domingo, 11 de enero de 2015

La reducida ventana de Raúl no se abrió


En un reciente artículo el empresario cubano-americano Carlos Saladrigas nos dice que en Cuba “la necesidad de cambiar se impone ante la realidad”.  Todo individuo con sentido común está de acuerdo que esta necesidad de cambio es obvia y debió de haberse hecho hace ya mucho tiempo. ¿Por qué no ha sucedido? Según el régimen castrista el impedimento hacia el cambio es el embargo económico impuesto por los Estados Unidos. Si bien es cierto que ese embargo ha servido como bien dice Saladrigas de “chivo expiatorio para los numerosos fracasos” del régimen castrista, también es cierto que un embargo económico no impide a ningún gobierno permitir el derecho inalienable de todo ser humano: el derecho de la libertad de expresión.

Según el mismo Saladrigas “el statu quo de un marco de confrontación era muy útil para la supervivencia del régimen” y hasta el día de hoy lo sigue siendo. Recientemente se le ofreció al régimen la oportunidad de demonstrar que efectivamente está dispuesto a dejar a un lado el embargo y permitir a los cubanos dentro de la Isla decir en un minuto lo que piensan; sesenta segundos para hablar y escuchar. El llamamiento no fue para confrontación, todo lo contrario, sino una oportunidad para dar cabida al dialogo dentro de Cuba. Un minuto de tribuna abierta para todos los que quisieran tomar la oportunidad de dejarle saber al mundo su opinión en pro y contra.

La oportunidad no fue aprovechada por el régimen por temor a la palabra. Un régimen que teme a un minuto de dialogo no necesita ningún chivo expiatorio para explicar fracasos; ellos mismos son los chivos. El mismo Saladrigas indica que: 

 “la carencia de libertades ya no se puede empañar. Las tradicionales fuentes de legitimidad que han sido el carisma de Fidel y los logros sociales de la revolución están completamente mermadas, uno por los años, el otro por los fracasos económicos”. 

Mas adelante, dice que:

 “Cuba solo tiene una opción para generar crecimiento económico: reducir el control estatal y aumentar la autonomía y el alcance del sector privado”.

Esa reducción de control estatal y autonomía del pueblo es la solución que el régimen ha dejado en claro teme y no acepta y así lo dijo Raúl en su discurso:

"resolver las diferencias mediante negociaciones, sin renunciar a uno solo de nuestros principios" .

El pasado 30 de diciembre Tania Bruguera ofreció abrir la ventana y darle la oportunidad al régimen de demonstrar al mundo que efectivamente está dispuesto a escuchar esos jóvenes que menciona Saladrigas argumenta apasionadamente por el cambio.  Tania fue detenida y otros miembros de la oposición también. Los que acudieron fueron rodeados por una fuerte presencia policial y el resto del mundo quedo esperando la respuesta del gobierno al paso dado por el Presidente Obama.

Según el propio Saladrigas:

“la derogación del embargo solo necesita un empujón, y ese empujón se lo puede dar Cuba, acelerando y aumentando los procesos de cambio”.  

Un empujón que siempre ha estado en manos del régimen castrista con solo permitir que el pueblo cubano pueda decidir lo que quiere para su futuro.

Termina diciendo Saladrigas que le corresponde al régimen el:

 “dejar a Cuba encaminada en una transición tranquila pero profunda”.

La oportunidad de dar ese primer paso hacia esa transición fue ofrecida al régimen y rechazada. Por ahora, la ventana permanece cerrada; que la misma se abra depende también de la actuación de los cubanos dentro y fuera de la Isla. ¿La sabremos aprovechar?

11 de enero, 2015

Por Marta Menor
Cultivamos Una Rosa Blanca
Diciembre 31, 2014

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad

1 comments:

Anónimo dijo...

Mientras no se respete la libertad de expresión, todo intento de Democracia está condenado al fracaso

14 de enero de 2015, 23:35

Publicar un comentario