lunes, 12 de septiembre de 2016

Para ellos somos como perros



Yo, Ramiro Hernández Cruz de 48 años de edad, me encuentro recluido en la prisión de Cuba conocida como el Yayal (entre Los Negros y Cruce de los Baños).

Hoy me estoy dirigiendo a los hermanos del CID para denunciar las injusticias que estoy viviendo. Ya no sé a quién dirigirme porque por mi condición de preso no tengo ni asistencia médica ni respuesta a las reclamaciones que hago

Desde el año 2015 estoy teniendo problemas de salud presentando una litiasis en los riñones.  El especialista en urología me remitio para el nefrólogo desde ese año por el grado de complejidad de la situación.  A esta fecha aún no he sido atendido por ese especialista.  Claramente pueden apreciar el grado de inconciencia y de irresponsabilidad. 

Debido a esto remití quejas a la Fiscalía General de la Republica, al Ministerio de Salud Pública y no han hecho nada por mí.  Ni siquiera la respuesta me la han dado y el problema continua sin solución.  Es la salud y mi vida la que están en juego y aun así no se me presta el debido interés y el respeto porque para ellos somos como perros.

Violan el artículo 50 de la Constitución de la República, el que responde al derecho a la salud y a las quejas y reclamaciones. Esto es la muestra de las injusticias castristas en contra de los presos que también somos seres humanos.


Defensora del Pueblo y presidente nacional del CID Zuleidys Pérez Velásquez 


Regresar al blog CubaCID

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada