martes, 21 de septiembre de 2010

Golpeado brutalmente vice delegado del CID en el Municipio Florida, Camagüey

Joel Marín Cárdenas

Con el tabique desmontado

Roberto Marrero confecciona la denuncia

Este domingo 19 de septiembre en horas tempranas de la noche se encontraba Joel Marín Cárdenas, ex preso político y vice delegado del Partido Cuba Independiente y Democrática (CID) en Florida, Camagüey, conversando con otros dos amigos, acerca de la situación tan crítica por la que está atravesando el país, debido a los despidos anunciados por el gobernante de turno, y sobre otras violaciones de los Derechos Humanos que se vienen sucediendo a diario.

Un oficial uniformado de la Policía Nacional Revolucionaria y otro vestido de civil de forma descompuesta le dijeron a Joel que se callara la boca. En el momento que él se volvió para responderle al oficial, este le propinó un golpe en el pecho con la culata de su rifle tirándolo al piso.

Acto seguido un agente vestido de civil con la destreza de un experto en artes marciales lo levantó y lo lanzó repetidas veces contra el pavimento, en medio de las protestas de los acompañantes de la víctima y de muchos otros testigos que se encontraban en el área, fue arrastrado hasta la sede de la Seguridad del Estado, lugar en el que solicitaron un auto patrullero para su traslado a la unidad de la PNR de esta ciudad.

Debido a la dificultad que presentaba el detenido para respirar por el golpe recibido en el pecho, lo llevaron a un policlínico cercano, después de un reconocimiento superficial, le ordenaron un análisis de sangre, a lo que Joel se opuso pidiendo que le hicieran una placa del pecho, que es el lugar en que fue golpeado, pero los agentes se negaron y lo esposaron y trataron de obligarlo a que se sacara la sangre.

Los gritos de “abajo la dictadura” y “vivan los Derechos humanos” por parte de Joel causaron un gran alboroto el en policlínico. Al percatarse los policías de que aumentaba el número de testigos, nuevamente arrastraron a Joel al auto patrullero al cual que fue lanzado de cabeza quedándole una pierna fuera, que golpearon con salvajismo con la puerta ocasionándole una fractura a la altura del tobillo.

Al tiempo que era golpeado, otro oficial le rociaba los ojos con un espray que la policía utiliza como un arma más. Aun en estas condiciones fue encerrado en un calabozo, hasta la mañana siguiente en que, producto a la hinchazón de la pierna y lo irritado que tenía los ojos, lo llevaron al hospital municipal donde le enyesaron la pierna y le trataron otros golpes que presentaba en el rostro como el desvío del tabique de la nariz.

Al regresar a la estación de la PNR fue entrevistado por un coronel de ese cuerpo y dos tenientes coroneles de la Seguridad del Estado, procedentes de Camagüey, los que le dijeron después de escuchar su declaración, que ellos se encargarían de investigar todos los detalles y que después le informarían del resultado de la misma.

Joel les comunicó que se encontraba en ayuno total y que permanecería así hasta tanto se hiciera justicia con sus atacantes. Varias horas después, Joel fue trasladado a su domicilio en una ambulancia del Ministerio del Interior, donde permanece en cama con falta de aire y dolor en el pecho, sin que hasta este momento le hayan realizado ninguna placa para diagnosticar las consecuencias del culatazo en esa parte del cuerpo.

Informó desde Camagüey,

Roberto Marrero La Rosa

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Cuba Independiente y Democrática (CID).

2 comments:

Anónimo dijo...

hasta cuando dios mio..
una dictadura tan brutal..y sin medidas..solo espero ..no mueran ni escapen sin ser jusgados...
.......................................REYRAUL@

22 de septiembre de 2010, 11:02
Ezequiel Gonzalez Acosta dijo...

Y si escapan los vamos a sacar de abajo la tierra, Ellos tienen que pagar por sus asesinatos..

27 de marzo de 2014, 13:35

Publicar un comentario