jueves, 12 de enero de 2017

Fidel obligó a la compra de equipos y ahora no hay suficientes repuestos


El experto en todo, sobre todo en desastres

Hasta ensenaba a las mujeres por televisión a cómo usar una olla de presión



En el artículo del Granma “En la garantía de las piezas de repuesto está la clave”, publicado del 12 de enero de 2017, se reconoce problemas con el faltante de repuestos pero se atenúa la gravedad del asunto como es lógico, porque la función del Granma es hacer propaganda a favor del régimen.  Sin embargo en ese artículo se reconoce que hay piezas de repuesto por la que hay que esperar meses:  

“Sin embargo, aún persisten problemas en el abastecimiento de las piezas de repuesto, lo cual genera listas de espera de varios meses, para algunas en específico”.

Nota informativa: A partir del año 2005 y aproximadamente hasta el 2008, y como parte de la “revolución energética” concebida por Fidel Castro , las autoridades "instaron" a los cubanos a entregar sus refrigeradores –la mayoría de fabricación norteamericana– a cambio de otros de procedencia china, principalmente de la marca Haier. Solo en La Habana fueron introducidos más de 670 000 refrigeradores provenientes del país asiático. Fuente CiberCuba.

Que un gobierno importe enseres domésticos, se los venda a la población y tenga que encargarse de la reparación y de los repuestos es el absurdo clásico de una economía comunista en la que lo que les importa a los funcionarios de muy arriba, del medio y de abajo, es ver que roban.

Desde hace algunos años el gobierno vendió a las familias cubanas módulos de cocina compuestos por una hornilla eléctrica, una olla frijolera, una olla arrocera, refrigeradores, calentadores y otros equipos.

Lo cierto es, que con el paso de los años estos equipos si no reciben mantenimiento ajustes de piezas y cambios llegan a su fin. En Villa Clara existe una situación para las familias, en especial para las mujeres trabajadoras, debido a que en ocasiones no tiene donde cocinar sus alimentos por las roturas de estos enseres domesticos.


Las piezas para los repuestos de los electrodomésticos llegan en forma irregular a esta localidad y su demanda es mayor a la cantidad de repuestos que llegan. 

Según Nereida Quintana Mesa, vecina de la calle Juan Bruno Zayas en Santa Clara, lleva meses anotada en una lista para carderos de repuesto de ambas ollas y otras piezas necesarias y aun no llega su turno, afirmó que existe un descontrol y negligencias por parte del personal administrativo.

Explica la señora de 56 años de edad, que los jefes de los locales asignados para las reparaciones de equipos, alteran los precios de las piezas para quienes pueden pagar, el resto debe de seguir esperando o de lo contrario reunir dinero, algo imposible para comprar los artículos en las tiendas recaudadoras de divisa, aunque ya se puede comprar con la moneda nacional los precios son igualados. 

El estado se da la tarea de arregla los bajos voltajes en esta a región, pero a un quedan mucho por restablecer. Debido a esta razón ha disminuido la cuota de petróleo que venden por la libreta de racionamiento a los barrios con esta problemática, pensando que con un fluido estable el problema se resuelve. 

Los Defensores del Pueblo Eulalia Crespo, Madelei Gutiérrez y Carlos Enrique realizaron investigaciones sobre la situación y establecieron vínculos con ciudadanos afectados, se pudo verificar que realmente se lucra con los medios destinados al pueblo y acordaron establecer quejas ciudadanas ante el o los organismos pertinentes. Delegación del CID: Unidos por la Libertad y Democracia, Villa Clara.

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

1 comments:

PANCHO dijo...

Yo viví personalmente la situación siguiente cuando era estudiante en Bélgica: un empleado de las minas de níquel de Moa vino a Bélgica para comprar una pieza indispensable para la producción. Lo que no entendía (como me explicó en francés el belga que vendía la pieza) era por qué los cubanos esperaron tanto tiempo en venir a Bélgica (vete a saber los meandros burocráticos del Gobierno y la falta de cash para lo que no fuera armas para Angola…) . Total que la pieza se fue a Cuba en un avión de cargo lo cual duplicó su coste! En barco, 6 meses antes hubiera costado muchísimo menos. Total como era dinero del pueblo a los “magnates” del comunismo de los Castro no les importaba pagar unos cuantos miles de dólares más…

12 de enero de 2017, 11:55

Publicar un comentario