jueves, 6 de abril de 2017

Logro de la Defensoría del Pueblo en Artemisa

La casa antes de la reparación

Como consecuencia de la labor desarrollada por la Defensoría del Pueblo de Artemisa en favor de los más necesitados, las autoridades del municipio se han visto prácticamente obligadas a darle solución a algunos temas pendientes y que afectan de manera directa a personas de muy escaso poder adquisitivo.

María del Carmen Pérez Lara

Tras las exigencias y demandas realizadas por la Defensoría del Pueblo a la dirección del Poder Popular y de vivienda de este municipio, se pudo lograr que se le diera respuesta en menos de dos meses a la situación que enfrentan María del Carmen Pérez Lara y su esposo Armando, quienes son vecinos  de calle 50 B # 107 / 1 y 3 del Consejo Popular Toledo.

Materiales de construcción para la reparación

Los reclamos de la Defensoría realizados el pasado 29 de diciembre, consistían en la necesidad de una reparación de la vivienda de María y su esposo, quienes además de estar muy necesitados y sin apenas recursos, ambos presentan problemas serios de salud físicos y mentales.

Puerta nueva ya instalada

Su vivienda carecía de ventanas, pues estas se habían deteriorado con el paso de los años, las puertas se encontraban en iguales condiciones así como el inmueble en sentido general. Esta es una vivienda de bajo costo que les fue entregada para habitarla aún sin estar concluida y sin contar con la aprobación de los especialistas de planificación física  y de la dirección de la vivienda del municipio de Artemisa.


Desde que les fue entregado el modesto inmueble, María y su esposo, ambos con problemas mentales, vivieron en condiciones infrahumanas, producto del mal trabajo y la indolencia de los dirigentes de este municipio.

Brigada de albañiles reparando la vivienda

Después del reclamo por parte de la Defensoría del Pueblo a las autoridades pertinentes y de varios encuentros con Briseida, delegada de la circunscripción y con Cándido Morejón,  Presidente del Consejo popular Toledo, la suerte de esta humilde pareja, ha comenzado a cambiar.


Mari como se le conoce entre sus vecinos y Armando, su esposo, agradecen nuestro trabajo en defensa de los Derechos de las personas que como ellos, se encuentran olvidados por la mal llamada Revolución, en la que dicen haber dejado de creer hace muchísimo tiempo. 

Por los Defensores del Pueblo: Humberto Ortega, Esperanza Castro y Mileisis Vigoa, Delegada del CID, Municipio Artemisa.    


Regresar al blog CubaCID


Regresar a página central CubaCid.org









0 comments:

Publicar un comentario