domingo, 1 de mayo de 2016

La celebración de los esclavos por el día de los esclavos


Recientemente se celebró en todo el país el primero de mayo, dia internacional de los trabajadores y nuevamente la dictadura hizo gala de la participación “espontanea” de los trabajadores cubanos. Todos los entrevistados repetían como papagayos la misma consigna; “marchamos por Fidel, Raúl y la revolución”, parecía que les habían introducido el mismo disco rayado. Lamentablemente los que participaron en esa marcha multitudinaria obligados o no, estaban legitimando inconscientemente a una dictadura que lleva más de medio siglo pisoteando los derechos de los trabajadores y del pueblo en general. 

En los países donde existe un estado de derecho los trabajadores se asocian a una organización independiente al gobierno y luchan por mejorar su nivel de vida. En Cuba, país donde no existen derechos, ni los sindicatos independientes, la Confederación de Trabajadores Cubanos, CTC, organización que aglutina a toda la fuerza laboral, es un instrumento que utiliza la dictadura para controlar y humillar a sus integrantes.

¿Cómo logran coaccionar a los trabajadores? Es muy fácil, en todos los centros de trabajos existe un núcleo del Partido Comunista de Cuba (PCC), un Comité de Base de la Unión de Jóvenes  Comunistas,  una representación de la Federación de Mujeres Cubanas y la dirección de la empresa que a su vez es propiedad del Estado.  Con estos mecanismos coercitivos van guiando al rebaño de carneros a su propio matadero. Todas estas organizaciones están compuestas por personas que son revolucionarios por conveniencia y no por convicción. Practican una doble moral para poder subsistir en un país donde vestirse de revolucionario lo facilita todo, desde el robo hasta los privilegios. 

En realidad esta celebración del primero de mayo fue la celebración de los esclavos por el día de los esclavos. Un un circo montado por una dictadura que trata de hacerle creer al mundo que goza de un apoyo popular.  La verdad es la esclavitud del pueblo por una clase dominante, corrupta y asfixiante. 

Por eso huyen los profesionales, los deportistas y los jóvenes.  Huyen los blanco y los negros.  Todo el que puede se va.  Es una forma de luchar contra el sistema, de votar con los pies porque prefieren arriesgar la vida en el mar o enfrentarse a las vicisitudes de un viaje desde cualquier parte del mundo que ser un esclavo más en Cuba.

Acá nos quedamos los que tenemos fe en el pueblo, los que sabemos que dentro de cada cubano hay un valiente encadenado que un día, cuando sea capaz de imaginar un futuro mejor en su patria, no le importará que lo expulsen de su trabajo de esclavo, ni le podrán meter miedo con golpes y amenazas. Si no existiera ese valiente encadenado la dictadura podría descansar, pero como saben que está dentro de cada cubano, lo humillan, lo vigilan y lo atropellan. 

Por eso nosotros tenemos que predicar con el ejemplo y con la palabra. Insistir que nos espera un futuro mejor, que somos un pueblo que no se ha dado cuenta todavía que la dictadura nos ha hecho creer que somos esclavos y que por eso la liberación comienza en la mente y el corazón.

Por Rolando Pupo Carralero, miembro del Comité Ejecutivo Nacional

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org


      

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad
Huber Matos
Siguenos en:
Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

1 comments:

Pr Manuel Alberto Morejon Soler dijo...

Sean bendecidos en Jesucristo sus obrsas y vidas.
Un abrazo abarcador para todos

2 de mayo de 2016, 21:57

Publicar un comentario