martes, 15 de marzo de 2011

A Dagoberto Valdés Hernández nuestro apoyo incondicional



COMUNICADO

A Dagoberto Valdés Hernández nuestro apoyo incondicional


El Partido Cuba Independiente y Democrática (CID) expresa por medio de este comunicado su solidaridad con el Ingeniero Dagoberto Valdés Hernández, director de la Revista Digital CONVIVENCIA, así como con todos los miembros de su Consejo de Redacción, ante las amañadas acusaciones de contrarrevolucionario y distorsionador de la realidad del pueblo de Cuba, usadas por el gobierno de la habana contra su persona y publicaciones, en el programa televisivo Las Razones de Cuba en la noche del lunes 14 de Marzo a las 8:30 pm.

Respetamos, consideramos y valoramos el desmedido esfuerzo de este patriota por sembrar redes de Convivencia en la quebrantada Sociedad Civil en Cuba, a consecuencia de un prolongado e inescrupuloso régimen totalitario que ha roto todos los valores de la nación.

Comité Ejecutivo Nacional

Partido Cuba Independiente y Democrática (CID)

La Habana, 14 de Marzo de 2011.


Recientes declaraciones de Dagoberto Valdés al Diario de Cuba: "Las expectativas caen en picada".

En esta mitad del tiempo que tendría cualquier presidente de un país democrático, el gobierno de Cuba, que lleva 52 años en el poder ininterrumpidamente, es compartido por Raúl Castro.


En mi opinión, sus principales logros han sido: ganar tiempo para mantener el poder, desplazar a algunos más jóvenes con posibilidad reformista y levantar expectativas en sectores que creyeron o creen en la oportunidad que tendría para transformar el sistema en el supuesto caso de que hubiera voluntad política de hacerlo.


Este tiempo, suficiente y necesario, no ha servido, sin embargo, para comenzar esos cambios estructurales y verdaderos. Una exigua lista de oficios medievales es presentada como la "reforma" anunciada para "perfeccionar y actualizar" el socialismo "para siempre".


Los cinco primeros Lineamientos que regirían "la puesta al día" de la economía cubana, se encargan de aferrarse al "día anterior" de cualquier intento de cambio sustancial. Las expectativas van cayendo en picada, crece la desconfianza en la posibilidad y eficacia de las medidas cosméticas, y las únicas reformas duras y puras son: el creciente ejército de desempleados que llegará a más de un millón de cubanos y cubanas; la reducción drásticas de los subsidios del Estado creando más pobreza; la colocación de militares en cargos civiles; y una gran carga tributaria, en ocasiones con pagos de doble y triple impuesto.


Todo esto hace la combinación "actualizada" de lo peor del capitalismo con lo peor del socialismo en Cuba. Mientras tanto, algunos, pocos ya, "creyentes" u oportunistas, todavía quieren ver peras en el olmo, o mejor, se empeñan en descubrir mangos bajitos en lo más alto de la palma real.


No obstante, por otros muy diversos caminos, desde abajo y desde el medio, por todos lados, paso a paso, una firme esperanza crece en la incipiente sociedad civil cubana, que es y debe ser la principal protagonista de todo cambio perdurable.


Como el comunismo en sí mismo es irreformable, cualquier pequeña grieta será convertida, por la fuerza ciudadana de la necesidad, en avenida para el cambio. Así lo vimos en Europa central y del este, así lo vimos en el extinto imperio soviético, y así lo estamos viendo en el Oriente medio hoy mismo.


¿Por qué una bella y prometedora isla caribeña, en el corazón del mundo occidental, tendría que ser la única irreformable del Universo? Este es otro "logro", aunque temporal y precario, de los que no quieren cambios y dicen que "aquí es diferente". Claro que no. Ya está ocurriendo. Habrá cambios en Cuba, profundos, pacíficos y duraderos… y pronto.


El que viva lo verá.


0 comments:

Publicar un comentario