golpe no dejó de tener cierta popularidad entre la gente.

Sin embargo, los quince países que forman la Comunidad Económica de Estados del África del Oeste (ECOWAS) decretaron un embargo contra Mali, exigiendo el regreso de la democracia.

Una de las medidas punitivas fue el cierre de las fronteras que, en el caso de Mali, equivale a un bloqueo. Negaron a Mali el uso de los puertos de los países miembros de ECOWAS y ordenaron congelar sus cuentas en los bancos.

Los gobiernos de ECOWAS debían haber consultado primero a los expertos cubanos, estadounidenses, latinoamericanos y europeos que continuamente critican el embargo estadounidense a Cuba. Por no hacerlo se privaron de medio siglo de experiencia y sabiduría.

Estos expertos les hubieran afirmado, sin ninguna duda y desde una posición moral condescendiente que, un embargo a Mali era inhumano y un error político.

Que un embargo serviría como excusa a la dictadura en Mali para justificar la represión. Que los embargos a quien castigan es a los pueblos no a los dictadores. Que es una intromisión en la política de otro país. Que lo importante era promover el turismo a Timbuktu para que los turistas fueran embajadores de la libertad.

Concluirían que, a fin de cuentas los embargos no funcionaban porque fortalecen a las dictaduras en lugar de debilitarlas.

¿Y cuál ha sido el resultado del embargo a Mali dos semanas después del golpe de estado?

Pues parece haber triunfado. Ayer Viernes Santo, el Capitán Amadou Sanogo, el líder del grupo militar que depuso al presidente democrático Toumani Toure, llegó a un acuerdo con los países de ECOWAS.

El gobierno militar traspasará el poder inmediatamente al vocero del Parlamento Diouncounda Traore, quien comenzará a organizar elecciones democráticas a celebrarse en 40 días. Se declara una amnistía a quienes participaron en el golpe de estado y el presidente depuesto estará en liberad de movilizarse adonde quiera y con protección militar.

En el caso de que no se puedan celebrar elecciones en esa fecha, por la ofensiva que los rebeldes Tuareg han lanzado en el norte de Mali y que les ha permitido tomar varias ciudades claves, entre ellas Timbuktu, se organizará un equipo de transición.

Imagínense ustedes que la Unión Europea, los Estados Unidos y Canadá, como un primer paso, exigieran al gobierno castrista una transición a la democracia o en su defecto todos los vuelos turísticos, uso de puertos y negocios con Cuba serían congelados hasta que se llegara a un acuerdo.

Quizás, en lugar de seguir escuchando a “los experto en el embargo estadounidense” que tachan al embargo como un fracaso, sería interesante preguntarles a los países del ECOWAS sobre este asunto. Tal vez tengan algunas sugerencias. Entre ellas, que hay que dejar el palanganeo y las hipocresías.

El castrismo sobrevivió tres décadas por el apoyo masivo que le prestó la URSS. Europa le ha vendido y le vende a la dictadura todo lo que esta ha querido. El turismo de Occidente ha ayudado a mantener al régimen y el petróleo venezolano lo apuntala.

¿A qué viene tanta crítica y tanto desespero para que el embargo se levante?

0 comments:

Publicar un comentario