martes, 22 de noviembre de 2016

No podemos seguir sumisos aguantando


Holguín, 12 de noviembre de 2016.

A: Atención a la Población. Dirección Municipal de Salud.

De: Adriana Aguilera Peña vecina de calle18 entre 23 y 27 Reparto Pueblo Nuevo.

El pasado día 10 mi hijo fui citada con mi hijo de seis meses en el policlínico Pedro del Toro para ser vacunado, allí había alrededor de 30 niños de hasta 2 años de edad aproximadamente. Como es reglamentario la enfermera de la consulta de vacunación debía comenzar a las 8 am y eran las 10 y 30 am y no había llamado ni al primer niño. 

Los niños estaban desesperados, cansados, llorando todos al mismo tiempo. Quiero señalar la falta de ventilación, de iluminación en aquella sala de espera, también mencionar que una consulta  donde tienen que ir las madres con sus niños pequeños  y que solo hallan dos bancos para sentarse es inconcebible. Con aquel mal ambiente y además soportar a la enfermera con tremenda mala forma, falta de amor por su trabajo,  de conciencia y solidaridad para con las madres que nos encontrábamos allí.

Para mí, es una falta de respeto que en un país donde según dicen la salud es gratuita, donde dicen que los niños están protegidos, y que se vanaglorian con decir que reciben una atención de calidad, y saber  que en realidad todo esto es mentira. No podemos seguir sumisos aguantando este tipo de comportamientos, debemos  exigir el derecho que tenemos de ser tratados como seres humanos, con ética y dignidad.

Tenemos el deber de darnos a respetar, que se cumplan los derechos que tenemos como ciudadanos cubanos, y el de que nuestros niños crezcan en un país donde se pueda exigir todo esto sin el temor de ser amenazados o despedidos de nuestros empleos.

Por todo lo anterior expuesto es que formulo esta queja con todo el derecho que tengo y con el deber de denunciar las cosas malas que pasan en este país. Por la falta de ética de la enfermera de la consulta de vacunación del policlínico Pedro del Toro del reparto Pueblo Nuevo, me quejo porque mientras nuestros niños esperaban agotados, ella conversaba sin apuro con otras personas sin la más mínima amabilidad de pedir tan siquiera una disculpa.

Espero se haga un análisis profundo del comportamiento de esta compañera y se me dé una respuesta.

Sin más, Adriana Aguilera Peña.

Por la Defensora del Pueblo Romelia Peña González. Delegación del CID en Pueblo Nuevo, Holguín.

Regresar al blog CubaCID 

Regresar a página central CubaCid.org    

0 comments:

Publicar un comentario