viernes, 4 de julio de 2014

Huber Matos Garsault: designación de Borrego tiene doble lectura


Huber Matos Garsault, entrevistado por Marcela Estrada, licenciada en Ciencias Políticas y Coordinadora de Pasantias en Panampost, declaró que  la designación del cubano Orlando Borrego como asesor económico del gobierno de Venezuela tiene una doble lectura:  una interna y la otra internacional. 

Entrevista:

Camarada del Che Guevara se convierte en asesor económico de Nicolás Maduro.  Con su nombramiento se revela abiertamente el dominio de Cuba sobre Venezuela



Por Marcela Estrada 3 de julio, 2014.  

Este martes, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció un nuevo asesor económico para su gabinete: Orlando Borrego. A diferencia del resto de su equipo presidencial, el nombramiento de Borrego ha causado cierta agitación. Su pasado como compañero de batalla del Che Guevara durante la Revolución Cubana, junto a su participación en altos puestos del régimen de los Castro, ha alimentado la especulación de una eventual radicalización del modelo socialista de Maduro.

Con una tasa de inflación anual de 140%, Maduro no ha tenido más opción que barajear los miembros de su gabinete económico. Con el antiguo ministro de Planificación, Jorge Giordani, fuera de escena, surgió el potencial para un socialismo menos ortodoxo. Sin embargo, esas ilusiones se esfumaron con el más reciente nombramiento.


“Orlando Borrego está incorporado a un equipo especial junto al ministro de planificación Ricardo Menéndez, Jesús Martínez y otros compañeros preparando un conjunto de planes (…) forma parte de los planes para hacer una revolución total y profunda en la administración pública, en la administración del Estado, revolución dentro de la revolución”, dijo el presidente el martes en su programa semanal de radio, En Contacto con Maduro.

Borrego, de 77 años de edad, es economista estudiado en La Habana y Moscú, “fue un compañero de Ernesto Che Guevara en las batallas de la revolución”, explicó Maduro.

Entre las promesas de reestructurar el régimen por completo, el presidente de Venezuela ha tenido que luchar para recuperarse después de las fuertes acusaciones de chavistas radicales como los exministros Giordani y Navarro.



Hace dos semanas, después de que Maduro despachara a Giordani del gabinete, este escribió una carta abierta denunciando actos de corrupción, falta de liderazgo y mal manejo económico. En conclusión, expresó que cree que se ha perdido el rumbo de la revolución chavista desde la muerte de Hugo Chávez.

“Es doloroso y preocupante ver una presidencia que no da la impresión de ningún liderazgo, y parece repetir, sin ninguna consistencia, las propuestas hechas por el Comandante Chávez”, dice la carta.

Giordani no fue solo un aliado del fallecido Hugo Chávez, sino su mentor en política económica. Después de que la carta fuera publicada, los chavistas no tardaron mucho en reaccionar. Sin embargo, la recepción fue mixta: Algunos lo respaldaron, incluso llamaron a un debate abierto sobre sus quejas, mientras otros criticaron sus acciones y lo tildaron de anti-revolucionario.

 Jorge Giordani

Solo unos días después, otro Chavista de alto perfil, Héctor Navarro, emitió su propia carta en apoyo a las denuncias de Giordani, y llamó a una investigación abierta sobre los supuestos actos de corrupción.

“Creo que nos corresponde discutir lo sustantivo y creo que el Presidente debe, necesita, reflexionar frente a todos nosotros, actuar de acuerdo a la responsabilidad de estadista que tiene y asumir ese enorme reto”.

Poco después, Navarro fue suspendido de su partido —el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)—, y llamado a enfrentar una audiencia disciplinaria.

Aunque Maduro desechó estas acusaciones, calificó a los ministros como miembros de una “izquierda trasnochada”, y anunció una profunda revisión dentro del régimen. Entre el 1 y el 15 de julio, según sus palabras, el gobierno comenzará un proceso de reestructuración para “mejorar la eficiencia socialista” en la administración pública.

“Revisaremos todo; tendremos sesiones de reuniones con los vicepresidentes y todos los ministros, ministro por ministro; todos darán cuenta de cómo están progresando sus proyectos, su nivel de logros, la ejecución del presupuesto en todos los proyectos, y cómo se mueve adelante cada misión”.


Para este proceso de “renovación”, Maduro ha recurrido a Borrego, un cubano con un extenso currículum en la Cuba comunista. Estuvo al frente de la junta como fiscal en los juicios revolucionarios. También fue viceministro en el Ministerio de Industria, y luego consejero en el Comité Ejecutivo de Ministros (1973-1980)

Con un PhD en Ciencias Económicas en el Instituto de Matemáticas Económicas de la Unión Soviética, Borrego parece el hombre perfecto para radicalizar la agenda comunista de Maduro.

PanAm Post obtuvo declaraciones de Huber Matos Garsault, nieto de Huber Matos, que fue un prominente disidente cubano y líder de la Revolución Cubana al lado de Fidel Castro. Garsault también trabaja como representante para la organización sin fines de lucro Cuba Independiente y Democrática (CID).


Según Garsault, “Venezuela es todavía otra pieza de ajedrez” para Raúl Castro en su partida en contra de la Casa Blanca. El hecho de que un cubano comunista como Orlando Borrego sea asignado como consejero económico en el gabinete de Maduro es una “decisión que públicamente muestra la influencia de los Castro en Nicolás Maduro y en el resto del régimen chavista”.

Garsault cree que esto puede significar dos cosas: “Los Castro le están dando a Maduro una señal de apoyo ante todas las fracturas internas en su buró político, o puede ser un mensaje a Washington de que el gobierno cubano tiene la capacidad política y económica de dominar a Venezuela”.

A fin de cuentas, el régimen de los Castro ya no está interesado en mantener en secreto su influencia en Venezuela. Al contrario, Garsault explica que quieren hacer público que lo que pase en Venezuela va a depender de las decisiones del régimen de la isla y lo que sea mejor para sus intereses.

El vicealmirante Rafael Huizi, presidente del Frente Institucional Militar (FIM) —una ONG de militares veteranos que vigilan el desempeño de la institución en Venezuela— también declaró al PanAm Post.

“Indignación” es la palabra que usó cuando se enteró del nombramiento de Borrego. “Como militar venezolano, creo que es un irrespeto a nuestro pueblo”.

Para el veterano, la decisión implica “más del mismo modelo marxista-leninista que ha fallado después de 15 años. Esto solo prueba que no hay voluntad política para cambiar, ni para restablecer el estado de derecho en el país. Pero más allá de eso, esto confirma que estamos siendo gobernados por Cuba; el destino y el futuro de los venezolanos se decide allá”.


 Traducido por Elisa Vásquez

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

  


Visitenos encubacid.org
Desde Cubacubacid.blogspot.com
Ultimo Congresoelultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertadpatriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matoscomandantehubermatos.blogspot.com         
Siguenos en:Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected



1 comments:

Anónimo dijo...

Los comunistas no manejan la economia con cifras y resultados, sino como consignas y supersticiones. De ahi que llevar a un amigo del Che quiere enviar el mensaje revolucionario de que habra mas revolucion, lo que debe leerse como mas caos, control, ineficiencia y empobrecimiento.

5 de julio de 2014, 15:27

Publicar un comentario