sábado, 14 de noviembre de 2015

Licencia para matar


La votación en Naciones Unidas contra el embargo económico impuesto a Cuba por Estados Unidos sigue siendo el peor de los shows mediáticos para victimizar a una tiranía totalitaria, arrogante y desvergonzada.

El voto solidario a favor del levantamiento del embargo es una licencia para matar. Es impresionante que, mientras el pueblo cubano sigue privado de sus libertades básicas y sus derechos fundamentales, y el empobrecimiento y la corrupción gubernamental continúan azotando impunemente la vida del ciudadano dentro de la isla, la comunidad de naciones muestre preocupación por un embargo que forma parte de la galería de fetiches con los que el comunismo caribeño ha justificado su incompetencia.

Durante 30 años la (felizmente desaparecida) Unión Soviética infló la economía cubana con abundantes recursos. El más preciado de todos, el petróleo, llegaba a Cuba en cantidades astronómicas, más que suficiente para explotar los recursos naturales y desarrollar la economía sin dificultades de ningún tipo.

Pero Fidel Castro estaba demasiado preocupado en exportar el fracaso estalinista de su “revolución” y subvertir el orden latinoamericano con la ideología perturbada y perturbadora del marxismo. Y toda la riqueza que pudo producir se diluyó entre el polvo y la metralla de las guerrillas que organizó y financió para alimentar sus sueños de grandeza.

Es un desparpajo intolerable que en las Naciones Unidas se continúe lucrando con la “no injerencia en los asuntos internos de un estado”, mientras esos mismos estados que reclaman respeto e impunidad para gobernar persisten en ignorar el derecho de sus pueblos a ser diversos y expresarse libremente.

Es una burla inaceptable seguir insistiendo en el levantamiento del embargo estadounidense contra Cuba y mantener el silencio cómplice ante el bloqueo despiadado que el gobierno cubano ha mantenido contra su pueblo durante 56 años, ejerciendo todo tipo de presiones e injerencias arbitrarias en la vida de sus ciudadanos.

Nada puede hacerse por cambiar la naturaleza tribal de una organización como Naciones Unidas. Los gobiernos son grupos soberanos siempre dispuestos a negociar sus intereses para conservar el poder.

Puede que una solución alternativa, para resolver el desamparo de los pueblos sometidos, sea crear un organismo paralelo de Pueblos democráticos Unidos donde los pueblos puedan exigir a sus gobernantes la no injerencia en los asuntos internos de sus ciudadanos, el respeto a las libertades y derechos fundamentales y el levantamiento de todos los bloqueos que limitan y asfixian el desarrollo humano.   




Por Ernesto Aquino

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

 
     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad
Huber Matos
Siguenos en:
Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

1 comments:

Anónimo dijo...

El dia que ustedes se den cuenta que el Embargo solo afecta a pueblo cubano y no a los Castro y que por hambre y necesidades nadie se a sublevado en Cuba, dejaran de apoyar ese Embargo.

1 de diciembre de 2015, 0:58

Publicar un comentario