viernes, 25 de enero de 2013

LA FARSA MIGRATORIA: SE PUEDE SOÑAR PERO NO SE PUEDE VIAJAR



 Editorial de La Nueva República *

Con la llamada reforma migratoria la dictadura en nuestro país se ha sacado del sombrero un truco para engañar a los incautos.  Algo así como que de Cuba se va el que quiere, cuando todos sabemos que si ese fuera el caso esta isla se queda sin gente. 

Como el salario promedio de un trabajador cubano es menos de US$20 dólares al mes nosotros tenemos que pagar el pasaporte más caro de Latinoamérica (US$100) porque equivale a cinco meses del salario en nuestro país.

A un chileno  que gane el salario mínimo mensual de US$360 el pasaporte le cuesta (US$102) un poco más de una semana de trabajo.  Pero en Chile el salario promedio de los trabajadores es de US$1000 mensuales.  

Cuando se sume al del pasaporte el costo del pasaje y los demás gastos relacionados con un viaje, es evidente que la mayoría de la población de la isla podrá soñar pero no viajar.

¿Pero qué países van a dar visas o a cuales se puede viajar si visa?

Según El Nuevo Herald de Miami, nada más que  Antigua y Barbuda, Barbados, Bielorrusia, Eslovaquia, Granada, Hungría, Liechtenstein, Malasia, Rusia, San Cristóbal y Nevis,  Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Ucrania, permiten el ingreso de cubanos sin visa, por el momento.  Porque hasta Ecuador acaba de imponer una medida para controlar el ingreso de cubanos con visa.  

La única alternativa es que Venezuela elimine la restricción de las visas y permita a todos los cubanos que quieran, para que viajen con un pasaporte gratis a “ayudar “a construir junto a los chavistas “el socialismo del siglo XXI”.  En algunos meses podrían contar con unos cuantos millones de compatriotas dispuestos a “sacrificarse”. 

¿Por qué no lo hacen?  

Quizás porque sería un escándalo que los venezolanos empiecen a gritarle a los recién llegados: ¡fuera, fuera, fuera!  Además, quieren evitar que el mundo se dé cuenta que los cubanos huyen en masa.

¿Cuál entonces es la intención de la tiranía?  

No es una son muchas. Hacerle creer al cubano que quizás algún día, si se porta bien podrá salir. Después de todo un sueño es mejor que una pesadilla. Esta medida está dirigida al pueblo descontento para pacificarlo, para que deje que siga mandando por otro medio siglo la familia que en cinco décadas convirtió a este país de uno de los más ricos a uno de los más pobres del continente.  

También la farsa migratoria tiene el propósito de sacarle a los exiliados más dinero.  Solo podrán viajar quienes  reciban del exterior los fondos para cubrir sus gastos.  

Tiene la intención de estimular las visitas de los cubanos a su patria.  Desde hace rato la tiranía vive de ellos porque envían y traen a nuestro país dinero y mercadería por un valor de cinco mil millones de dólares, mucho más, casi el doble de lo que deja el turismo extranjero en Cuba.

La farsa migratoria quiere hacerle creer al mundo que los cambios en Cuba son reales. Ahora los cubanos pueden salir de su país cuando quieran. 

Como  Obama no permite que los norteamericanos viajen a Cuba este presidente parecería más represor que los hermanos Castro. Por eso habrá mayores presiones en los Estados Unidos para permitir que sus ciudadanos puedan venir de turistas a Cuba y traigan algunos miles de millones de dólares más para que la dictadura no se siga hundiendo.  

Este sería un trueque por la libertad de Allan Gross y tal vez el paso previo al levantamiento del embargo que, o sea la salvación permanente, no del pueblo, sino de la tiranía.

*LNR es el semanario del CID en Cuba


 Regresara al blog CubaCID

 Regresara a página central CubaCid.org


 

Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario