miércoles, 3 de febrero de 2016

¿Por qué Hollande invitó al dictador de Cuba?

El presidente francés le indica al nieto de
 Raúl Castro que no puede seguirlo.


El presidente francés, François Hollande ha recibido el dictador Raúl Castro con los honores de un presidente que hubiera sido elegido democráticamente por su pueblo. Esta visita oficial sucede a la de otro “presidente” de un país tan dictatorial como Cuba: el de Irán. 

¿Casualidad? No tanto.

¿Por qué tanta alfombra roja para uno y para otro? ¿Qué se esconde detrás de la valsa de cangrejos, gorilas y choferes en carros blindados? ¿Cuáles son los objetivos del Gobierno francés?

En el caso del iraní (Hassan Rohani) los objetivos son claros: políticos, militares y económicos.

Objetivos Políticos porque Irán juega un papel esencial en la región y sobre todo por ser un país  enemigo de un aliado de Francia (Arabia Saudita) cuyas disputas pueden hacer peligrar la neutralidad de Francia.

Objetivos militares porque Irán es un aliado ineludible en la lucha contra el Estado Islámico (sunita como Arabia Saudita) que tiene en jaque a Francia con sus ataques y amenazas terroristas. La colaboración con Irán (sobre todo desde que los Estados Unidos le lavaron la cara nuclear con un tratado más o menos confuso) es indispensable para poder bombardear el EI.

Pero sin lugar a dudas, las razones y objetivos económicos son prioritarios: Irán es un gran país petrolero y rico con grandes necesidades de infraestructuras, aviones, puentes e incluso artículos de lujo. Los grandes consorcios franceses se frotan las manos y los contratos firmados se calculan en miles de millones de euros. 

Pero Cuba, ¿qué puede traerle Raúl a Hollande sino el hambre de su pueblo? De hecho lo primero que ha hecho Hollande ha sido regalarle al tirano una deuda de 250 millones de euros malgastados en todas esas inversiones absurdas que el Gobierno Cubano ha ido acumulando durante 57 años…

Del punto de vista militar ni se diga (salvo venderle a Raúl) a crédito perdido los palos que sus esbirros necesitan para pegarle a las Damas de Blanco.

¿Qué objetivos políticos pueden esconderse entre las bambalinas de esa visita histórica? ¿El apoyo del dictador a Francia en su política en América Latina? Pero Francia no tiene enemigos en la región de América Latina.  Hay otros objetivos de política interna del país que demuestran hasta qué punto la Presidencia de Hollande está en el pico de la piragua.  

Los enemigos de Hollande no son los Evo Morales ni los Nicolás Maduro. Sus enemigos están dentro de Francia y se llaman “les frondistes” (la extrema izquierda de su propio Partido Socialista), el partido de izquierda extrema de Jean-Luc Melanchon (invitado a tomar la sopa con Raúl), sus aliados del viejo partido Comunista Francés (Pierre Laurent) también invitado a la sopa del Eliseo), es decir todos los que siguen aún defendiendo la Revolución Cubana y sus mitos y para quienes la visita de Raúl es un regalo inesperado que le hace el Presidente.

¿Y por qué ese regalo? Porque Hollande quiere ser reelegido otra vez en 2017 y necesita para ello no solo el voto de toda esa corte de izquierdistas que lo detestan, sino su apoyo para evitar que se hagan las primarias dentro del partido socialista, algo inédito. Y si se hacen (como piden los “frondistes” de su Partido), Hollande exige que esa pre-elección sea abierta a toda la izquierda unida, es decir a todos esos que vinieron a tomar la sopa con Raúl...

Porque Hollande sabe que si tuviera que enfrentarse a otro postulante de su partido en esas primarias pierde seguro (75% de los electores franceses se oponen a su candidatura) y quedaría ridiculizado. 

Su última esperanza es que la visita de Raúl pueda convencer al izquierdismo francés (socialistas, comunistas, etc.) que él, Hollande, sigue siendo el legítimo heredero de Mitterrand, quien logró sobrevivir 14 años como Presidente gracias a la unidad de la izquierda y…la visita de Fidel Castro a Paris en 1995. Visita organizada por Daniela Mitterrand para vengarse del escándalo de MAZERINE, la hija natural del Presidente! Los símbolos son eternos en política incluso entre bambalinas! 

Por Francisco Condis y Troyano
Profesor Emérito de Economía (Universidad Católica de Lovaina Bélgica).
Ex Consejero del Ministerio de Industria en Polonia.  Miembro del Comité Ejecutivo del CID
Representante del CID ante la Unión Europea.  

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad

0 comments:

Publicar un comentario