martes, 5 de enero de 2016

La Nueva República: 2015, año de fracasos y mentiras


El gobierno terminó 2015 anunciando que la economía creció un 4%. Será solamente en informes y discursos, porque en la vida real ¿dónde está ese supuesto crecimiento? Ni hay más comida en la mesa de los cubanos, ni más productos en los agromercados, ni mejora el abastecimiento de agua a la población, o el transporte, ni se consigue más ropa y calzado, ni mejoran la enseñanza en las escuelas o los servicios médicos a la población.  Ni se reducen la insalubridad o las epidemias. O los apagones.  

¿De qué crecimiento hablan? ¿Que el gobierno recibió más dinero explotando médicos y trabajadores de la salud en el extranjero? ¿O que vinieron más turistas, aislados en cayos y playas inaccesibles a los cubanos? Esos ingresos no mejoran la vida de la población, que no logra ver el supuesto “crecimiento”.

Nada mejora. Siguen gastando miles de millones de dólares importando alimentos que podrían producirse en Cuba, pero la alimentación de los cubanos no está mejor que el año anterior y las tierras atiborradas de marabú se multiplican. ¿Recuerdan la promesa de Raúl Castro del vaso de leche diario para cada cubano? En 2015 se produjo menos leche que en 2006, cuando el dictador asumió el poder. Y la producción de leche del 2015 es la mitad de la de 1958. 

¡Qué manera de crecer durante 57 años!  En el 2014 dijeron que con la Ley de Inversión Extranjera aprobada las cosas mejorarían. Necesitaban entre 2 mil y 2 mil quinientos millones de dólares anuales en inversión extranjera para crecer entre un 5 y un 7% anual. Y crearon la Zona de Desarrollo Especial de El Mariel para facilitar esas inversiones. Pero los esperados capitales extranjeros no aparecen. Muchos inversionistas extranjeros no creen en las promesas de la dictadura y no arriesgan su dinero irresponsablemente. 

Hay ocho propuestas de inversión aprobadas para Mariel, pero solamente una funciona: la compañía de Singapur que administra el puerto. Otras 40 propuestas están “avanzadas” en la negociación, dice el gobierno. De ahí a la aprobación final y comienzo de las inversiones falta mucho tiempo y Raúl Castro dice que Cuba camina “sin prisa pero sin pausa”.   Así que vendrá 2016 con más promesas, más proyectos grandiosos y más “victorias” y “crecimientos”. Pero solamente en discursos y la prensa oficial. Para el cubano de a pie, más de lo mismo: necesidades, carencias, dificultades; y muchos abusos, arbitrariedades y negligencias por parte de los funcionarios.   Solamente habrá un crecimiento que la población podrá palpar claramente: cada vez será mayor la represión. 



Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org


      

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad
Huber Matos
Siguenos en:
Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario