lunes, 6 de febrero de 2017

Candil de la calle, oscuridad de su casa

La noticia se publicó en primera plana. en la edición del períodico GRANMA  del miércoles 1 de febrero del 2017

La Organización Mundial de la Salud de la ONU entregó al contingente sanitario  cubano  "Henry Reeve"  el Premio de Salud Pública del año. La nota de prensa subraya que los profesionales cubanos de la salud en esas misiones salvaron la vida de unos 80 mil pacientes.  

¿Propaganda, exageración, o mentira?

¿Cómo explicar  que este gobierno, salvador de vidas en el mundo, ponga en riesgo en Cuba la vida de miles de cubanos que se enferman por una alimentación insuficiente, por falta de medicinas o por diagnósticos equivocados? Recientemente en el poblado de Delicias, Las Tunas un niño de apenas un año tuvo que  trasladado en un camión de carga, presentando un severo estado de deshidratación, porque la ambulancia del policlínico no tenía combustible para su regreso.   

Un premio para la potencia médica que tiene a su propio pueblo pasando penurias porque no hay especialistas, o porque los hospitales no tienen las condiciones de higiene apropiada y los equipos o no los hay o no dan abasto, o no funcionan.

Ese premio es el resultado de que la mayoría de los gobiernos de los países representados en la ONU son violadores de los derechos humanos y son compinches del castrismo. Un gobierno que, como sus aliados en la ONU, viven propagando mentiras y medias verdades.  

El premio de la ONU ha sido recibido por el régimen castrista como el pináculo de la política "solidaria" que pregona por el mundo. Este grupo de médicos y especialistas de la salud fue creado por el dictador Fidel Castro en septiembre del 2005 (en un contexto  de la  crisis surgida por la afectación del Huracán Katrina en el sur de los Estados Unidos) con el propósito aparente de  enfrentar situaciones de desastres y urgencias médicas en el exterior. Digo aparente porque fue realmente diseñado para influenciar a la opinión pública internacional sobre carácter humanitario de su muy particular “Revolución”. 

Ante la negativa del gobierno estadounidense de recibir al grupo de médicos cubanos, la dictadura decidió mantenerlo como estandarte del servicio médico en el exterior sin fines de lucro. Sin embargo los ingresos provenientes de los galenos cubanos en el extranjero, que el régimen  alquila como esclavos, son los que apuntalan una  economía en ruinas.

A Raúl Castro, el heredero del trono, no le quedó otro remedio que reconocer públicamente el ingreso de más de 8 mil millones de dólares por esas  gestiones  "humanitaria". Por ejemplo a cambio de médicos cubanos Venezuela se ha desangrado en miles de millones de dólares que envía en petróleo a Cuba.  Ese programa de médicos a Venezuela no ha sido más que una excusa para justificar la subvención venezolana que mantiene al castrismo en el poder. 

Entonces: ¿Es solidaridad sin fines de lucro o no?

En la decisión del premio se habla de la brigada médica cubana en el combate a la pandemia del Ébola en África, pero pocos se han percatado que la conformación del grupo, en su mayoría, eran militares de alto rango, aparentemente en una misión civil; solo reconocido oficialmente cuando uno de sus dirigentes contrajo la enfermedad.

Entonces ¿Cuál era el propósito de esos "civiles" allí? ¿O es que ante el temor del éxodo masivo de médicos cubanos, prefirieron comprometer en una misión estratégica a los más incondicionales?

Es inaudito que un organismo como las Naciones Unidas se pliegue a los designios y manipulaciones de un gobierno que intenta disfrazar sus atrocidades internas con una falsa imagen de bondad, altruismo y humanidad en el exterior.  
Pero más que naciones unidas son regímenes autoritarios y corruptos unidos.

Por Norge Rodríguez Vergés, vicedelegado del CID en Delicias, Las Tunas.

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org


1 comments:

khispano atlántico dijo...

Cosas de la panda del Soros en NNUU, un tipo creando negocio degeneratio social del fin civilizatio.

9 de febrero de 2017, 7:05

Publicar un comentario