jueves, 25 de agosto de 2016

Te voy a desaparecer por cabecilla

Pedro Pablo Celestrín Reina

El martes 23 fui detenido por los agentes de la inseguridad del estado y mientras me llevaban detenido para la delegación del MININT un esbirro me gritaba: “Pedro Pablo Celestrín Reina más predecible no puedes ser, intentas acabar y desprestigiar la salud pública en este país con el proyectico ese de la Defensoría del Pueblo, poniéndole barricadas a la salud que aquí es gratuita”.  

En una oficina me amenazaban y me daban golpes en la boca y en la espalda. "Atrévete a hacerme una protesta por lo de Luis Jaime Merino con los bandoleros contrarrevolucionarios que los voy a coger presos a todos y a ti te voy a desaparecer por cabecilla”. 

Les contesté que podían hacer lo que quieran conmigo,  ya lo han hecho otras veces. Cobardes, tantos hombres contra uno, sigan dándome golpes. Entre los que me golpeaban estaba Alex Espinosa y varios policías uniformados.  

Me gritaban, tu esposa es doctora gracias a esta  revolución y si nosotros queremos la podemos dejar sin título, la polémica está servida esta metedura de pata tuya se puede resolver con unas disculpas hacia nosotros y hacia la salud pública cubana y no les des más gusto a los perros Matos. 

Les contesté que esos perros que ustedes dicen son los que quieren la libertad de los pobres cubanos, perros son ustedes y los Castro... y seguían golpeándome.  

Por Pedro Pablo Celestrín, Coordinador de la Defensoría del Pueblo para la región oriental.

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

1 comments:

Carlos Prieto dijo...

De esa gente no se puede esperar otra cosa, Cuando felizmente los Castro pasen a mejor vida (que sea pronto) y los cubanos recuperéis vuestra libertad a esos miserables esbirros de los Castro ni siquiera los van a admitir en Venezuela. tal vez a Corea del Norte ¿Se irán nadando o en otro Granma? Siempre tenéis el recurso de cañonearles el barco. Son unos psicópatas, vividores del mas abyecto y miserable castrismo ANIMO CUBANOS Un abrazo vosotros, demócratas

29 de agosto de 2016, 21:21

Publicar un comentario