viernes, 23 de enero de 2015

El despilfarro castrista de los recursos de la Unión Soviética



Es difícil precisar cuánto le costó a la Unión Soviética, desde 1960 hasta que desapareció en 1991, su apoyo a Cuba. No menos de cien mil millones de dólares, aunque la cifra podría llegar al doble. Pocos países recibieron tanto; ninguno dilapidó los recursos recibidos como la Cuba de Fidel Castro.

Recuerden los lectores cuántos gastos absurdos en lo que quedó sin terminar o no sirvió para mucho: Cordón de La Habana, Autopista de 8 vías, planta nuclear de Juraguá, túneles y refugios antiaéreos, cortinas rompevientos, zafra de los 10 millones, presas sin agua, secundarias en el campo, fábricas con tecnología obsoleta, almacenes vacíos, construcciones que filtran, consultorios del médico de la familia, movilizaciones para la agricultura o “la defensa”, cárceles, termoeléctricas anticuadas, batalla de ideas, plátanos microjets, equipos de transporte sin repuestos, trincheras, edificios de micro-brigadas, flota cubana y de pesca, malanga isleña japonesa, planes genéticos, recursos regalados a países “amigos”, tractores, combinadas cañeras, equipos de construcción, camiones, ferrocarriles, caminos cañeros, “protestódromo” y bosque de las banderas, pedraplenes que destruyeron el medio ambiente, instalaciones deportivas y culturales que no funcionan, bases de campismo abandonadas, viviendas sin mantenimiento, Metro de La Habana, bodegas y tiendas en mal estado, sucias y mal alumbradas. 

¿Qué más? Piense cada lector algún ejemplo cercano a donde vive o trabaja o estudia y verá que aparecen muchos más ejemplos.

Todo no fue solo mala administración, negligencia o corrupción. También desperdicio, debido al delirio de grandeza del “Comandante en Jefe”, como regalar un central azucarero a los sandinistas de Nicaragua, querer cosechar frutas de países fríos en Cuba, o desarrollar una vaca enana para producir leche a nivel familiar. Y añadir a todo eso los extraordinarios y excesivos gastos militares en Cuba y las dos guerras africanas en que se involucró Fidel Castro: Angola y Etiopía. Cierto que los soviéticos pagaban las armas, pero Cuba gastaba en el envío de combatientes y aseguramientos imprescindibles. El retiro de los cubanos de Angola costó 200 millones de dólares. 


La Unión Soviética regalaba los recursos a cambio de disponer de una isla-portaviones muy cerca de EEUU y cubanos para pelear las guerras donde intervenía el comunismo internacional. Fidel Castro lo hizo para gloria personal y por ejercer el poder absoluto, lo que le fascina.

Después de tantos años y tanto desperdicio, la Unión Soviética no existe hace 20 años, y las glorias de Fidel Castro, alejado del poder hace más de 8 años, son cada vez menos, si acaso le queda alguna. La historia no podrá absolverlo nunca.

 Por Yandris Espino

Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad

0 comments:

Publicar un comentario