jueves, 1 de mayo de 2014

La monarquía castrista


















Miguel Díaz-Canel, en la clausura del Taller Nacional de Educación en Valores, afirmó:

 “veíamos muy lejano el momento en el cual fueran otros quienes tendrían en sus manos el futuro de la Revolución”. 

Estas palabras, viniendo de un alto funcionario del régimen cubano, son toda una revelación.

En esa frase, Díaz-Canel resume el carácter monárquico del sistema político imperante en Cuba: no sólo este régimen es antidemocrático, sino que sus cargos principales hasta ahora han sido vitalicios. Por supuesto que los gobernantes cubanos actuales veían como algo lejano el momento de la sucesión. A fin de cuentas, sus lujos y poderes los harían vivir mucho tiempo en sus puestos de dirección.

Como nada es eterno, ahora la “generación histórica” está muriendo y su principal preocupación es cómo su descendencia heredará sus prerrogativas. En este punto, los ideólogos del Partido se preguntan si habrán hecho lo suficiente por la dinastía comunista y cuánto peligro correrá su gobierno cuando desaparezcan los ex guerrilleros.

Lo principal que les interesa a sus sucesores en el Poder, entre ellos Díaz-Canel, es contar con un pueblo que asimile los desmanes de la dictadura. Por eso el Taller que se acaba de celebrar y a cuya clausura el vicepresidente cubano ha asistido: los valores fundamentales que se quieren transmitir son los que implican obediencia al Estado.

Relacionado:   “Construir valores para garantizar la continuidad de la Revolución” Diario Granma, 11 de abril de 2014. Pág.1

Por Víctor Ariel González



Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

     
Visitenos encubacid.org
Desde Cubacubacid.blogspot.com
Ultimo Congresoelultimocongreso.lavozdelcid.com         

patriapuebloylibertad.blog 


0 comments:

Publicar un comentario