domingo, 20 de abril de 2014

Las pesas de un fugitivo cubano


Por Alvaro Poblete - 12/04/2014 Diario chileno LA TERCERA
  
Hace ocho meses reside clandestinamente en Santiago de Chile uno de los grandes proyectos deportivos de Cuba, el pinareño Arley Méndez. Vive solo, tras fugarse de su delegación durante una cita panamericana. Sin patria...pero sin amo, y con el deseo de competir por Chile, esta es la historia de un aspirante a medalla olímpica que deambula por la capital Chilena. El dominio de Arley en este lado del mundo, a nivel juvenil, no tiene igual. En el planeta, sólo es superado por el ruso Artem Okulov. Al menos ese resultado dejó el último Mundial de la categoría, que se desarrolló en Lima en mayo de 2013.

Ya pasaron ocho meses desde la fuga. Hoy, Méndez quiere ser chileno. El reglamento internacional de esta disciplina le obliga a esperar dos años antes de defender a otro país que no sea el de origen. Lo tiene claro y está dispuesto a soportarlo: “Sabía, lo tenía claro de antes. Así son las normas y hay que respetarlas. Si dejé mi país como lo hice, fue por otras razones”,  “A mí, como deportista, se me ayudaba en Cuba, pero a mi familia, no. Yo lo pedí muchas veces y nunca se hizo nada. Si preferí escapar, es para ganar más dinero y poder ayudar a mi familia”, El presidente de la Federación chilena Cristián Harthey, reconoce que la situación es delicada. Su escape, obviamente, le trajo varias complicaciones a la halterofilia chilena. Desde la Asociación cubana, el reclamo fue inmediato. “Tuvimos que aclarar que no le ofrecimos plata para que se quede en Chile. Fue una decisión de él.

Lo deportivo, eso sí, no es lo más duro para el cubano, quien confiesa vivir una contradicción. Dejó Cuba para buscar un mejor pasar económico para él  y su familia en la isla. Pero en su calidad de desertor, de entrada, recibe el castigo de no poder  ingresar a su país por los próximos ocho años. “Mi familia ha sido tratada muy mal, pero ellos me apoyan en lo que estoy haciendo”, recalca con una voz entrecortada y un gesto de frustración. Ya son ocho meses sin verles el rostro a su madre (Cándida), su padre (Antonio) y su hermano mayor (Pedro).

Regresar al blog CubaCID

 Regresar a página central CubaCid.org

  

Visitenos encubacid.org
Desde Cubacubacid.blogspot.com
Ultimo Congresoelultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertadpatriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matoscomandantehubermatos.blogspot.com         
Siguenos en:Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected

0 comments:

Publicar un comentario