lunes, 29 de septiembre de 2014

"Pero mira quién es, tú el que se dedica a protestar"


En todos los países democráticos del mundo existen partidos políticos a los que se les respetan sus puntos de vista, sean estos favorables o críticos del gobierno, de los funcionarios públicos o de las leyes. Gracias a estas libertades, consagradas en una constitución, los ciudadanos, por medio de la prensa, la radio, la televisión y los medios digitales son parte de este dinámico y saludable intercambio de información y opiniones. 

En Cuba no se respeta tener una opinión política propia y mucho expresarla y defenderla en forma civilizada.  El régimen castrista solo espera el momento oportuno para ofender y agredir a los que luchamos por nuestras ideas. 

Por ejemplo Félix Juan Cabrera, miembro del CID en Santa Isabel de las Lajas, fue agredido por un individuo que le hizo una herida de ocho puntos en el brazo izquierdo y otra de dos puntos en la muñeca.  La policía al ver quién fue el lesionado le manifestó "pero mira quién es, tú el que se dedica a protestar" y le impuso una multa de 30 pesos.  

Así la víctima resultó el victimario. Los opositores cubanos siempre estamos a la espera de la agresión verbal o física, la detención injustificada y hasta el asesinato con que nos amenazan con frecuencia. 
  
Por Sara Cuba, periodista independiente de Santa Clara


Regresar al blog CubaCID


 Regresar a página central CubaCid.org




      

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad
Huber Matos
Siguenos en:
Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

2 comments:

Venancio Roberto Ridriguez dijo...

Si el pueblo cubano no aprende esta leccion, que se olvide de democracia.

1 de octubre de 2014, 22:23
Huber Matos Araluce dijo...

El pueblo cubano es una víctima traumatizada de más medio siglo de trituradora totalitaria, de la falta de solidaridad internacional y de la complicidad con el castrismo de muchos dirigentes demócratas. Sin la compresión de estos factores y de otros que hay que incluir, es muy difícil hacer una valoración objetiva y esperanzadora de nuestro pueblo y su futuro.

2 de octubre de 2014, 21:52

Publicar un comentario